Hacia un futuro mejorPowered by

Viajar de Madrid a Valencia en 20 minutos a casi 1.000 km/h

Jaume Esteve

Una empresa española trabaja con vehículos similares a trenes que levitan por tubos de los que se ha retirado todo el aire

L

a velocidad del avión con la comodidad del tren o del metro. La promesa de ‘hyperloop’ lleva años sobre la mesa y son pocas las compañías que trabajan para hacerla realidad. De las seis que existen en todo el planeta una es española. Se trata de Zeleros, nacida en la Universitat Politècnica de València, y que en 2016 se hizo con dos galardones en la primera competición de ‘hyperloop’ auspiciada por SpaceX al mejor diseño de concepto y al mejor subsistema de propulsión/compresión.

David Pistoni es el CEO de una compañía que nació como un proyecto universitario y que hoy “emplea a 40 personas a tiempo completo” mientras lleva a cabo diferentes colaboraciones con firmas de la entidad de Altran o de Siemens. Para los que todavía no conozcan la tecnología, ‘hyperloop’ pretende crear un medio de transporte en el que vehículos similares a trenes o metros levitan por tubos en los que se ha retirado prácticamente todo el aire. La ausencia de rozadura contra el aire unida a la falta de raíles permitirá, según la teoría, alcanzar velocidades cercanas a los 1.000 kilómetros por hora.

Desde que la competición de SpaceX en 2016 supuso el pistoletazo de salida para desarrollar esta tecnología, son seis las compañías que se han puesto manos a la obra para convertirla en realidad. Dos en Estados Unidos, una en Canadá y tres en Europa. Pero lo que diferencia a Zeleros del resto es su acercamiento a la hora de incorporar determinadas tecnologías al vehículo: “Otros desarrolladores de ‘hyperloop’ se basan más en los diseños de los trenes de levitación que ya funcionan en China y en Japón, en los que toda la tecnología se introduce dentro de la infraestructura. Nosotros le hemos dado la vuelta al concepto y la mayor parte de la tecnología está dentro del vehículo. De esta forma reducimos el coste de la infraestructura, que es el principal en estos proyectos de largas distancias”.

El precio del kilómetro de vía para un tren de levitación magnética se sitúa “en torno a los 40 o 50 millones de euros por los 20 que suele costar uno de tren de alta velocidad”, explica Pistoni. La intención de Zeleros es acercarse a esas cifras y, además, recuerdan que su vehículo es respetuoso con el medio ambiente al funcionar con un motor eléctrico.

Los primeros tubos con vehículos que transporten mercancías deberían entrar en funcionamiento “dentro de cuatro o cinco años”

La compañía trabaja ya en una pista de pruebas de dos kilómetros que estará construida en Sagunto en 2020. La idea es poder poner a prueba todas las tecnologías que han desarrollado hasta la fecha y que han dado como fruto hasta seis prototipos de vehículo. “El siguiente gran reto es validar estas tecnologías en el vehículo y en la pista que construiremos. Podremos probar todos nuestros sistemas juntos, comprobar la reducción de costes y ver cómo funciona nuestra solución técnica en condiciones operativas”.

Zeleros no ha dejado de recibir premios y galardones durante estos años. A los de SpaceX se han sumado otros como el Premio Explorer del Banco Santander a la Innovación y Tecnología Disruptiva en 2017, el que se llevó en 2018 en el congreso de transporte IRU World Congress o el Emprendedor XXI de la Comunitat Valenciana, que recibió el pasado mes de marzo. Como explica Pistoni, en la firma están trabajando con compañías de industrias ferroviarias o aeronáuticas. “Uno de nuestros objetivos no es solo desarrollar la tecnología sino tener un proyecto abierto que se nutra de grandes empresas y centros de investigación”.

“La mayor parte de nuestra tecnología está dentro del vehículo. Así, reducimos el coste de la infraestructura”

A la eterna pregunta de si ‘hyperloop’ será una realidad o se quedará en ciencia ficción, Pistoni se aventura a dar fechas orientativas para el funcionamiento de los primeros vehículos. Si se cumplen los plazos marcados, los primeros tubos con vehículos que transporten mercancías deberían entrar en funcionamiento “dentro de cuatro o cinco años”. Los pasajeros, “el gran objetivo” de Zeleros, podrían viajar en este nuevo medio de transporte “dentro de ocho o nueve años”.

Para que ‘hyperloop’ se haga realidad, la joven compañía se enfrenta a tres retos: “El primero es el desarrollo de la tecnología en la que estamos trabajando. El siguiente es la financiación, este es un proyecto estratégico para Europa y tenemos que combinar fondos públicos con privados. El último es la legislación. Tiene que haber un marco legal que te permita que este nuevo medio de transporte pueda operarse tanto para carga como para pasajeros”.

Tres retos para convertir lo que era una idea esbozada sobre un papel en un nuevo medio de transporte que acabe de un plumazo con los tiempos de espera de los aeropuertos pero que ofrezca la misma velocidad que un avión. Porque en el futuro al que vamos no harán falta carreteras, sino tubos sin aire en su interior.

El Confidencial, en colaboración con Banco Santander, tiene como principal objetivo dar a conocer los proyectos de personas que transforman la sociedad e impulsan el progreso.

Artículos relacionados

Hacia un futuro mejor