Hacia un futuro mejorPowered by

Conseguir la transparencia en las donaciones solidarias

Sara Rivas

La red social solidaria y de economía colaborativa YoDono incluye servicios como el crowdfunding para emprendedores y ONG, peticiones de firmas y voluntariados

D

icen que en tiempo de crisis nacen las grandes ideas y ese fue precisamente el caso de Iskren Dragomirov. Tras una complicada experiencia familiar en la que un pariente enfermo necesitaba dinero para operarse, Iskren se vio en la tesitura de buscar formas de financiación para intentar ayudarle. Y no las encontró. “Fue entonces cuando me di cuenta de la necesidad económica que tenían algunas personas en situaciones extremas de salud y por eso decidí crear YoDono”.

La plataforma cumple una doble función. Por un lado es una red social y, por otro, una plataforma de crowdfunding. “Mi objetivo al crear YoDono era que ninguna persona pudiera verse envuelta en la misma situación por la que pasó mi familiar”, afirma su creador. La primera versión se puso en marcha en 2017 en formato aplicación y pronto consiguieron financiar su primer proyecto: 5.000 euros para la ONG burgalesa Odontología Solidaria.

“Tras esa primera experiencia comprobé que el proyecto era viable y entendí que era necesario desarrollar una versión web más completa”, recuerda. Ingeniero de profesión, no dudó en ponerse manos a la obra. Ya tenía experiencia. Desde los 15 años ya había desarrollado aplicaciones móviles que llegaron a obtener hasta 100.0000 descargas. Es autor de otros proyectos como pulseras para enfermos de alzhéimer que monitoriza su actividad o una aplicación que guía a las personas hasta su destino por el camino más seguro enviando notificaciones en caso de emergencia. A principios de este año lanzó la nueva web de YoDono y en apenas unos meses ha conseguido captar 10.000 euros.

Las campañas de crowdfunding son diferentes en esta web. Antes de publicar un proyecto realizan un estudio del mismo, analizan sus necesidades y su ciclo de vida y lanzan una precampaña. “Nuestra intención es que antes de abrir las donaciones el proyecto ya se conozca”, apunta. Para ello organizan eventos y utilizan el marketing digital, sobre todo a través de las redes sociales. “De cada una de las campañas recibimos un 10% de lo recaudado pero un 3% lo empleamos para hacer campañas en redes sociales, eventos… Por lo que al final YoDono solo obtiene un 7%”, explica su fundador. A diferencia de otras plataformas de crowdfunding, aunque no se llegue al objetivo económico marcado el dinero no se devuelve. “Entendemos que cuando hablamos de proyectos sociales que reciban algo es mejor que nada”, afirma Dragomirov Mitov.

“Las ONG se anuncian de manera gratuita para solicitar voluntarios en proyectos de la India, Perú y España”

Pero no todos los proyectos que abren en YoDono tienen finalidad económica. Tras recibir varias peticiones de ONG de voluntariado decidieron abrir esa posibilidad. “Las entidades se anuncian de manera gratuita para solicitar voluntarios en proyectos de la India, Perú, u otros países de Sudamérica y también en España, como es el caso de una asociación valenciana”. Además, recogen firmas que “a diferencia otras plataformas tienen validez porque todas tienen que ir acompañadas de un DNI”, señala.

Una de las novedades que preparan tiene que ver con dar mayor credibilidad al tercer sector. “Hay diversos estudios que apuntan a que un tercio de la población no confía en el tercer sector por su falta de transparencia. En YoDono queremos poner fin a este hecho asegurando la transparencia de los proyectos”. Intentarán hacerlo utilizando tecnología Blockchain para que las personas tengan controlado su dinero invertido durante todo el proceso, incluso que al cabo del tiempo sepan para qué se ha empleado. “El objetivo es que si al cabo de los años quieres saber dónde ha ido a parar el dinero que donaste en una campaña genérica, por ejemplo para paliar un desastre natural en África, puedas hacerlo”, apunta.

A finales de este año esperan tener disponible la aplicación móvil para los sistemas operativos Android e IOs. Con estos lanzamientos Dragomirov quiere despertar el apetito de los inversores. De momento, ya están en proceso de encontrar su capital semilla (entre 50.000 y 100.000 euros) y su siguiente objetivo será lograr entre 250.000 y 500.000 para seguir avanzando en su proyecto. Y los premios han configurado una buena base para ello. El proyecto se alzó el año pasado con el premio de emprendimiento Explorer Salamanca, impulsado por el Santander a través de Santander Universidades. Este galardón permitió a Dragomirov viajar a Silicon Valley para finalizar un programa de emprendimiento con formación y 'mentoring' para mejorar e impulsar su idea de negocio. Un año antes también recibió el premio CEUSAL- USAL Emprende.

El Confidencial, en colaboración con Banco Santander, tiene como principal objetivo dar a conocer los proyectos de personas que transforman la sociedad e impulsan el progreso.

Artículos relacionados

Hacia un futuro mejor