Hacia un futuro mejorPowered by

Productos de higiene que no se venden, para los más necesitados

Ana Gómez

Crema, champú, gel, detergente, pañales... Acompartir recoge excedentes de las empresas y los distribuye entre organizaciones sociales

D

esde que nos levantamos usamos champú, gel, jabón, pasta de dientes, una toalla… Eso los convierte en productos de primera necesidad”, plantea Leticia López-Cotelo, fundadora y directora de Acompartir, una organización sin ánimo de lucro que desde hace cinco años recibe de las empresas artículos de higiene y limpieza “invendidos”, según sus palabras, para distribuirlos entre personas que los necesitan.

Esos productos son excedentes, fin de stocks, cambio de series o aquellos que son defectuosos solo por el ‘packaging’. “Hasta la fecha en estos cinco años hemos recogido más de 14 millones de productos pero estimamos que eso debe ser el 1% de lo que existe. Si recibiéramos el 100% seríamos gigantes; estamos en ello”.

"Acompartir nace mientras yo estaba trabajando en una empresa grande donde había productos de ‘merchandising’ que se quedaban obsoletos por el logo. Entonces, me dejaban llevármelos y con mi madre (Miriam Tallada, presidenta de la ONG), que hace voluntariado en un montón de ONG, los repartía”, cuenta esta licenciada en Administración y Dirección de Empresas de 31 años. Todo empezó en el garaje de la casa familiar, pero en vista de que la demanda crecía, se plantearon: “Si existen los bancos de alimentos, ¿por qué no va a existir un banco de no alimentos?”.

Buscaron el apoyo del Banco de Alimentos y Cáritas y les advirtieron de que podrían “morir de éxito” ante la ingente cantidad de productos de higiene y limpieza que no se venden y son tan demandados por las ONG. Y comenzaron las primeras donaciones de las empresas. Tímidas al principio, hasta que comprobaron lo útil que les resultaba entregar a Acompartir esos productos para repartir por toda la península en lugar de asumir el gasto de destruirlas.

Los productos son excedentes, fin de stocks, cambio de series o tienen el ‘packaging’ defectuoso

“Nosotros somos una solución porque, además mejora su imagen de marca, los empleados se sienten orgullosos de su empresa cuando ven que dona; y los consumidores somos más exigentes y miramos por marcas que se preocupen por su entorno”, explica López-Cotelo.

Así, en lo que va de año, al menos 80 empresas han donado productos, aunque en los últimos años han logrado contar con las aportaciones de un centenar de firmas reconocidas. Entre las más de 300 entidades sociales inscritas se encuentran la Fundación San Martín de Porres, Cáritas, Mensajeros de la Paz, Marillac… que atienden a más de 60.000 beneficiarios. “Si calculamos que hay más de 12 millones de personas en exclusión social en España, es una pequeña parte, pero bueno, son muchas personas”, concluye.

A través de la web, las empresas pueden ofrecer un lote y en 24 o 48 horas, el pequeño pero eficiente equipo de Acompartir evalúa con las ONG si tiene salida, indican cuántos beneficiarios tendrán esos productos y ya con luz verde, las empresas los trasladan al almacén ubicado en Alcalá de Henares. Una vez allí, se sube al catálogo online y se ofrecen a través de una ‘newsletter’ a las organizaciones sociales, que se desplazarán a recogerlos o pedirán un porte con un descuento. En la web se puede consultar la trazabilidad de la operación y a final de año se envía un informe a las empresas con los kilos donados, su equivalencia en euros, la cantidad de personas a las que han llegado sus artículos y cuánto se han ahorrado las entidades sociales gracias a los excedentes que han compartido.

Los productos se suben al catálogo online y se ofrecen a través de una ‘newsletter’ a las organizaciones sociales

“El único escollo que encuentran las empresas”, explica López-Cotelo, es que “si donan tienen que pagar (el 21%) de IVA pero si destruyen el producto no hay que pagarlo”. Acompartir ha llevado esta discusión hasta el Ministerio de Hacienda para buscar una solución a una ley “mal hecha” que está “anteponiendo la basura a las personas”.

¿Y qué pasa con quienes quieren ayudar a estas ONG pero no tienen excedentes que donar? Pues también pueden regalar una “cesta solidaria” con bienes de primera necesidad como lejía, gel, mantas, cuchillas de afeitar y hasta aspiradoras valorada entre 10 y 50 euros.

El Confidencial, en colaboración con Banco Santander, tiene como principal objetivo dar a conocer los proyectos de personas que transforman la sociedad e impulsan el progreso.

Artículos relacionados

Hacia un futuro mejor