Hacia un futuro mejorPowered by

Arquitectura con sensibilidad ecológica, económica y social

Jaume Esteve

Satt es un estudio de arquitectura que hace 15 años ya empezó a pensar en el medioambiente a la hora de construir edificios. Hoy vive su mejor momento

C

uando Iñaki Alonso terminó la carrera de arquitectura, en 1998, tenía un objetivo entre ceja y ceja. Después de “haber leído varios libros sobre el problema medioambiental” decidió poner su granito de arena para mejorar el mundo. Y para ello puso en marcha un plan cimentado en tres ejes: “Una arquitectura responsable con el medio ambiente, que contaminara lo menos posible y que fuera capaz de construir estructuras sociales a través de la construcción de espacios”.

Así fue como dio forma a Satt, un estudio que cuenta con 15 años de trayectoria profesional en el que Alonso ha puesto en marcha “proyectos de innovación social y medioambiental” en diferentes puntos de la península. Así, Satt ha dado forma a infinidad de espacios residenciales sin olvidar que otros conceptos, como una oficina bancaria, también se pueden idear teniendo en cuenta estándares respetuosos con el medio ambiente.

En la actualidad, Satt trabaja en un proyecto llamado Entrepatios en Madrid, que pretende finalizar en 2019, y en el que el equipo liderado por Alonso ha introducido “valores de cultura colaborativa” para el proceso de diseño y construcción de una comunidad sin olvidar la parte medioambiental. Para terminar de financiarlo han puesto en marcha una campaña de crowdfunding. Con 17 viviendas, todas de entre 70 y 90 metros cuadrados, el edificio se diferencia del resto porque cuenta con zonas comunes para los residentes como una cocina-comedor, una terraza común, un patio, una lavandería, un taller y una sala multiusos.

Y para que el proyecto cuide el medio ambiente se han marcado el reto de cumplir con los estándares de construcción de edificios energéticamente eficientes Passivhaus, entre cuyos fundamentos destaca el total aprovechamiento de la energía y de la luz durante el invierno así como la limitación de la radiación solar durante el verano para disipar mejor el calor.

“Calculamos la huella de carbono que cuesta construir un edificio de este estilo y lo compensamos no emitiendo dióxido de carbono”

“Diseñamos edificios que no pierden ni una caloría ni una frigoría”, explica Alonso. Y para ello es clave el tipo de materiales que se utilizan durante la construcción, que reducen la huella de carbono. El estudio de arquitectura asegura ser capaz de construir edificios CO2 nulos: “Calculamos la huella de carbono que cuesta construir un edificio de este estilo y lo compensamos no emitiendo dióxido de carbono ya que está 100% electrificado y solo se nutre de energías renovables”.

En el estudio también cuentan con otras ideas innovadoras que pasan por la inclusión de impresión 3D en la construcción de edificios. El proyecto Xilacurve propone la construcción de Xiglús, edificios similares en sus formas a los que construyen los esquimales en zonas heladas pero cuya concepción se nutre de las últimas tecnologías. Fue un cliente el que solicitó un proyecto para “estandarizar e industrializar los sistemas constructivos” que brindó a Satt una oportunidad: convertir el proceso constructivo en un juego para sus clientes, que son los encargados de diseñar sus hogares.

Entrepatios ha introducido “valores de cultura colaborativa” para el proceso de diseño y construcción de una comunidad

Lo hacen con una serie de piezas que permiten crear numerosas y variadas formas para que ninguna vivienda sea igual. El punto fuerte del proyecto reside en el hecho de que esas piezas construidas en 3D se pueden modelar en internet y, en un futuro, se podrán construir con impresoras tridimensionales para que cada persona pueda crear su propia residencia.

Los 15 años de trayectoria de Satt han permitido a Alonso y su equipo, formado en la actualidad por ocho personas más una que se encuentra en Alemania, un crecimiento sostenido. A pesar del estallido de la burbuja en 2008, la firma siempre ha mantenido un crecimiento sostenido, incluso en los años de recesión; y es en la actualidad, gracias a la concienciación medioambiental, cuando están viviendo sus mejores momentos.

El Confidencial, en colaboración con Banco Santander, tiene como principal objetivo dar a conocer los proyectos de personas que transforman la sociedad e impulsan el progreso.

Artículos relacionados

Hacia un futuro mejor