La reinvención de la sidra: siete tipos de manzanas para inventar una nueva bebida

La reinvenciónde la sidra:siete tipos demanzanas parainventar unanueva bebida

Powered by

F

inales de agosto. Agricultores de gran parte de Europa se preparan para uno de los momentos clave del año: la colecta de la manzana, un producto que, además de llegar a tu cesto de la fruta, también se utiliza en la industria de las bebidas. Al mismo tiempo, una fábrica ubicada en Madrid se encarga de producir una bebida nueva en nuestro país que surge tras un proceso de 12 semanas de recolección de la manzana y entre cuatro y seis de elaboración.

Tras la recolección de la manzana, zarandeando las ramas de los árboles de manera manual o mecánica, llega el momento de recolectar las mejores. No se busca cualquier tipo de manzana, el objetivo son siete concretas: Granny Smith, Jonagold, Red Delicious, Gala, Idared, Golden Delicious y Starking. ¿Para qué? Para que el cider sea refrescante, equilibrado y diferente de cualquier otro.

Una vez se han recogido, las manzanas se lavan y se transportan al molino para molerlas hasta convertirlas en pulpa. Las prensas se encargarán de extraer todo el jugo de la manzana fresca, que puede utilizarse para elaborar el llamado ‘cider’, una bebida de baja graduación.

El resultado del prensado se mezcla con agua, se pasteuriza y se le añade levadura. Es entonces cuando empieza el proceso de fermentación, donde la levadura transforma los azúcares naturales de la fruta en alcohol en un proceso que dura cerca de once días y que implica el mantenimiento a una temperatura de entre 19°C y 23°C.

Una vez retirada la levadura, dependiendo de la receta, el líquido puede filtrarse inmediatamente o dejarse madurar entre una y dos semanas más antes del filtrado.

En la producción se usa siete tipos de manzanas: Granny Smith, Jonagold, Red Delicious, Gala, Idared, Golden Delicious y Starking

En la etapa final, después de filtrarlo nuevamente, el líquido se embotella y se pasteuriza de nuevo. Es entonces cuando llegarán las pruebas para garantizar que los estándares del producto final son los óptimos y esperados. Tras este proceso tenemos el producto, el resultado final después de tanto trabajo, Ladrón de Manzanas, una bebida natural elaborada a partir de la combinación de esas siete variedades de manzanas ácidas y dulces que recogimos al principio del proceso y que permite diferenciarse del resto. Con una graduación del 4,5%, sin gluten, a diferencia de la sidra tradicional, no necesita escanciarse. Una bebida menos seca y amarga lista para su consumo que se envía a las grandes cadenas de alimentación y a 60.000 bares y restaurantes de toda España.

Granny Smith

De sabor ácido y delicado aroma.

Jonagold

Tierna, fina, crujiente y firme, con un sabor acidulado.

Red delicious

Con sabor dulce y abundante jugo.

Gala

Tierna crujiente, de sabor dulce y equilibrado.

Idared

Crujiente, fresca y jugosa y con un sabor ácido.

Golden delicious

Jugosa, con un sabor ligeramente amargo y es rica en fructosa.

Starking

Pertenece a la familiar de la Red Delicious, es una manzana poco aromática, pero muy dulce.

Tan importante es la calidad de una bebida como la forma de servirla. En este caso, el ritual de consumo de Ladrón de Manzanas, que cuenta con el sabor ‘Manzana’ y el sabor ‘Manzana y frutos rojos’, ha sido diseñado por el Basque Culinary Center. Lo esencial es contar con un vaso ancho, al que se debe echar tres hielos y una rodaja de limón. En casos especiales, o para consumidores que van más allá, también se puede optar por una guindilla como complemento a la mezcla.

¿El momento idóneo? La bebida está diseñada para su consumo en un contexto social, como el aperitivo, el ‘tardeo’ o en una terraza con amigos. Además, puede tomarse sola o maridada con diferentes propuestas gastronómicas como la ensalada de burrata, hamburguesa o patés, así como con pastel de queso o el bizcocho con mermelada de frutas.

Ladrón de Manzanas está hecha “para los que quieren una bebida de baja graduación diferente a lo que había en el mercado”

Para Marta García, directora de marketing de Heineken España, Ladrón de Manzanas “está hecha para aquellos que quieren probar nuevas bebidas o quieren disfrutar de una de baja graduación diferente a lo que encontrábamos hasta ahora en el mercado”.

Además, los establecimientos que optan por esta bebida cuentan con un sistema de servicio único en el mercado, el dispositivo Blade, que emplea un compresor de aire que no requiere uso de CO2. Este sistema exclusivo utiliza unos barriles de 8 litros de plástico PET que aseguran la conservación del líquido.

Bajo el lema ‘Revoluciona el corral’, Ladrón de Manzanas supone la irrupción de Heineken en el mercado ‘cider’, algo que “es un reto, porque supone introducir un nuevo hábito, pero lo afrontamos convencidos del éxito, ya que esta categoría cada vez atrae a más consumidores”, asegura García. En este sentido, “Heineken aporta su experiencia y saber hacer, ya que somos los mayores productores a nivel mundial de esta bebida”.