El reto de España: evitar que 8 M de toneladas de plástico acaben en el mar
  1. Sociedad
objetivo: reutilizar todos los envases en 2025

El reto de España: evitar que 8 M de toneladas de plástico acaben en el mar

España es el país europeo que más plásticos arroja al mar y las empresas se han puesto manos a la obra: pretenden reciclar y reutilizar todos sus envases y darles una segunda vida

placeholder Foto:

Según el estudio 'Una trampa del plástico. Liberando de plástico el Mediterráneo', elaborado por WWF, el mar Mediterráneo alberga cada año 27 millones de toneladas de plástico. España es el segundo país (solo por detrás de Turquía) y el primero de la Unión Europea que más plásticos vierte en sus aguas: ocho millones de toneladas cada año.

La situación no es nueva. Como revela un informe de la FAO, la producción de plástico no ha dejado de aumentar desde los años cincuenta, y en 2015 alcanzó los 322 millones de toneladas. Además, se espera que la demanda de productos de plástico continúe aumentando y las proyecciones indican que en 2025 se producirán cerca de 600 millones de toneladas y en 2050, más de 1.000 millones.

Ante esta situación, Europa ya está tomando medidas. Dentro de su programa de lucha contra la contaminación provocada por los plásticos, la Unión Europea se encuentra tramitando la Propuesta de Directiva sobre la reducción del impacto ambiental de determinados productos de plástico, que entrará en vigor en 2019 e incluye nuevas normas para los 10 productos de plástico de un solo uso que se encuentran con más frecuencia en las playas y mares de Europa, así como para diversas actividades de pesca.

Los plásticos de un solo uso representan el 70% de todos los residuos marinos

Teniendo en cuenta que estos productos representan el 70% de todos los residuos marinos, la UE prohibirá la comercialización de productos de plástico de un solo uso para los que haya alternativas asequibles. En el caso de aquellos sin alternativas fácilmente disponibles, se limitará su uso imponiendo un objetivo de reducción del consumo a nivel nacional; y se aplicarán requisitos de diseño y etiquetado a los productos. Queda menos de un año para la prohibición de estos productos, aunque algunas empresas ya se han adelantado a la normativa.

Esta prohibición se aplicará a los bastoncillos de algodón, los cubiertos, los platos, las pajitas, los agitadores de bebidas y los palitos de globos de plástico, que deberán estar fabricados exclusivamente con materiales más sostenibles. Los recipientes de bebidas de un solo uso de plástico solo podrán comercializarse si sus tapas y tapones permanecen unidos a ellos.

Para el vicepresidente primero de la CE, Frans Timmermans, "estos residuos acaban en nuestro aire, nuestros suelos, nuestros océanos y nuestros alimentos. Reduciremos la presencia de los plásticos de un solo uso en nuestros supermercados gracias a la aplicación de este tipo de medidas".

Empresas, gobiernos y sociedad

Pero acabar con la contaminación, el uso y el abuso de plásticos es una tarea que nos acaba competiendo a todos, de modo que esta batalla ya se está librando en varios frentes.

Gobiernos: facilitadores del reciclaje

La nueva normativa que prepara la Unión Europea no solo establece medidas de obligado cumplimiento en materia de producción y distribución de plásticos, sino que también ofrece unas pautas de actuación para los gobiernos, que actuarán, sobre todo, como canalizadores de la necesidad de reciclaje. Por poner un ejemplo, los estados miembros de la UE estarán obligados a recoger el 90% de las botellas de bebidas de plástico de un solo uso de aquí a 2025 mediante medidas como los sistemas de depósito de residuos para que sean reciclados.

placeholder En algunos países, existen contenedores solo para el plástico.
En algunos países, existen contenedores solo para el plástico.

Además, estos gobiernos estarán obligados a aumentar la sensibilización de los consumidores sobre los efectos negativos de tirar plásticos de un solo uso, así como a informar sobre los sistemas de reutilización y las posibles opciones de gestión de residuos para todos esos productos. En total, podrán establecer objetivos de reducción a nivel nacional, ofrecer productos alternativos en el punto de venta o garantizar que no puedan proporcionarse de forma gratuita productos de plástico de un solo uso.

Empresas: reciclar, reutilizar y compostar

Las empresas, como productoras de plástico, también juegan un papel esencial en la reducción de este tipo de desechos. De hecho, algunos de sus productos, como las compresas higiénicas, las toallitas húmedas y los globos, deberán llevar una etiqueta clara y normalizada que informe sobre el modo de eliminación de los residuos, su impacto ambiental negativo y la presencia de plásticos en ellos.

Algunas de ellas ya se han puesto a ello, y a día de hoy es frecuente ver iniciativas de grandes empresas que, cuando producen recipientes alimentarios, envases, envoltorios (patatas fritas, golosinas...), recipientes o vasos de bebidas, lo compensan participando en campañas de sensibilización a la ciudadanía. Con la nueva normativa, dichas empresas recibirán también incentivos para desarrollar alternativas menos contaminantes a esos productos.

En algunas de estas medidas, hay empresas que incluso se han adelantado a las nuevas normas de la Unión Europea. Es el caso de Unilever, que, en una apuesta por la economía circular para que el plástico de sus productos sea totalmente reutilizable, ya ha eliminado de sus oficinas —tanto en España como en el resto de países europeos— todos los artículos que quedarán prohibidos en 2019. Esta medida se ha llevada a cabo con la participación de los empleados de la compañía y ha sido gestionada desde el Comité de Sostenibilidad de Unilever España, un órgano que reporta directamente a la dirección.

Unilever busca que todos sus envases de plástico sean reciclables en 2025; actualmente, el 70% ya puede reutilizarse para nuevos artículos

La compañía tiene como objetivo que sus envases se puedan reciclar, reutilizar y compostar para dar una segunda vida a los envases y que los plásticos de los envases de marcas como Knorr, Dove, Flora, Frigo, Skip o Mimosín puedan volver a ser útiles y, de esta forma, reducir el impacto medioambiental. Unilever tiene un reto claro, que todos sus envases de plástico sean reciclables en 2025, y va por buen camino: actualmente, el 70% del plástico que generan sus productos ya puede reutilizarse para nuevos artículos.

En los últimos 10 años, la huella medioambiental de los productos de la compañía tras el uso del consumidor se ha reducido un 29%. Esto ha sido posible gracias al diseño de envases que utilizan menos material o al uso de tecnología para reducir la cantidad de plástico de los embalajes. Todo esto tiene un porqué, ya que, como asegura Ana Palencia, directora de Comunicación de Unilever España, "la creciente escasez de recursos significa que es más urgente que nunca ser eficientes en materia de envases y encontrar soluciones para hacer frente a los residuos posconsumo".

Además, el Plan Unilever para una Vida Sostenible (USLP) se compromete a reducir a la mitad el impacto medioambiental de sus productos antes de 2030, así como a ayudar a más de 1.000 millones de personas a tomar medidas para mejorar su salud y bienestar antes de 2020.

placeholder

Ciudadanos: los gestos de cada día

Los ciudadanos también podemos poner nuestro granito de arena para no abusar del plástico con pequeños y sencillos gestos:

1.- Llévate tus bolsas al supermercado. Las bolsas son baratas, sí, pero tienes demasiadas en casa como para seguir pagando nuevas. Si llevas las de casa, evitarás gastos innnecesarios. Y si encima tienes bolsas de tela, mejor.

2.- Entre plástico y cristal... Algunos productos, como los vasos y platos de un solo uso, son cómodos de utilizar pero tienen un gran impacto medioambiental. Sustitúyelos en la medida de lo posible por otros de cristal o cerámica: si evitas el plástico, mejor.

placeholder

3.- Ni un solo envase fuera del contenedor amarillo. Aunque todo el mundo conoce la norma, son muchos los plásticos que acaban fuera del contenedor adecuado. Con un solo gesto, puedes ayudar a reciclarlos.

4.- 'Vade retro', pajita. Las pajitas de plástico no solo no son esenciales para absolutamente nada, sino que además son uno de los desechos que más daño producen. Recházalas siempre.

5.- Plástico biodegradable o compostable. Si en algunas ocasiones te ves obligado a comprar o consumir plástico, hazlo con productos hechos a partir de plásticos biodegradables o compra marcas que garanticen su reciclaje posconsumo.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Reciclaje Medio ambiente