las empresas se suman a las acciones solidarias

10.000 voluntarios para una sociedad mejor: retrato de la solidaridad en España

Escaneamos la sociedad para conocer quiénes son los voluntarios de nuestro país, de dónde proceden y cuáles son sus mayores preocupaciones

Foto:

España es un país solidario. Lo demuestra cuando decide volcarse en ayudar a quienes han sufrido una catástrofe humanitaria: el terremoto de Haití, el tsunami del sudeste asiático... Aportamos nuestro granito de arena, la mayoría de las veces de manera económica y, a veces, de forma compulsiva. Pero lejos del foco más mediático, en la sociedad hay quienes dedican su tiempo libre todo el año a diferentes causas, sociales o medioambientales. No se les ve, pero nos cruzamos con ellos todos los días. ¿Quiénes son? ¿Donde viven? ¿Cuántos años tienen? Aquí está la radiografía del voluntariado en España.

Más mujeres que hombres

Para medir el índice de actividad solidaria en nuestro país, primero tenemos que hacer un dibujo general de la situación. El informe 'La acción voluntaria: solidaridad y juventud en España', elaborado por la Plataforma del Voluntariado en España, empieza distinguiendo entre las personas que colaboran económicamente con ONG, las que hacen un voluntariado activo, las que combinan ambas acciones y las que no colaboran de ninguna manera.

El 32,6% de la población española colabora económicamente con organizaciones no gubernamentales, pero si hablamos de voluntariado directo, la cifra baja. En España se reduce al 9,3%, unos 3,7 millones de españoles.

Por zonas geográficas, el contexto está medianamente diversificado. Galicia se encuentra a la cabeza, con un 14,7% de voluntariado, seguida por Andalucía, con el 11,7%. Las diferencias las podemos observar al analizar el tipo de colaboración: mientras la económica está en las zonas centro, noreste y Canarias, el voluntariado está más focalizado en las zonas norte, noroeste y sur.

Centrándonos exclusivamente en el voluntariado, como ocurre en el conjunto de la población, hay más mujeres (54,4%) que hombres (45,6%). El índice de voluntariado de las mujeres es del 9,9% y el de los hombres, del 8,7%.

En función de la edad, la relación es inversa: a mayor edad, menos voluntariado. El corte se produce a partir de los 45 años, cuando desciende el índice en relación a la media. El mayor porcentaje de personas voluntarias sigue dándose en el tramo de 14-24 años, un dato que se interpreta como positivo porque asegura el relevo generacional.

La edad también influye en el tipo de voluntariado, y en este sentido también se establecen ciertas brechas generacionales. El voluntariado social es el mayoritario en cualquier grupo de edad, pero otros como el ambiental, el educativo o el deportivo pueden variar en función de los intereses de cada generación.

​Atendiendo a la situación laboral de cada persona, destaca el porcentaje de estudiantes que son voluntarios o voluntarias, muy por encima de la media. Además, este índice coincide con el alto porcentaje de personas sin roles de sustentadores en el hogar, que se presupone que son, sobre todo, hijos e hijas.

Las empresas se unen al voluntariado

Es una de las tendencias de los últimos años: el voluntariado corporativo, regulado mediante ley desde 2015, marca un antes y un después en el camino hacia la concienciación de toda la sociedad. Así lo revela el 'Observatorio de voluntariado corporativo', que ha hecho una radiografía de la situación en nuestro país tras consultar con 132 empresas y 27 ONG españolas.

Según los datos recogidos, en España, el 66,7% de las empresas encuestadas hace voluntariado corporativo, mientras que en Latinoamérica esta cifra asciende al 86,9%, una diferencia que podemos achacar al hecho de que el grado de desarrollo social en el entorno latinoamericano facilita un contacto directo mayor de las empresas y los voluntarios con las necesidades sociales de su entorno.

Más revelador es el dato de que un 20,7% de las empresas restantes tiene interés en comenzar a hacerlo en el medio plazo (en 2013, este dato era del 73%).

Atendiendo al número de trabajadores, descubrimos que el voluntariado corporativo es una práctica muy generalizada entre las grandes empresas; es en las pequeñas (menos de 200 trabajadores) donde aún queda más por hacer.

​Además, el voluntariado corporativo ya no se reduce a los trabajadores, sino que estos van expandiendo su radio de acción y comprometiendo cada vez a más personas.

Así pues, un 49% de las empresas encuestadas abre sus programas a los familiares de los empleados, un porcentaje que puede responder al hecho de que muchas empresas desarrollan sus programas durante el tiempo libre, favoreciendo tanto la participación de los empleados como la conciliación entre la actividad propuesta por la empresa y la vida personal del voluntario.

10.000 voluntarios para una sociedad mejor

Uno de los ejemplos más claros en voluntariado corporativo es CaixaBank, que promueve que sus empleados participen en diversas iniciativas, de manera altruista y solidaria, proporcionando ayuda a los colectivos más vulnerables con el objetivo de generar un impacto social positivo. La entidad, junto con la Fundación Bancaria la Caixa, impulsa la Asociación de Voluntarios de la Caixa, una de los mayores movimientos solidarios de nuestro país.

Su gran acontecimiento es la Semana Social y la Semana del Voluntariado Corporativo. Celebrada del 7 al 15 de abril, este año ha contado con más de 10.000 voluntarios, 1.500 entidades sociales locales y más de 3.500 actividades, entre las que destacan las que tienen como finalidad el apoyo a personas con problemas de salud o con discapacidad (36%); que contribuyen a la lucha contra la pobreza (23%); actividades lúdicas para niños y personas mayores (18%); contra la exclusión social de los migrantes (7%); impulso a la cultura y educación (10%); fomento de la inserción laboral (3%), y actividades relacionadas con la ciencia, el medio ambiente y la investigación (1%).

La semana social de CaixaBank ha contado con más de 10.000 voluntarios, 1.500 entidades sociales locales y más de 3.500 actividades

Asimismo, a estas actividades se suman aquellas en las que participaron los equipos del área Internacional de CaixaBank, ubicados en 18 países extranjeros donde la entidad tiene presencia a través de alguna oficina.

En concreto, se abrieron 95 plazas de voluntariado en China (Hong Kong, Beijing, Shanghái), Singapur, Chile, Argelia, Francia (París), Italia (Milán), Egipto, Sudáfrica, Estados Unidos (Nueva York), Reino Unido (Londres), India, Colombia, Perú, Marruecos (Casablanca, Tánger), Polonia, México, Austria (Viena) y Alemania (Fráncfort). La red de voluntariado de CaixaBank ha tenido más de 200.000 beneficiarios en 2017 y 1,2 millones desde 2005.

"Me inculcaron la sensibilización de pequeño"

Un ejemplo de este movimiento es Juan Adolfo Collado. Desde hace cuatro años, es el responsable de movilizar la Semana Social de Alcoy. Su cometido es ofertar a los empleados un amplio abanico de proyectos en los que participar durante esos días.

Año tras año, ha sido testigo del crecimiento de voluntarios durante esas jornadas. Es consciente de que a veces es difícil encontrar dónde involucrarse, pero sabe que "es muy enriquecedor conocer de primera mano los proyectos a los que se han donado fondos durante el año", explica.

Es muy enriquecedor conocer de primera mano los proyectos a los que se dan fondos

El día a día no permite pararse a pensar cómo se invierten las ayudas que se donan; por eso, poder participar en un taller o compartir tiempo con los beneficiarios "suele ser emocionante e incluso revelador", comenta Juan Adolfo.

La relación de Juan Adolfo con el voluntariado es prácticamente intrínseca: "Mi madre me inculcó esta sensibilización con su ejemplo desde pequeño", nos cuenta. De hecho, Juan Adolfo fue el primer cooperante internacional de La Caixa y actualmente es vicepresidente de la Delegación de Alicante de Voluntarios de La Caixa y presidente de la Asociación de Donantes de Sangre de Alicante.

Juan Adolfo Collado es el responsable de movilizar la Semana Social de Alcoy.
Juan Adolfo Collado es el responsable de movilizar la Semana Social de Alcoy.

El ADN de la entidad

Las tareas de voluntariado se tornan fundamentales dentro de CaixaBank: "Estamos convencidos de que aportando nuestro tiempo y nuestra ayuda podremos conseguir una sociedad más justa e igualitaria para todos", asegura Jaume Giró, director general de la Fundación Bancaria la Caixa.

Para Gonzalo Gortázar, consejero delegado de CaixaBank, "la acción de voluntariado es una pieza clave del plan de Banca Socialmente Responsable de la entidad y se sustenta, entre otros compromisos, en un irrenunciable compromiso social".

En este mensaje insiste el presidente de CaixaBank, Jordi Gual: "Parte del dividendo que recibe nuestro accionista de referencia de la Fundación Bancaria la Caixa por nuestra actividad financiera se canaliza a través de la red de oficinas de CaixaBank para cubrir necesidades sociales locales. Gracias a su proximidad y amplia cobertura territorial, las oficinas pueden detectar estas necesidades e identificar organizaciones y programas con los que colaborar".

Sociedad
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios