entre 2008 y 2010

El renacer del Guadiana: así recuperó 37 millones de litros de agua tras los incendios

¿Qué se puede hacer cuando peligra nada menos que el 12% de la superficie de toda la Península Ibérica? Este proyecto consiguió recuperar las cuencas del Guadiana. Así lo hizo.

Foto:

Verano de 2008. Los incendios de los últimos años han dejado diversas cuencas del río Guadiana en una situación quizá no alarmante, pero sí preocupante. Hasta cuatro zonas cercanas se han visto afectadas por los incendios forestales y su vegetación empieza a escasear.

Además, las intensas sequías empiezan a hacer estragos. Las Tablas de Daimiel ya estaban empezando a secarse (la catástrofe definitiva llegaría en 2009) y los afluentes del Guadiana no andan excesivamente mal de agua, pero ya se sabe: los ojos del Guadiana aparecen y desaparecen cuando menos te lo esperas.

En esas circunstancias, empiezan a surgir planes para rescatar el río y sus cuencas, sobre todo en las zonas extremeñas cercanas a Portugal, donde la inversión pública llega a ser de hasta 44 millones de euros. Pero hay otra iniciativa que iría más allá, recuperando gran parte del caudal de la zona de afluentes.

Foto: EFE/Beldad.
Foto: EFE/Beldad.

El 12% de la Península, en peligro

La tarea no era sencilla, ya que la cuenca del río Guadiana no es un terreno menor ni mucho menos aislado: en realidad se trata de una de las zonas más importantes de España y Portugal por su extensión, ya que ocupa 67.000 kilómetros cuadrados entre ambos países, o lo que es lo mismo, nada menos que el 12% de la superficie de toda la Península Ibérica.

Además, el entorno tiene una importancia suprema en el aspecto medioambiental: con un gran impacto dentro de una zona con una gran biodiversidad, el perjuicio del río Guadiana siempre trae consigo nuevos problemas para la fauna y flora de todo su entorno cercano.

La cuenca del río Guadiana ocupa 67.000 kilómetros cuadrados entre España y Portugal

Por ello, su grandiosidad contrasta con sus peligros. El Guadiana tiene una de las cuencas con menos agua y con más posibles amenazas: la extracción de agua subterránea, por la contaminación y por la pérdida de biodiversidad.

Si juntamos estos dos ingredientes, el resultado es evidente: las cuencas acaban corriendo un serio peligro de conservación dentro de uno de los entorno naturales más destacados de toda la Península Ibérica.

Foto: EFE.
Foto: EFE.

Así se recupera 37 millones de litros de agua

La iniciativa de recuperación tenía dos objetivos primordiales: en primer lugar, reestablecer los niveles de agua y asegurar la supervivencia de los afluentes; y en segundo, devolver a la zona su valor ecológico.

Así pues, entre 2008 y 2010 se actuó en la zona del Bajo y Medio Guadiana para reforestar cuatro zonas dañadas por los incendios forestales. Unos años después, las labores de recuperación se trasladaron al Alto Guadiana, donde se rehabilitaron áreas muy afectadas por el uso intensivo y desmesurado de las explotaciones agrarias.

Las zonas dañadas por los incendios y las explotaciones agrarias han sido recuperadas

La recuperación del Guadiana centró sus trabajos más importantes analizando los terrenos más devastados y actuando en tres zonas principales: el río Ruecas, en el Parque Natural de las Villuercas (Cáceres); el río Murtiga, en el Parque Natural de la Sierra de Aracena (Huelva); y el río Vascão, en el Parque Natural Vale do Guadiana (Portugal).

¿Los resultados? Durante los dos años que duró el proyecto, la iniciativa logró recuperar hasta 37 millones de litros de agua disponibles para los afluentes del Guadiana.

En busca de la extracción de agua sostenible

Este tipo de inconvenientes siempre traen consigo el mismo debate: el que enfrenta a la extracción de agua para uso agrícola con el surtimiento de los caudales de los ríos.

Para Miguel Mejías Moreno, jefe de Área de Hidrogeología Aplicada del departamento de Investigación en Recursos Geológicos del Instituto Geológico y Minero de España, este aprovechamiento de agua subterránea "es lo que más incide sobre el caudal: hace que baje el nivel y que los ojos del Guadiana no tengan tanta agua".

"El problema no es que el uso agrícola del agua perjudique o no al río, sino que se saca más agua de la que entra"

Sin embargo, "el problema no es que el uso agrícola del agua perjudique o no al río, sino que se saca más agua de la que entra en un periodo seco, con lo que deja de haber agua de manera natural y el Guadiana se seca. La acción humana siempre afecta al medioambiente: cuando sacamos agua, cuando usamos petróleo... Lo que hay que hacer es que le afecte de manera sostenible", asegura.

En cualquier caso, "las administraciones están concienciadas para proteger el caudal, pero también hay que tener en cuenta que los periodos secos, sin precipitaciones, afectan al caudal de cualquier río". Así pues, el objetivo pasaría por "hacer una extracción de agua que sea sostenible como recurso renovable. De este modo, el río puede mantener el caudal ecológico que viene recogido en el Plan Hidrológico de cuenca".

30 hectáreas y 25.000 plantones

Además, la iniciativa de recuperación llevada a cabo por WWF España y Coca-Cola consiguió completar otros dos objetivos: en primer lugar, la recuperación de 30 hectáreas de terreno que había sido prácticamente devastado, entre otras cosas, por las consecuencias de los incendios forestales.

En segundo lugar, la plantación de 25.000 plantones de diferentes especies, como alcornoques, encinas, madroños y enebros, que potenciaronn la biodiversidad y que, a día de hoy, sirven como hábitat y alimento para la fauna silvestre de la zona.

Foto: EFE/Beldad.
Foto: EFE/Beldad.

Todo ello, unido a las campañas de sensibilización dirigida a la población local, consiguió que, a principios de esta década, cerca de 65.000 españoles y portugueses cercanos a las cuencas del Guadiana se vieran beneficiados directamente de la recuperación, ya que empezaron a contar con agua de más calidad y un entorno natural visiblemente mejorado.

A día de hoy, por suerte, la zona ofrece una imagen visiblemente mejor a la de hace diez años. Por otra parte, las campañas de sensibilización en los colegios y entre la sociedad civil parecen estar surtiendo efecto de cara a proteger todo el entorno del Guadiana. Ahora solo queda mantenerlo y, poco a poco, incluso seguir mejorándolo.

Sociedad
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios