Calendario gregoriano: Google celebra los diez 'días fantasma' que nunca existieron
  1. Sociedad
un error de cálculo en los estudios romanos provocaron un desajuste

Calendario gregoriano: Google celebra los diez 'días fantasma' que nunca existieron

El 'doodle' diseñado desde Silicon Valley echa la vista atrás hasta el año 1582, cuando el papa Gregorio XIII decidió eliminar del almanaque una decena de días

Foto: El calendario que tenemos a día de hoy se lo debemos al Papa Gregorio XIII (CC)
El calendario que tenemos a día de hoy se lo debemos al Papa Gregorio XIII (CC)

Los que este martes se animen a entrar en Google se darán cuenta de que, junto a la tradicional navegación, se incluye además un viaje en el tiempo. En concreto, los usuarios del buscador más famoso del mundo se retrotraerán hasta hace 434 años, cuando se dejó de utilizar el calendario juliano para comenzar a emplear el gregoriano. Tan importante momento para el discurrir del día a día –nunca mejor dicho– queda inmortalizado en el 'doodle' que desde Silicon Valley han diseñado para la ocasión.

En el año 46 a.C., el emperador Julio César instauró el régimen de jornadas siguiendo su calendario juliano, único elemento que el romano identificó como útil para que las estaciones del año fueran siempre en los mismos meses. Aunque este almanaque ya incluía un día extra cada cuatrienio –los años bisiestos ya existían– había un error de cálculo que impedía la precisión del cálculo: los romanos creían que el año solar duraba 365,25 días, cuando en realidad dura 364,242189 jornadas.

Foto: Imagen de un calendario (CC/Pixabay)

A pesar de que la diferencia puede parecer minúscula, año a año el error se iba acumulando y provocó un desajuste de diez días. De ello se dio cuenta el Papa Gregrorio XIII, quien empezó a preocuparse por el hecho de que la Semana Santa empezara a retrasarse en el tiempo y terminara celebrándose bajo el calor abrasador de agosto. La solución que encontró fue cambiar la medición de los días al calendario gregoriano: para terminar con la decena de días 'extra' que se había acumulado, los días comprendidos entre el 5 y el 14 de octubre de 1582 nunca existieron.

Así se ajustó de golpe el desfase, aunque hubo que luchar con ciertos grupos religiosos que no aceptaron con gusto la idea del máximo representante de la Iglesia católica. Protestantes, anglicanos y ortodoxos se hicieron los remolones para incluir el calendario gregoriano a su cotidianidad, aunque poco a poco fueron acogiendo el nuevo almanaque. Inglaterra fue uno de los últimos países en adoptarlo, puesta hasta 1752 no se acogió al calendario adaptado.

El redactor recomienda