Mayores sueldos, mejores condiciones

El Dorado de los pilotos está en China

Emigrar es la opción más atractiva para un gremio que, sin llegar a estar entre los más castigados por la crisis, ha perdido sus grandes beneficios

Foto: Pasajeros desembarcando de un avión de China United Airlines. (Reuters)
Pasajeros desembarcando de un avión de China United Airlines. (Reuters)

Los pilotos españoles tienen ahora dos opciones: volar en casa en unas condiciones nunca antes conocidas o fichar por una aerolínea china que puede multiplicar por cuatro su sueldo y su calidad de vida. Emigrar a China se ha convertido en la oportunidad de oro para recuperar los días felices de la profesión, o así lo ven los pilotos que han participado esta semana en las pruebas de acceso de Beijing Capital Airlines (BCA)

"Trabajar en una aerolínea en China durante un año equivale a tres o cuatro años de vuelo en condiciones muy duras en España, con más vacaciones y menos presión. Blanco y en botella". Así de claro lo pinta J. B., un comandante de Vueling para el que salir de España es un cúmulo de ventajas. 

Este piloto de 33 años, que ya tiene una dilatada experiencia trabajando fuera de España, le cuenta a El Confidencial que su aspiración es acumular horas de vuelo en China durante una década para poder retirarse a los 43; una gesta que sería imposible -por salud y por salario- si se quedara en cualquier aerolínea europea, ahogada por la "falta de dinamismo socioeconómico". Los pilotos acusan una fuerte presión por parte de las compañías para trabajar más horas cobrando menos, y eso, según J. B., les lleva a reconsiderar su situación.

"Cuando tú ves que tienes 35 años de carrera por delante, te planteas un poco si quieres estar en un entorno tan anémico como este, con tan poca proyección personal y tener unos réditos tan bajos. Al final no compensa", concluye. J. P., otro piloto español que aspira a formar parte de una tripulación china, retrata la situación del sector en el continente: "Trabajo fuera de casa 22 días, me han quitado la paga de Navidad, la extra de verano y en la práctica me han bajado el sueldo porque me asignan más horas por el mismo dinero. Me quedan 25 años para jubilarme y, sinceramente, al ritmo que me exigen no sé si voy a llegar". 

"Trabajar en una aerolínea en China durante un año equivale a cuatro de vuelo en condiciones muy duras en España, con más vacaciones y menos presión"

Y es que mientras antes un comandante con una vida laboral de 35 o 40 años se jubilaba con unas 15.000 horas de vuelo y "cierta salud", un profesional en las actuales condiciones dejaría las alturas con 31.000 horas en el cuerpo. "Y hay que tener en cuenta que volar en una cabina con una atmósfera artificial tiene cantidad de efectos sobre la vista, la piel, la caída del pelo, enfermedades de garganta, sinusitis...", acota J. P.

¿Por qué a China?

Estos comandantes de vuelo, J. P. y J. B., han pedido que no aparezcan sus nombres para evitar problemas con las aerolíneas para las que todavía trabajan. Que trascendiera su participación de esta semana en las pruebas de acceso a la aviación china organizadas por la agencia de contratación y colocación de pilotos PilotMovers supondría un despido casi seguro, afirman. Al menos 60 pilotos han participado en este 'road show' durante la semana pasada, una especie de primera fase del proceso de selección de los comandantes que acabarán trabajando para la aerolínea china BCA. Los seleccionados después de la entrevista y de la prueba de simulación efectuada estos días en las instalaciones aéreas de Torrejón de Ardoz tendrán que viajar a China durante al menos 10 días para seguir el proceso, que concluirá en unos tres meses con las pruebas médicas y teóricas.

Pruebas de simulación. (A.P.)
Pruebas de simulación. (A.P.)

El pasado 28 de diciembre, BCA estrenó la ruta Madrid-Hangzhou con dos frecuencias semanales -los lunes y los viernes- de 12 horas y 55 minutos de duración. Un Airbus A330-200, con 36 asientos en 'business' y 186 en turista, opera esta conexión de la capital española con la ciudad de Hangzhou, cercana a Shanghái. Esta ruta se convertía en la tercera conexión directa del Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas con Asia, detrás de Seúl (con Korean Air) y Pekín (Air China), y se espera que en los próximos meses se incluya una frecuencia más de BCA entre Madrid y Shanghái; probablemente la línea en la que entrarán los seleccionados. Todo este despliegue, en pleno desplome de la economía china.  

Pero Alejandro Ponce, CEO de la agencia PilotMovers -la única agencia española con sede en Hong Kong que recluta pilotos-, ve que los miedos que suscita el derrumbe bursátil no se trasladan al sector de la aviación. "Las aerolíneas chinas no solo no han detenido sus planes de expansión sino que veo que los han aumentado, con lo cual allí no se vislumbra una crisis en el sector en un horizonte cercano", explica. 

"Está claro que la estrategia de China es hacer vuelos de largo recorrido, llegar aquí y usar la península Ibérica como trampolín para saltar a Sudamérica"

Con este 'road show', Ponce ha organizado ya en Madrid y Copenhague tres eventos para colocar pilotos experimentados europeos y latinoamericanos. De hecho, planea organizar otro en mayo en Madrid con vistas a la posible cristalización de una importante inversión china en el sector aeronáutico español. Es el caso del gigante industrial HNA, que es ya principal accionista del grupo hotelero NH y que a finales del año pasado llegó a un principio de acuerdo -a expensas de realizarse- con el presidente y dueño de Globalia, Javier Hidalgo, para comprar el 44% de los títulos del grupo turístico español, propietario de Air Europa

Este 'holding' chino ha hecho otros movimientos estratégicos en los últimos meses: en noviembre, compró el 23,7% de la aerolínea brasileña Azul con la condición de que más adelante se desembocara en la compra de títulos de la portuguesa TAP, como ya ha ocurrido. Ahora mismo, el grupo HNA tiene ya alrededor de un 13% de la principal compañía portuguesa. Para Ponce, "está claro que la estrategia de ellos es realizar vuelos de largo recorrido, llegar aquí y usar la península Ibérica como trampolín para saltar a Sudamérica, que yo creo que es el objetivo final".

Un salto que "compensa"

Entre los candidatos a emprender el gran vuelo profesional de sus vidas, no solo hay españoles. En esta ocasión, han participado también rusos, daneses, portugueses, italianos y peruanos. Todos en busca de lo mismo, mejores condiciones laborales. L. M. C. es un comandante de vuelo peruano que trabaja para una importante compañía que opera en su país y que ha viajado por 28 horas a Madrid tan solo para hacer las pruebas.

Estudio de la reclutadora PilotMovers sobre la calidad de vida en China.
Estudio de la reclutadora PilotMovers sobre la calidad de vida en China.

"La diferencia radica en primer lugar en la remuneración, que es bastante importante porque triplica lo que gano acá, así como la condición de las flotas, que son bastante nuevas y tienen entre cuatro y siete años. También se aprecia el régimen de mantenimiento para mantener en cero los reportes, mientras que por ejemplo en Latinoamérica el estándar sale con tres o cuatro incidencias, como un asiento roto, el audio estropeado en una fila de asientos... Pero, sobre todo, se alivia la presión por los tiempos y el combustible, sobre todo en el caso europeo, donde quieren volar con lo justo", explica.

Todas estas condiciones ya le compensan para lanzarse a una cultura y un idioma que desconoce, abandonar Lima con su mujer y su hijo de tres años, aunque tenga que "romper la familia" al dejar a los dos hijos mayores, de 18 y 22 años, en Perú. "Las facilidades para conseguir boletos [billetes] permitiría que me fuesen a visitar para mantener el vínculo", añade. Este comandante peruano ha tocado por encima un punto clave para J. B.: la independencia y el reconocimiento del comandante. "En Europa, hace 30 o 40 años la figura del comandante era más respetada y no se discutía o cuestionaba todo por parte de otros departamentos que a veces no tienen mucha idea de toma de decisiones más técnicas", dice.

El Dorado de los pilotos está en China

"Eso hace mucho más cómodo el día a día para trabajar", añade el comandante de Vueling. Según los cálculos de PilotMovers, si los réditos de un año en China equivalen a tres o cuatro años de trabajo en Europa, cumplir dos contratos de tres años cada uno -la figura establecida por BCA- supondría entre 15 y 24 años de labor en casa. Las programaciones chinas son, además, otro beneficio para los pilotos españoles. "Trabajas cuatro semanas y tienes otras cuatro libres, o vuelas seis y descansas dos", explica J.B. "Con ese tiempo libre sí puedes viajar, conocer, emprender otro proyecto paralelo a tu trabajo...", comenta.

80 pilotos ya están en China

PilotMovers nació en 2012 de la necesidad de avistar nuevos horizontes. Su CEO, Alejandro Ponce, voló y asumió cargos de gestión en Spanair hasta que se acogió al segundo ERE de la compañía en 2010. De ahí se fue a China y comenzó a trabajar en Spring, donde por casualidad se erigió en reclutador de los comandantes en paro que dejó el cese de la aerolínea española. Así constituyó esta agencia que, calcula, ha llevado a China alrededor de 80 pilotos. "Ya estamos alcanzando nivel de crucero y las expectativas que tenemos para 2016 y en adelante son ir incorporando entre 30 y 50 pilotos nuevos cada año", explica.

Obviamente, reconoce Ponce, "las aerolíneas de aquí no están nada contentas con el éxodo que se está produciendo y lógicamente intentan retener a las tripulaciones que tienen. Tienen la manera para no facilitar que la gente vaya a China durante 10 días a hacer pruebas". Así, la agencia tiene que acercar a Europa al menos parte del proceso de selección a los candidatos, ya que están todos empleados. Como muestra, el evento de Madrid esta semana.

Una azafata, en el interior de un avión de la aerolínea China Southern. (EFE)
Una azafata, en el interior de un avión de la aerolínea China Southern. (EFE)

En cuanto a uno de los temas tabú en aviación, la seguridad, Ponce puede afirmar que el nivel de entrenamiento de las tripulaciones en China es muy exigente, así como el mantenimiento y la operación, que es cómoda para el piloto. La aeronáutica en China está en una fase de expansión embrionaria y, según este piloto, para ponerse al nivel de Europa y Estados Unidos tendría que multiplicar el sector por 37. El plan es incorporar al mercado unos 150 millones de usuarios chinos que nunca han volado, lo que exige nueva mano de obra muy experimentada que ellos no pueden formar porque no disponen de tiempo suficiente.

"Aunque haya una ralentización de la economía china, el margen de crecimiento es tan brutal que seguirán necesitando incorporar tripulaciones extranjeras todavía por los siguientes 15 años", concluye Ponce. Ese será el periodo de duración de la leyenda china de El Dorado.

Sociedad

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios