una caída 'a plomo' de unos 100 metros

Denuncian al responsable de 'El Péndulo' de Baztán por no amarrar bien a la víctima

El fallecido, que se subió a esta atracción del Parque de Elizondo (Baztán) sí llevaba la primera sujeción, pero no la segunda, tal y como concluye la investigación

Foto: Atracción denominada péndulo del parque de aventuras ubicado en el término de Elizondo, en el Valle del Baztán (Navarra). (EFE)
Atracción denominada péndulo del parque de aventuras ubicado en el término de Elizondo, en el Valle del Baztán (Navarra). (EFE)

Era la última atracción del día. Iba a probar la experiencia de subirse en el mayor péndulo de Europa. Pero D.L.G., de 40 años, fallecía este sábado en el parque Baztán Abentura, cerca de la localidad de Elizondo, después de que algo fallara en esta atracción. 

Según informó el Gobierno de Navarra, el suceso tuvo lugar poco después de las 13:00 horas, cuando el hombre, quien al parecer padecía algún tipo de discapacidad física porque se desplazaba en silla de ruedas, cayó desde una altura de unos 100 metros, la altura a la que estaba situada la plataforma desde donde los participantes deben saltar atados a una cuerda. Noticias de Navarra explica que el fallecido era todo un referente de la discapacidad vizcaína, tenía una discapacidad motora y era aficionado a los deportes de riesgo.

Aunque en un primer momento se informó de que el accidente se produjo en una de las tirolinas de las que dispone el parque, el suceso tuvo lugar en el 'péndulo', una atracción en la que el visitante, sujetado por un arnés, se lanza al vacío desde una plataforma situada a 100 metros de altura en lo que simula una caída libre, al estilo del puenting.

Salto del péndulo en Baztan Abentura Park



La Policía Judicial de la Policía foral investiga qué causas, humanas o técnicas, han podido estar detrás del fatal incidente. La prensa local explica, también, que la víctima se precipitó al vacío, a una zona de un barranco en zona de V, "donde se ha pegado a un lateral del a montaña y ha rodado hasta abajo quedando el cuerpo en ladera", según explicaba Fran Zalba, responsable de la guardia de Bomberos, a Noticias de Navarra.

D.L.G. saltaba en el péndulo después de haber disfrutado del resto de las atracciones del parque de aventuras. El accidente se produjo ante un gran número de personas que esperaban su turno y varios monitores encargados de atar los arneses. El hombre de 40 años se lanzó al vacío en la plataforma situada a 100 metros y, tras caer unos 45 metros, debía experimentar un efecto rebote para, seguidamente, balancearse. Sin embargo, en la fatal tarde del sábado, la víctima cayó en vertical sin que se produjera ese rebote de las cuerdas. 

El Diario Vasco explica que este péndulo era el mayor de Europa y fue inaugurado por Miguel de la Quadra Salcedo en julio del año pasado. Hasta allí se desplazaron los 300 participantes de la Ruta BBVA (Ruta Quetzal).

Muere un hombre al caer desde una plataforma a cien metros de altura

 

Solo llevaba una sujeción

Un presunto fallo humano ocasionó el accidente mortal, ya que la víctima sólo estaba sujeta por uno de los dos cables que debían hacerlo, por lo que ya se ha denunciado penalmente al responsable de colocar estas sujeciones.

Según ha informado el Gobierno de Navarra, la investigación realizada por la Policía Foral ha concluido que no le colocaron uno de los cables de sujeción al fallecido, Diego L.G., de 40 años y con domicilio en Getxo (Vizcaya), quien se precipitó al vacío desde una altura de unos 100 metros.

Como consecuencia de la investigación, ha sido denunciado penalmente como presunto autor de un delito de homicidio por imprudencia el responsable de colocar las sujeciones en esta atracción, que es un vecino de Berrioplano (Navarra), de 52 años y cuya identidad responde a las iniciales M.M.A.G.

La Policía Foral ha remitido el atestado al titular del juzgado de Instrucción número 4 de Pamplona, quien coordina la investigación.

La atracción en cuestión dispone de un sistema específico para que se puedan arrojar al vacío aquellas personas que tienen miedo o cuentan con una discapacidad, como es el caso del hombre fallecido.

A estas personas se les colocan dos sujeciones, una que les permite asomarse al barranco con las piernas colgando y otra que les une, como al resto de participantes, a la sirga que atraviesa el barranco.

El fallecido sí llevaba la primera sujeción, pero no la segunda, tal y como concluye la investigación realizada por la Policía Judicial de la Policía Foral.

Sociedad
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios