primer desfile de moda hecha por musulmanas

Moda islámica 'made in Spain'

Por ahora, las musulmanas afincadas en España que sienten "la necesidad de no enseñar su cuerpo" tienen que comprar por internet. Dos diseñadoras han mostrado en Madrid ropa pensada para ellas

"¿Moda islámica? Bueno, yo lo que hago es ropa, más que moda". Con esa sencillez se expresaba a pocas horas del primer desfile de moda diseñada por musulmanas de España en la madrileña Casa Árabe una de las dos creadoras que han participado en él, Cintia Robles. Sus diseños -largos vestidos, abayas tradicionales, niqabs, túnicas, khimares- poco tienen que ver con los de la otra diseñadora que participó este viernes en el desfile, Nadia Zein, piezas coloridas y exuberantes pensadas para momentos especiales, no para la cotidianeidad. Ambas, sin embargo, surgen de una inspiración común: la constatación de una necesidad entre la cada vez más numerosa población musulmana en España (1.732.191 personas, según el último informe del Observatorio Andalusí).

"Cuando me convertí, hace seis años, me di cuenta de que es imposible encontrar en las tiendas comunes la ropa que necesitamos. Compraba en internet, en tiendas de Arabia Saudí y de Egipto, pero es muy engorroso por las aduanas, el precio, el tiempo que tarda en llegar...", narra Cintia (36 años). Esta española, nacida en Vitoria (vive en Barcelona), había estudiado diseño de moda, participado en desfiles y trabajado para el grupo Inditex. Mientras estaba empleada se convirtió al Islam, y llegó la familia, trillizos nada menos, y aquello "era incompatible con el trabajo. Y no me veo yendo a una entrevista con el pañuelo. Empecé a hacer ropa para amigas, luego creé el blog, y ahora vendo también en una tienda online y por Facebook...".

Foto: Colección Nadia Zein (Facebook).
Foto: Colección Nadia Zein (Facebook).

Al escuchar que puede pensarse que su ropa 'tapa' la personalidad de quien la lleva, responde: "Es simplemente una cuestión religiosa. Yo antes llevaba minifalda. Ya no. Hay muchos tipos de musulmanas, como de cristianas, algunas se cubren más y otras menos, las hay más practicantes, y sienten esa necesidad de no enseñar su cuerpo". Nadia Zein, musulmana desde que nació, hace 24 años, en Marruecos, en una familia "muy religiosa" -y educada desde hace 16 en Valencia, donde se formó como técnica superior de moda y vende en la tienda Diseños de Autor-, no siente, por ejemplo, la necesidad de cubrirse con un velo. Pero sí cuenta con amigas que la tienen, y que "además quieren llevar un vestido colorido y diferente, nada recto. O que no quieren llevar una abaya larga a un evento. O que quieren usar un vestido moderno, pero que no enseñe nada, sin escote... Yo intento jugar respetando sus necesidades. Por ejemplo, tengo un vestido que ellas pueden llevar con pantalón y otra mujer, sin él".     

Coinciden tanto Cintia Robles como Nadia Zein en que el mercado está creciendo, especialmente por las mujeres, como la primera, conversas españolas, o como la segunda, hijas de inmigrantes de países musulmanes, muchas nacidas ya en España, y que buscan un estilo cómodo y correcto en cuanto a la religión. "No hay tiendas para ellas", recalca Zein, cuyos diseños -únicos para cada clienta y hechos a medida-, van de los 300 a los 600 euros. Robles, que vende túnicas por 17 euros y niqabs por 3, ríe: "El recurso más a mano para una musulmana en España son las chilabas marroquíes... Pero no tienen por qué gustarle, como no tiene por qué gustarle un traje hecho en Pakistán". 

Ambas mujeres diseñan, hacen el patrón y cosen, pero de sus manos salen creaciones 'islámicas' tan distintas como bien pudieran serlo las de dos diseñadoras de una hipotética 'moda cristiana', aunque con algo en común: cubrir una necesidad hasta ahora no satisfecha de algunas mujeres musulmanas. "Se puede abrir un mercado muy grande", remata Nadia.

Sociedad

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios