Richard Blundell y David Card, premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento

Los trabajos de los galardonados han tenido un gran impacto en el diseño de políticas públicas en áreas tan variadas como la fiscalidad, el estado de bienestar y la reforma de las pensiones

Foto: Richard Blundell
Richard Blundell

El Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento en la categoría de Economía, Finanzas y Gestión de Empresas ha sido concedido al británico Richard Blundell y al canadiense David Card por “sus contribuciones a la microeconomía empírica”, según señala el acta del jurado.

“Partiendo de importantes problemas económicos de tipo empírico, desarrollaron y estimaron modelos econométricos apropiados para estas cuestiones, llevando a cabo en ese proceso contribuciones metodológicas muy significativas. Ambos se caracterizan por prestar una gran atención a aspectos institucionales, por sus diseños de investigación precisos e innovadores, su rigurosa aplicación de las herramientas económicas y por la presentación imparcial de los resultados obtenidos”, continúa. 

Manuel Arellano, profesor de Econometría en el Centro de Estudios Monetarios y Financieros (CEMFI) del Banco de España (España) y secretario del jurado, ha destacado que ambos “han desarrollado modelos y métodos de análisis de datos para entender el comportamiento económico de personas, hogares y empresas, en cuestiones esenciales como el ahorro o el empleo, modelos y enfoques metodológicos capaces de dotar de un soporte basado en la evidencia a las correspondientes políticas públicas”.

Sin embargo, sus aproximaciones son complementarias, ya que mientras Card se centra en contextos muy específicos buscando evidencias causales incontrovertibles, Blundell trabaja con modelos más amplios que permiten analizar, por ejemplo, las consecuencias de una subida de impuestos en el bienestar.

Sobre Blundell, Arellano ha explicado que “es un maestro en conjugar datos, teoría económica y métodos econométricos”, y de Card ha destacado que ha sido “pionero en la utilización de los llamados experimentos naturales”. Se trata de estudios observacionales en los que la asignación de los sujetos a las condiciones experimentales o de control se determina por factores naturales fuera del control del investigador, aunque el proceso se asemeja a una asignación aleatoria. 

Los trabajos de los galardonados han tenido un gran impacto en el diseño de políticas públicas en áreas tan variadas como la fiscalidad, el estado de bienestar, la reforma de las pensiones, el mercado laboral, las desigualdades y la regulación de los mercados. 

El propio Blundell explicaba la importancia que las nuevas tecnologías han tenido en el desarrollo de su campo: “Nos ha facilitado no solo tener grandes bases de datos, sino estudiarlos de forma eficiente, con nuevos métodos estadísticos y econométricos que nos permiten investigar el comportamiento, cómo responde la gente ante distintas variables”.

En cuanto a los contenidos de sus investigaciones, los dos premiados se caracterizan por haber abordado cuestiones de corte social. Blundell ha estudiado la influencia de los salarios y la renta sobre el consumo de los hogares y las horas trabajadas de sus miembros. Sus resultados permiten analizar los efectos de la fiscalidad y de las políticas de bienestar sobre la actividad económica.

“Mi aspiración a la hora de trabajar es influir en las políticas públicas para que mejoren y creo que con nuestros trabajos lo hemos conseguido tanto en el Reino Unido como a nivel internacional”. De hecho, afirma que se hizo economista para “contribuir a mejorar la vida de las personas. Mi motivación era comprender mejor el comportamiento humano para, a partir de ahí, ayudar a desarrollar políticas más fructíferas que hagan del mundo un lugar mejor”. 

Por su parte, Card ha estudiado aspectos centrales del mercado de trabajo como el impacto de los sindicatos y la desigualdad, los salarios mínimos, los subsidios de desempleo y las ayudas sociales. También ha estudiado las consecuencias de la inmigración sobre el empleo de la población local y el impacto del nivel educativo sobre las diferencias salariales.

Comenzó estudiando química, matemáticas y estadística, pero, según cuenta, empezó a leer un libro de economía para ayudar a su novia y se dio cuenta de que no solo le interesaba sino que tenía implicaciones incluso para la agricultura, que conocía muy bien por ser hijo de granjeros.

Al conocer la noticia del premio, se mostró feliz de formar parte del grupo de galardonados de ediciones anteriores y aseguraba que cree que sus trabajos sobre salario mínimo, emigración o retorno de la educación son útiles para los decisores públicos.

Actualmente trabaja en un experimento natural sobre rendimiento de la educación, consistente en analizar si dividir a alumnos de cuarto y quinto grado en diferentes clases en función de su desempeño repercute en sus resultados y, más en concreto, cómo influye esta medida en el caso de estudiantes con menos recursos.

Sociedad
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios