Masterchef y 'Los juegos del hambre' no pueden con los juguetes sexistas
  1. Sociedad
CATÁLOGOS NAVIDEÑOS

Masterchef y 'Los juegos del hambre' no pueden con los juguetes sexistas

El cine y la televisión empiezan a cambiar ciertos roles y estereotipos pero en los catálogos de juguetes de Navidad siguen existiendo las diferencias de género

Foto: Exposición de juguetes en Madrid | Foto: EFE
Exposición de juguetes en Madrid | Foto: EFE

Los Reyes Magos tienen una tarea pendiente desde hace años que no consiguen resolver: la igualdad de género. Los catálogos de juguetes de esta Navidad, que se empezaron a repartir en noviembre, todavía muestran los estereotipos más arcaicos de género. Aunque programas como Masterchef o películas como 'Los juegos del hambre' rompen muchos patrones, las muñecas siguen, hoy día, focalizándose en las niñas, que eligen sus regalos sobre páginas de tonos rosas o morados. Mientras, ellos seleccionan sus favoritos entre colores vivos, como rojos y verdes.

Estas Navidades han sido varias asociaciones las que han realizado estudios alertando del sexismo que proyectan los juguetes dirigidos a los más pequeños. Emakunde (Instituto de la Mujer del País Vasco) ha realizado un análisis de la publicidad en la televisión, radios, prensa y catálogos para concluir que todavía existen los modelos de feminidad y masculinidad. La directora del instituto, Izasjun Landaia, insiste en que, todavía hoy, a ellas se las invita a ser “princesas o barbies”, y a ellos, campeones.

También estos meses la Unión de Consumidores de Andalucía-UCA/UCE ha criticado el anuncio de la marca Lidl, por “machista y retrógrado”.

La psicóloga Laura Gil y la publicista Estíbaliz Pérez analizaron el catálogo de El Corte Inglés para las Navidades de 2010-2011, un análisis que tres años después sigue muy vigente. En esta visualización al detalle descubrieron que las páginas destinadas a los niños mostraban colores variados como rojos, verdes, amarillos… Mientras que la de las niñas eran prácticamente monocromáticos: rosa o morados.

Vieron también que si existe un chico y una chica interactuando con el mismo juguete, ella suele ser la observadora, teniendo un rol pasivo. En el caso de las profesiones, las de niñas suelen reducirse a enfermera y magisterio; las de ellos son más amplias, acaparando construcción, carpintero, arquitecto, futbolista, piloto…

“Tras las conclusiones, poca cosas me sorprendieron, casi todas ya las intuía”, explica Laura Gil. Una diferencia de sexos, añade esta psicóloga, que se ha trasladado al mundo de los videojuegos, que también diferencia qué es para niñas y qué para niños.

“Incluso hay diferencia de sexos en las aptitudes que puede desarrollar cada juego en ellos”, explica Estíbaliz Pérez. Algunos catálogos incluyen recomendaciones sobre las habilidades que proporcionarán los objetos a los pequeños. La afectividad, por ejemplo, está relacionada con los juegos de las chicas, habilidad que apenas aparece para los chicos.

Para estas dos profesionales, es fundamental erradicar estas prácticas para educar en igualdad de género y evitar problema de violencia en el futuro. “Con los juguetes practican los roles de adultos y empiezan a interiorizar el campo de acción de lo femenino y lo masculino”, señala Laura, quien reconoce que la pelota está también en el tejado de quién regala el juguete. “Hay niñas a las que les gustan los coches y no lo dicen porque les da vergüenza”, añade Estíbaliz sobre la presión social. Esta publicista recuerda que “la educación que reciben a través de los medios de comunicación es muy importante porque una imagen se les queda más que una lección de sus padres”. Ambas coinciden en apuntar que es necesaria la presencia de profesionales con perspectiva de género para elaborar la publicidad.

El sector implicado en este debate, los jugueteros, echa el freno ante tantas críticas y hace hincapié en que las cosas están cambiando acorde a la sociedad. Maite Francés, responsable de publicidad y de estudios de la Asociación Española de Fabricante de Juguetes, incide en que “se le pide a la publicidad que sea inductora del cambio social, pero va por detrás porque refleja cómo es la sociedad”.

Recuerda que hay niños que quieren cocinar gracias a los programas de televisión, y que eso se empieza a ver en los catálogos de Navidad. También existen arcos destinados sólo para las chicas, que aparecen, en mayor o menor medida, por películas como Los Juegos del Hambre.

“Pero perdura la separación, porque existen diferencias psicológicas y antropológicas y porque incluso el uso que hacen ellos y ellas del mismo juguete es diferente”. Recuerda, además, que a la hora de crear un objeto, los jugueteros piensan más en el perfil social que en el sexo.

Vídeo: Anuncio de Rebelle Espía

Esta asociación tiene desde 2010 un Código de Autorregulación de la Publicidad Infantil de Juguetes que se actualizará, precisamente, este mes de enero. En este código se especifica que los mensajes publicitarios no deben mostrar “sesgos de género en la presentación que hacen de niños y niñas”. Así mismo, existe una Comisión de Seguimiento formada por el Instituto Nacional de Consumo, el Defensor del Menor, tres miembros de asociaciones de consumidores, representantes de Jugueteros, la Asociación Española de Anunciantes y de la Asociación de Autocontrol de la Publicidad. “Y este año no hemos tenido ninguna queja sobre sexismo”, se defiende Francés.

No todo podía ser negativo este año. El Observatorio Andaluz de la Publicidad no Sexista y el Consejo Audiovisual de Andalucía, han concluido que 2014 los anuncios de juguetes sexistas han bajado un 30% con respecto al año anterior. Si en 2013, ocho de cada diez anuncios eran calificados así, este año han pasado a cinco de cada diez.

Sin embargo, en eso de las buenas prácticas, los suecos nos llevan ventaja. En 2012, una de las franquicias de Toy R Us en el país decidió hacer un catálogo con niños jugando con muñecas, y niñas con pistolas, una iniciativa que ya se puede ver en España gracias a Toy Planet. Parecía que Suecia podía ir más allá vistiendo a un niño de princesa en su nuevo catálogo, pero todo fue un error que corrió como la pólvora en internet al no diferenciarse bien a una de las niñas que hacía de modelo.

Sin saber si algún día los publicistas llegarán a este extremo, desde la asociación jugueteros Maite Francés recuerda que “los juguetes no tiene sexo, la intención es de quién lo regala. La educación debe hacerse en casa”.

Regalos de Navidad Publicidad Televisión Navidad Reyes Magos Prensa Sexismo
El redactor recomienda