Es noticia
Menú
Matronas piden a Sanidad acciones contra las 'doulas', nuevas 'expertas' en embarazos
  1. Sociedad
LAS SANITARIAS LAS ACUSAN DE INTRUSISMO PROFESIONAL

Matronas piden a Sanidad acciones contra las 'doulas', nuevas 'expertas' en embarazos

La Federación de Matronas ha iniciado una ronda de contactos con Sanidad para pedir acciones contra las llamadas doulas, expertas en embarazos no cualificadas

Foto: Una matrona toma la huella dactilar de un recién nacido en un hospital de Ávila. (EFE)
Una matrona toma la huella dactilar de un recién nacido en un hospital de Ávila. (EFE)

Hay quien las considera expertas en embarazos a pesar de no ser cualificadas. Hay quien dice que son las coaches de las futuras madres y acompañantes espirituales. Tienen defensoras y muchas detractoras. Ellas se autodefinen como un “apoyo psicológico, emocional y empático a otras mujeres durante el embarazo, parto y posparto”, y afirman ser “profesionales de nacimientos y crianzas” que resuelven dudas que el ginecólogo no responde en consulta.

Lo que está claro es que se llaman doulas y son un colectivo de mujeres que en las últimas semanas ha puesto en pie de guerra a las matronas de toda España, preocupadas por lo que consideran un intrusismo total. Las profesionales sanitarias critican el hecho de que personas sin titulación ni preparación específica ejerzan las labores de salud sexual y reproductiva propias de las comadronas.

Así lo afirma a este diario la presidenta de la Federación de Asociaciones de Matronas de España (FAME), Cristina Martínez: “Ya existe un profesional cualificado en el mercado que se ocupa de este campo, y lo hace con las capacidades y garantías que le otorga una formación de cuatro años (la carrera universitaria de Enfermería), más dos años de especialidad (para ser matrona), una vez aprobada la oposición correspondiente (EIR)”. Pero más allá del intrusismo profesional, la representante de la FAME insiste en que lo preocupante son los errores que pueden producirse para la mujer y el recién nacido: “Existen riesgos, claro que sí, porque pueden surgir complicaciones durante el proceso del embarazo que este colectivo no es capaz de solucionar ni afrontar porque no están capacitadas para ello. Además, están exentas de responsabilidad, mientras que en los hospitales hay controles rigurosos y constantes de calidad del trabajo que hacen las matronas”.

placeholder

Frente a esta situación, la federación de matronas se está movilizando y ya ha iniciado una ronda de contactos con el Ministerio de Sanidad para que tome cartas en el asunto. Por el momento, están recabando información y elaborando informes para poner enconocimiento a las autoridades, yel objetivoes que próximamente la cartera que dirige Ana Mato comunique una decisión acerca de este colectivo. “No sabemos si se regulará, se prohibirá o se confirmará que es un caso de intrusismo profesional”, afirma la presidenta, pero “la obligación del Gobierno es regular las actividades que afectan a la salud de la sociedad”.

En internet también ha arrancado la cruzada:ya circula una petición en la plataforma change.org para que el Ministerio prohíba la actividad de las doulas. Pero no es la única. El disgusto que les han causado algunas informaciones en los medios de comunicación han provocado quejascomo, por ejemplo, otra demanda en la misma plataforma que ya cuenta con más de1.200 firmas para pedir que Antena 3 se retracte de una información en la que iguala a matronas y doulas.

Pero ¿qué son exactamente las doulas? Esta figura llegó a España hace tres años tras el éxito alcanzado en otros países europeos, especialmente anglosajones y nórdicos. En nuestro país hay inscritas 72 en las distintas comunidades autónomas a excepción de Asturias, Navarra, Islas Baleares, Murcia y Extremadura, que por el momento no cuentan con ningún registro en la página oficial. Sin embargo, según han explicado a este diario algunas matronas de la federación, las hay que ejercen sin estar apuntadas en la web.

María Arroyo, creadora y responsable de la página doulas en España, defiende su actividad asegurandoa este diario que “en ningún caso se trata de intrusismo profesional porque no desarrollan el mismo menester que las matronas: “Una doula que hace bien su trabajo no interviene en procesos como el parto sin que esté presente una matrona colegiada, porque no es su competencia. La labor de las doulas es más emocional y psicológica”.

El funcionamiento básico a la hora de contratar una doulaes siempre el mismo: la mujer embarazada se pone en contacto con una de ellas, se concierta una primera visita, en la que la asistente explica su labor: le dará apoyo emocional y personalizado durante todo el proceso de la maternidad, aconsejando e informando a través de su experiencia. Según ha podido saber este diario, las sesiones individuales tienen un precio que oscila desde los 30 a los 60 euros, aunque la cifra concreta se pacta entre las dos partes una vez efectuado el primer encuentro. Dependiendo de las necesidades de las futuras madres, pueden contratar un pack con las visitas que consideren oportunas –una o dos veces al mes, por ejemplo– y la tarifa puede sufrir descuentos.

Contratar los servicios de una doula durante las últimas semanas del embarazo (llamado 'periodo de guardia') junto con los primeros días del posparto puede costar entre 600 y 1.000 euros.

Según ha podido confirmar este diario a través de distintas doulas de la Comunidad de Madrid y alrededores, la atención en las últimas semanas del embarazo (de la 38 a la 42, considerándose el periodo de guardia en el que la mujer se puede poner de parto en cualquier momento) junto con los primeros días del posparto, en los que se establece el vínculo y se controla la lactancia, unadoulapuede llegar a costardesde 600 a 1.000 euros.

Uno de los motivos que responde a la moda de contratar una doula es la tendencia de la sociedad actual a buscar un parto natural y lo menos medicalizado posible. Aunque uno de sus principios básicos es “aconsejar pero nunca convencer”, las matronas insisten en que las mujeres que han contado con la ayuda de estas coaches durante su embarazo se muestran más reticentes a ponerse la epidural en el parto o recibir tratamientos médicos en el posparto aunque los puedan necesitar.

Para Cristina Martínez (FAME) el auge de las doulas en España podría tener su origenen la crisis económica también. Algunas de ellas son antropólogas o sociólogas que buscan nuevas salidas laborales al no encontrar un campo donde ejercer.Muchas otras carecen de titulación universitaria y son profesoras de yoga y otras actividades espirituales. El denominador común en todas suele serla maternidad. “La mayoría han pasado por una experiencia de maternidad muy intensa, pero eso desde luego no las hace competentes. Esto puede funcionar en grupos de autoayuda que actúan de manera voluntaria y altruista, pero no de manera profesional”, insiste Martínez, convencida de que en el sector sanitario, precisamente,no se puede consentir ningún intrusismo profesional que ponga en riesgo la salud de las personas.

Hay quien las considera expertas en embarazos a pesar de no ser cualificadas. Hay quien dice que son las coaches de las futuras madres y acompañantes espirituales. Tienen defensoras y muchas detractoras. Ellas se autodefinen como un “apoyo psicológico, emocional y empático a otras mujeres durante el embarazo, parto y posparto”, y afirman ser “profesionales de nacimientos y crianzas” que resuelven dudas que el ginecólogo no responde en consulta.

Embarazo Ministerio de Sanidad
El redactor recomienda