Es noticia
Menú
Fajardo, abogado en Spanair y letrado defensor del maquinista de Santiago
  1. Sociedad
GRANADINO DE 48 AÑOS AFINCADO EN MADRID

Fajardo, abogado en Spanair y letrado defensor del maquinista de Santiago

Paulino Fajardo tiene 48 años y vive a caballo entre Madrid y Londres. Aficionado al rock, el running y las motos, será el abogado de Jose Garzón

Foto: Paulino Fajardo.
Paulino Fajardo.

Paulino Fajardo es el nexo de unión entre el accidente de Spanair, que ocurrió hace ya cinco años, y el reciente siniestro del Alvia, del que este sábado se cumple un mes. Fajardo se encargó de representar a los técnicos de mantenimiento que revisaron el avión de Spanair antes de despegar, y que salieron absueltos de todo cargo dejando como únicos culpables del suceso a los pilotos fallecidos; ahora, ejercerá de representante legal del maquinista del tren accidentado en Santiago.

En el atestado policial del 24 de julio ya aparece el nombre de este abogado granadino. Tras la lectura de sus derechos a Francisco Garzón -quien dirigía el Alvia el fatídico 24 de julio-, y según este documento oficial, el maquinista deja constatado que “desea ser asistido por el Letrado particular D. Paulino José Fajardo Martos”.

Nacido en Granada hace 48 años, tiene su residencia en Madrid pero vive a caballo entre la capital española y Londres. Es socio del bufete DAC Beachrift, una empresa internacional con más de 2.000 trabajadores y oficinas en cuatro continentes. Desde este despacho, restan importancia a la presencia de Fajardo en dos de los accidente más importantes de la historia del transportes en España. “La razón es que este bufete tiene una gran experiencia en temas de seguros y, en concreto, Fajardo tiene un gran prestigio en estos casos”, explican.

Granadino con gran prestigio internacional

Abogado especializado en defensa de asuntos civiles, penales y administrativos en diferentes campos (riesgos políticos, energía, construcción, transporte, aviación, etcétera) es también un reconocido experto en la mediación internacional. Es Mediador Acreditado (CEDR) y confiesa ser un “creyente” de esta técnica para resolver los conflictos.

Paulino Fajardo, tercero por la izquierda. Licenciado en la Universidad de su ciudad, es un habitual orador y conferenciante sobre las áreas que domina, así como colaborador en organizaciones sin ánimo de lucro relacionadas con su profesión, como la Asociación Española de Gerencia Española de Riesgos y Seguros.

“Es un ponente habitual, formó parte de la Junta Directiva, patrocina nuestros eventos… es una bellísima persona”, explican desde esta organización. Su última intervención fue en abril de este año en el curso Gestión práctica de siniestros, la visión de sus diferentes protagonistas. Su ponencia se centró en la perspectiva legal, el uso de la mediación y los códigos de buenas prácticas.

Se doctoró en Filosofía del Derecho, Política y Moral y terminó los estudios de Protección Internacional de los Derechos Humanos en la Universidad del País Vasco.

Rock, motos y ‘running’

Al periódico Ideal de Granada le confesó ser un amante de su tierra, donde pasa sus vacaciones, y un enamorado de la música rock y pop (es fan de Lori Meyers). Motero por excelencia, tiene una Harley Davidson, y deportista nato que nunca olvida meter sus zapatillas de correr en la maleta.

El año pasado participó en el Rock’n Roll Marathon de Madrid por una buena causa. Dac Beachcroft se comprometió a donar 10 euros por cada kilómetro recorrido por el personal de la compañía a la fundación NIPACE, que presta asistencia a niños con parálisis cerebral. La donación final fue de 2.100 euros.

Fajardo se encuentra actualmente fuera de su despacho, probablemente en Motril, y evita hablar con los medios de comunicación. Su arduo trabajo en el caso del Alvia será bien distinto del de Spanair: mientras los técnicos de mantenimiento del avión nunca admitieron responsabilidad en el accidente, el maquinista ya reconoció en su primera declaración una imprudencia.

Paulino Fajardo es el nexo de unión entre el accidente de Spanair, que ocurrió hace ya cinco años, y el reciente siniestro del Alvia, del que este sábado se cumple un mes. Fajardo se encargó de representar a los técnicos de mantenimiento que revisaron el avión de Spanair antes de despegar, y que salieron absueltos de todo cargo dejando como únicos culpables del suceso a los pilotos fallecidos; ahora, ejercerá de representante legal del maquinista del tren accidentado en Santiago.

El redactor recomienda