EL MAQUINISTA, DE ALTA E IMPUTADO POR HOMICIDIO IMPRUDENTE

Feijóo denuncia presiones económicas para que la investigación acabe pronto

"Hay muchos intereses en juego. Pero pedir que una investigación concluya a las pocas horas no es investigar, sino especular", ha asegurado.

Foto: Núñez Feijoo junto a los ministros Pastor y Férnandez Díaz. (EFE)
Núñez Feijoo junto a los ministros Pastor y Férnandez Díaz. (EFE)

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, seguró en rueda de prensa el sábado que hay "muchos intereses económicos" en el accidente del Alvia y reclamó que para poder investigarlo "hace falta tiempo". "Hay concursos internacionales de construcción de alta velocidad en los que España participa y hay muchos intereses en juego. Pero pedir que una investigación concluya a las pocas horas no es investigar, sino especular", aseguró. "Dejemos que los técnicos hagan su trabajo. Investigar es lo contrario de precipitarse". Ha sostenido también que tanto el Gobierno gallego como el central tienen "todo el interés del mundo" en que se concreten "todas y cada una de las causas" que llevaron a este "fatal" suceso.

Feijóo recordó que la conexión de alta velocidad entre Madrid y Galicia aún no ha concluido -está previsto que se termine en 2018- y hasta que eso no pase no puede tener la consideración de tal. Por su parte, la ministra de Fomento, Ana Pastor, ha defendido que los ferrocarriles españoles y en especial la alta velocidad son completamente seguros y ha sostenido que los recortes en el mantenimiento del sistema ferroviario español se han llevado a cabo "cumpliendo todos los requisitos de seguridad recogidos en el ordenamiento jurídico español y europeo" y "los operarios tienen que cumplir esos requisitos".

Un día después de que el presidente del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), Gonzalo Ferre, asegurase que el maquinista del tren siniestrado tenía que haber recibido un aviso de reducir la velocidad cuatro kilómetros antes de llegar a la zona del accidente, Pastor no quiso entrar en esos detalles. Eso sí, recordó en alusión a esas declaraciones que "lo que dicen los técnicos" es "cuánto tiempo tarda un tren en bajar la velocidad". "En España hay unas normas de seguridad, que tienen que ver con la vía, con el tren y quien opera el ferrocarril; la investigación lo que tiene que esclarecer es si se han cumplido esas normas que marca el ordenamiento jurídico", insistió. Una investigación que, en su opinión, "se está respetando por parte de todos".

El maquinista declarará mañana

Por otro lado, el maquinista del Alvia que descarriló en Santiago, Francisco José Garzón, ha sido dado de alta y trasladado a dependencias policiales como imputado "por un presunto delito de homicidio por imprudencia", según ha confirmado el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz.

El maquinista no prestará declaración a lo largo del día de hoy como habían anunciado fuentes de la investigación en las últimas horas, sino que deberá hacerlo mañana domingo en el Juzgado que ha asumido la instrucción judicial del accidente. Sin embargo Garzón, que ha sido dado de alta en la mañana de este sábado y trasladado a dependencias policiales, ha vuelto a negarse a prestar declaración ante la Policía.

La declaración del maquinista, que el viernes ya se acogió a su derecho a no declarar ante la Policía en el hospital, se retrasa para aprovechar al máximo el límite legal de 72 horas que puede pasar a disposición policial con el objetivo de concederle más tiempo a los investigadores para recabar el máximo número de pruebas con las que elaborar el informe más completo posible, que permita al juez realizar un interrogatorio preciso y exhaustivo. Tras la declaración del maquinista, el titular del juzgado de instrucción número 3 de Santiago decidirá si decreta medidas cautelares contra él o bien lo deja en libertad.

Probablemente, aunque las diligencias permanecen secretas, el juez también señale la declaración como testigo en la causa del segundo maquinista del tren, que en el momento del accidente no se encontraba en la zona de mando de la máquina.

Continúan las autopsias

Durante este sábado se seguirán practicando las autopsias de las tres últimas víctimas mortales que quedan por identificar, y cuya identidad podría conocerse a lo largo de este mismo sábado, según especificó el propio ministro del Interior. Se cruzarán los datos de familiares de los desaparecidos con la información de los restos que permanecen sin identificar. También se ha ordenado trasladar las pertenencias de los pasajeros, que hasta ahora se encontraban en la morgue instalada en Fontes do Sar, al pabellón deportivo Rosalía de Castro (calle de San Clemente, 3). El sistema habilitado para su entrega comenzará a funcionar hoy, sábado, de 18 a 22 horas; y domingo y lunes de 9 a 14 y de 16 a 22 horas.

Además, se han remitido a Madrid 37 restos humanos para tratar de averiguar si pertenecen a los heridos, a las víctimas o a un fallecido sin identificar. En este caso, según fuentes de la Policía Científica, se prevé que el resutado tarde unos días en conocerse.

Después de que el viernes el maquinista se negase a prestar declaración policial en la habitación del Hospital Clínico en la que permanece ingresado, el Juzgado de Instucción número 3 de Santiago de Compostela ha decidido prolongar varias horas más su puesta a disposición judicial. El límite legal para hacerlo se establece en 72 horas y no se cumplen hasta las 19.40 horas de mañana domingo.

Sociedad
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
45 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios