Es noticia
Menú
Los otros 'españoles por el mundo'
  1. Sociedad
EL CINEASTA RUBÉN HORNILLOS PREPARA UN DOCUMENTAL SOBRE LOS JÓVENES OBLIGADOS A EMIGRAR

Los otros 'españoles por el mundo'

Hay otros españoles por el mundo que no salen en la tele enseñando sus magníficas casas en los mejores barrios de ciudades donde encontraron al amor de su vida y

Hay otros españoles por el mundo que no salen en la tele enseñando sus magníficas casas en los mejores barrios de ciudades donde encontraron al amor de su vida y donde decidieron quedarse. Desde 2008, 400.000 españoles se han registrado en consulados y embajadas de todo el planeta, 100.000 de ellos solo el año pasado. Pueden ser muchos más, porque la mayoría no se registran en los consulados si no hay elecciones. Su viaje no es una elección, sino un último recurso al que, sin otra alternativa en perspectiva, se han visto forzados. Los exiliados en los que se ha fijado el cineasta alicantino afincado en Los Ángeles Rubén Hornillo para hacer un documental que explique cómo viven los jóvenes obligados a salir de su país.

"Lo que me sorprende es haber sido el primero en tener la idea de hacer un documental sobre este tema, o en haberla planteado públicamente. Se me ocurrió a raíz del 25-S. Cuando vi a policías agrediendo a los ciudadanos pensé que tenía que hacer algo. Además, cada mes dos o tres amigos míos se van del país. Se habla mucho de la tasa de desempleo juvenil en los menores de 25 años, el 57%. Yo en cambio creo que el auténtico drama es el de aquellos que se han licenciado o diplomado en plena crisis. Esa gente, que ahora tiene de 25 a 30 años, creo que son las verdaderas víctimas, ya que para ellos es prácticamente imposible encontrar trabajo. La percepción que tengo de , es que de cada diez hay uno con un trabajonormal(es decir, 40 horas semanales decentemente pagadas), 3 haciendo trabajofreelanceo a jornada parcial con condiciones precarias que les obligan a vivir con sus padres, y el resto en el paro", enumera.

Hornillo quiere rodar su documental este verano, y recauda los 33.000 euros que necesita por medio del . Una cifra extremadamente baja si se tiene en cuenta que pretende filmar enEuropa, Asia, Australia, América Latina y Estados Unidos. No es un capricho: "En el discurso predominante en los mediosse cree que el español solo se va exiliado a Alemania o a Inglaterra, cosa que aparte de no ser cierta, resta mucho dramatismo al problema. Un exiliado en Europa puede plantarse en España por 80 euros para pasar el fin de semana. También está en la misma franja horaria, lo que facilita mantener el contacto con los seres queridos a través de las redes sociales,skype... La realidad es que,las migraciones a América, Asia y Australia están aumentando en númeroe irse a uno de estos destinos es totalmente distinto. Cualquier viaje a España te cuesta 600 como mínimo. Cuandotu pareja otus padres duermen tú estás trabajando, lo cual dificulta la comunicación con ellos a pesar de la tecnología. Y el choque cultural es mucho más intenso, el sentimiento de alienación es brutal".

De momento, se puede ver un adelantode la película, producido a coste cero, que Hornillos ha hecho a base de testimonios de amigos, y amigos de sus amigos. Son los de Ana, de 27 años, camarera en un restaurante griego de Miami;Diana, que trabaja en la Universidad de Medellín (Colombia); Joan, de 31 años, que vive en Edimburgo... "Pedí testimonios grabados con lawebcam.De los que me llegaron hice una selección para tener un equilibrio de niveles de formación, geografía y campos de trabajo, pero quiero ser más riguroso cuando ruede el documental. Quiero reflejar cómo es la situación del que ha hecho una FP, del que tiene un doctorado, del que tiene el graduado escolar, del que es soltero, del que está casado, del que es hombre, de la mujer… y encontrar los puntos en común entre ellos.Esta es la historia de mi generación".Sus historias no son felices. "Alguna habrá, pero todas están motivadas por la imposibilidad de crecer como personas en el país que les vio nacer".

De momento, lo que sus protagonistas tienen en común es que se fueron por obligación y ninguno tiene billete de vuelta. Les llamarán emigrantes, pero ellos se consideran exiliados porque la política es responsable de la situación que les obligó a huir. "Exiliados", así se definen. No "talento exportado" ni parte de algo llamado "movilidad exterior". Cuando Hornillos escucha a la ministra de Empleo,Fátima Báñez, hablar así se siente "engañado". "La movilidad exterior va relacionada con la formación los programas temporales de intercambio. Y la exportación de talento, pues sí que se da pero no debería ser motivo de orgullo. ¿Debemos sentirnos orgullosos por exportar un producto a un precio menor que no da para cubrir costes porque es la única alternativa? ¿Si a mí me cuesta 1 euro producir una naranja y luego la vendo a Alemania por 20 céntimos debería estar orgulloso? Eso es lo que está pasando con el talento español.Los países que reciben este talento están obteniendo talento devaluado. Toda una ganga para ellos. La realidad es que, un país en el que la mayoría de las personas formadas no pueden optar una vida digna es un país fracasado".

De aventureros a exiliados

Españoles en el Mundonació justo antes de la crisis, en el momento en el que mejor se encontraba España económicamente. "Era un gran programa en el que el espectador podía,por una parte,conocer un país a través de una mirada similar a la suya, ypor otra parteconocer a españoles aventureros, en una época en la que las circunstancias quizás nos hicieron demasiado cómodos", dice. "Los sujetos deEspañoles en el Mundoresponden más al perfil al que tanto le gusta hacer referencia la ministraBáñez. Ellos sí que son aventureros. Eso sí que es movilidad exterior. La mayoría de los casos, son profesionales cualificados que deciden emigrar por motivos como el amor a una persona, o a una cultura, o unas condiciones laborales superiores a las de España. A veces nos olvidamos de que en la España precrisis, el subempleo ya era muy preocupante... ya nos hemos olvidado de los mileuristas.En el caso deEspañoles en el Exilio, los sujetos se han ido al extranjero a pesar del amor que tengan hacia su familia, sus parejas, amigos... Se van porque en España no encuentran opcionesdetener una vida digna. Todos ellos querrían vivir en España".

500.000 exiliados pueden llamarte la atención, pero ver los problemas de cinco o diez de ellos en la pantalla, su día a día... es más potente a la hora de crear una conciencia sobre el problemaRubén no trata de hablar en primera persona a través de su documental. Su situación es distinta. se marchó hace tres años a Los Ángeles para estudiar un Máster de Producción en el American Film Institute y ahora intenta abrirse camino allí como productor. Acaba de producir su primer largometraje de ficción, , dirigido por el venezolano Joel Novoa y financiado a través del programa Ibermedia, que se estrenará en España a finales del 2013. También produjo en el 2012 el cortometraje Goldenstate, sobre las consecuencias de los desahucios en Estados Unidos. Españoles en el Exilio será su primer proyecto como director de un largometraje documental.

"El crowdfunding es una manera rápida para hacerlo si consigues llegar a la meta. Si no, también es una buena manera de probar la recepción del proyecto en la opinión pública. En nuestro caso, no podríamos estar más contentos. Desde que empezamos la campaña hace un mes, hemos aportado nuestro granito de arena para que la gente pueda ver el lado humano del problema más allá de los números. 500.000 exiliados pueden llamarte la atención, pero ver los problemas de cinco o diez de ellos en la pantalla, su día a día, lo que añoran de España, el esfuerzo épico que hacen para integrarse en una cultura ajena, trabajar, muchas veces, en trabajos para los que están sobrecualificados, ver como se rompen familias y parejas, como se crean nuevas familias... es más potente a la hora de crear una concienciasobre elproblema que un constante fluir de cifras.

¿Y espera con todo esto que algo cambie?"Espero una reacción política, que no es lo mismo que una reacción de la clase política".

Hay otros españoles por el mundo que no salen en la tele enseñando sus magníficas casas en los mejores barrios de ciudades donde encontraron al amor de su vida y donde decidieron quedarse. Desde 2008, 400.000 españoles se han registrado en consulados y embajadas de todo el planeta, 100.000 de ellos solo el año pasado. Pueden ser muchos más, porque la mayoría no se registran en los consulados si no hay elecciones. Su viaje no es una elección, sino un último recurso al que, sin otra alternativa en perspectiva, se han visto forzados. Los exiliados en los que se ha fijado el cineasta alicantino afincado en Los Ángeles Rubén Hornillo para hacer un documental que explique cómo viven los jóvenes obligados a salir de su país.