LA CRISIS DISPARA EL INTERÉS POR LA DIVULGACIÓN FINANCIERA Y POLÍTICA

El sorprendente 'boom' del ensayo económico

Una de las pocas consecuencias positivas del periodo incertidumbre que se ha apoderado de España es el auge de la literatura económica. La crisis financiera e

Foto: El sorprendente 'boom' del ensayo económico
El sorprendente 'boom' del ensayo económico
Autor
Tags
    Tiempo de lectura6 min

    Una de las pocas consecuencias positivas del periodo incertidumbre que se ha apoderado de España es el auge de la literatura económica. La crisis financiera e institucional ha despertado un interés sin precedentes por autores y materias que antes sólo suscitaban la atención del selecto mundo académico. De algún modo, los libros parecen haberse convertido en los catalizadores del malestar que la gestión de la clase dirigente está generando en los ciudadanos.

    El fenómeno ha tenido un efecto inmediato en el mercado editorial. Enrique Pascual, director de las librerías Marcial Pons, especializadas en obras de no ficción, asegura que pese a la dureza de la situación sus ventas se han mantenido constantes gracias al tirón del género divulgativo. "En los años de bonanza, lo que más interesaba a la gente eran los manuales para inversores en bolsa o de management. No había muy buenos ensayos y los pocos que había apenas despertaban la atención de la gente”, explica Pascual. “Como mucho, se vendía el libro que saca todos los años Paul Krugman con su recopilación de artículos en The New York Times y las obras de Joseph Stiglitz”, apunta.

    Sin embargo, la situación ha dado un giro copernicano. Ahora, a sus librerías llegan lectores continuamente buscando datos e interpretaciones sobre la situación que atraviesa su economía y la de todos. De pronto, parece haber brotado un espíritu crítico. Y los libros son la gasolina que lo mantiene al tanto. “Demuestra que la gente ya no está dispuesta a creerse cualquier cosa. Hemos estado bastante tiempo demasiado aborregados. Como todo funcionaba -cree Pascual- nadie se preocupaba por nada”. Los números rojos han terminado con ese aletargamiento.

    Éxito entre el gran público

    El nuevo interés llega a los grandes distribuidores. Fnac confirma la tendencia. En opinión de Fernando Jiménez, jefe de producto de la dirección de libros de la multinacional gala, uno de los motivos de este esplendor es que "hay una extraordinaria desconfianza hacia lo que cuenta la clase política y prefiere ir a los expertos, a los premios Nobel de economía, a los profesores universitarios, a los investigadores y fundamentalmente a los que dicen cosas diferentes, a veces para encontrar esperanza y a veces para armarse de razones".

    Deusto, del Grupo Planeta, es una de las editoriales que más está aprovechando el surgimiento de esta demanda. "La gente quiere saber que está pasando y qué es lo que va a ocurrir, y para ello acude a textos de referencia", sostiene Roger Domingo, director editorial de libros de empresa de Planeta. La oferta sobrepasa cada vez más los clásicos libros de management para entrar en el análisis y la divulgación económica. "Diría que hay tres tipos de público diferentes", señala Domingo. "Por un lado están aquellos que buscan conocer qué es lo que ha ocurrido y cómo hemos llegado hasta aquí, quiénes son los culpables, qué es bueno, qué es malo... Luego un segundo público más cultivado que ya tiene conocimientos en la materia y que en realidad busca obras que reafirmen sus opiniones, que pretende cargarse de más razones. Y en tercer lugar, hay lectores que lo que realmente buscan son modelos económicos alternativos a los que se han planteado hasta ahora". Los más numerosos, ha constatado Domingo, son los del primer grupo.

    La nueva demanda ha hecho que obras como Historia del Análisis Económico, de Joseph Schumpeter, por ejemplo, que llevaba años descatalogada, vuelva a las estanterías. "Es un libro gordo, difícil y caro, pero se vende porque ahora hay un interés por este segmento. Hace cinco años era impensable”, subraya. “Puede decirse que, de algún modo, la crisis ha beneficiado al sector editorial del ensayo".

    Batalla ideológica

    El despertar de esta búsqueda de explicaciones ha generado una batalla editorial entre los dos grandes enfoques económicos. Como apunta el responsable de la editorial Planeta, "en el debate entre autores  marxistas-keynesianos y seguidores de Hayek o liberales, podría decirse que ganan los primeros en número de obras porque sus autores son más numerosos, pero en cuanto a ventas el segundo público es mucho más comprador de libros". Es el caso del profesor español Juan Ramón Rallo, uno de los autores de divulgación económica más vendidos, curiosamente, a pesar de que defiende las posturas liberales que el mainstream nacional ha terminado señalando como culpables de esta recesión. No obstante, también Marx ha vuelto a tener tirón por el replanteamiento absoluto que ha provocado el derrumbe del sistema. Obras como ¿Por qué Marx tenía razón?, de Terry Eagleton, se han colocado entre las preferidas del gran público.

    Ni la crisis ni la entrada del libro electrónico han impedido que los sellos que dirige Domingo, todos de no ficción, hayan crecido un 20% desde 2007. En su opinión, el auge de este tipo de obras no es una moda literaria al estilo de las novelas eróticas para mujeres que han brotado al socaire del súperventas Cincuenta sombras de Grey. Al contrario, el director editorial de la primera firma de publicaciones española considera que se trata de una demanda que permanecerá y que viene a "poner fin a un déficit en conocimientos financieros" que, a su juicio, "existía en la sociedad española" en comparación con otros países del primer mundo. "Antes la gente se fiaba de lo que le aconsejaba el director de la oficina de su banco, pero eso ha cambiado para siempre”, señala. “El susto ha hecho que la gente quiera informarse". 

    La importancia de lo político

    La economía parece imponerse pero también se ha despertado el interés por las obras de contenido político. Fnac considera un hito, en este género, la célebre obra Indignáos de Stephen Hessel, que algunos creen el germen intelectual del movimiento 15-M. El propio movimiento acabó convirtiéndose en un género autónomo, aunque el fenómeno, al menos en su vertiente editorial, parece estar desvaneciéndose. Con todo, según apunta Fernando Jiménez, "siempre hay obras de divulgación política y económica en el ranking de los libros más vendidos". El libro ¿Por qué fracasan los países?, sobre la influencia de la configuración estatal en la creación de riqueza, se sitúa entre los más solicitados de todos los géneros, también inconcebible antes del estallido financiero. La obra del profesor y político Francisco Sosa Wagner El Estado sin territorio, que disecciona la España de las autonomías, es otro de los que ha encontrado una excelente acogida. 

    Para Enrique Pascual, contribuirá a la pervivencia del fenómeno la calidad de las obras. A su juicio, no se trata de meros resúmenes, sino ensayos “muy bien escritos por autores que han decidido pasarse a la divulgación para tratar de explicarle a los ciudadanos cómo funciona la economía”. “Hay muchos títulos pero destacaría el nivel. Los grandes autores se han puesto a escribir de verdad”, remata.
    Sociedad
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    5 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios