La muerte de la menor ingresada eleva a cuatro las víctimas del Madrid Arena
  1. Sociedad
EL SUP DENUNCIARÁ QUE EL RECINTO CARECÍA DE LICENCIA

La muerte de la menor ingresada eleva a cuatro las víctimas del Madrid Arena

La joven ingresada en el Hospital 12 de Octubre tras el aplastamiento en la fiesta del Madrid Arena ha fallecido este sábado a las 8.50 horas, según han informado

Foto: La muerte de la menor ingresada eleva a cuatro las víctimas del Madrid Arena
La muerte de la menor ingresada eleva a cuatro las víctimas del Madrid Arena

La joven ingresada en el Hospital 12 de Octubre tras el aplastamiento en la fiesta del Madrid Arena ha fallecido este sábado a las 8.50 horas, según han informado fuentes hospitalarias. Belén Langdon, de 17 años, se encontraba en estado muy crítico, en cuidados intensivos, desde que ingresó al hospital el pasado jueves. Su muerte eleva a cuatro el número de fallecidos en la multitudinaria fiesta de Halloween; las otras tres víctimas son chicas de 18 años que también murieron aplastadas en la estampida humana que se produjo en uno de los pasillos del pabellón, supuestamente tras el lanzamiento de una bengala.

Los padres de la menor, a los que la tragedia sorprendió de viaje en Brasil, acudieron a primera hora de la tarde de ayer al citado hospital tras aterrizar en el aeropuerto de Barajas. Desde esta mañana un nutrido grupo de periodistas se encuentran en la puerta de urgencias del Hospital Doce de Octubre, donde han coincidido con alrededor de ocho jóvenes, amigos de la menor, que habían acudido al centro para conocer su estado. Al comunicarles los periodistas el fallecimiento, algunos no daban crédito de la noticia y esperaban a que algún familiar se lo confirmara, mientras que otros rompían a llorar y se abrazaban entre ellos.

La otra joven herida que se encuentra ingresada en la Fundación Jiménez Díaz se mantiene también en estado crítico. Un portavoz del centro hospitalario ha señalado que eso indica que no es cierto que no se tema por su vida. Las mismas fuentes han indicado que la herida, M.T.A.V., madrileña de 20 años de edad, "no está pendiente de ninguna intervención quirúrgica".

La joven presenta severos problemas derivados del aplastamiento. La madrugada del jueves y como consecuencia de la avalancha, las dos muchachas estuvieron durante varios minutos en parada cardiorrespiratoria, de la que los sanitarios del Samur pudieron sacarlas.

"Entró con el DNI de una amiga mayor" 

Los guantes negros con uñas doradas que eligió para la noche de Halloween fueron decisivos para identificarla horas después de la avalancha en el Hospital Doce de Octubre. La menor de edad guardaba en uno de los bolsillos de sus vaqueros un DNI que no coincidía con su huella dactilar, algo que desconcertó al personal sanitario que la atendía. “Entró con el de una amiga mayor de edad, por eso no la identificaban”, reconoce una de sus amigas a El Confidencial.   

Belén y cinco amigas decidieron comprar anticipadamente las entradas del Thriller Music Park por 22 euros. Los que las adquirieron en el momento llegaron a pagar hasta el triple. Dentro, la copa se pagaba a ocho euros. Acudieron al recinto en metro desde La Moraleja, el exclusivo barrio madrileño situado a diez kilómetros del centro de la capital donde viven con sus padres. Todas estudian en Aldeafuente, un colegio privado solo para chicas. Belén ya está en el segundo curso del bachiller de Ciencias Sociales. 

Ninguna alcanza la mayoría de edad, pero las que no consiguieron que alguna amiga de 18 años les prestara su identificación tampoco lo necesitaron. “Nadie nos pidió nada al entrar, ni siquiera nos registraron los bolsos. Pero si nos lo hubieran pedido, cualquier adulto que ya estaba dentro nos lo hubiera pasado”, relata una de las jóvenes. La idea que tenían era, una vez clausurada la fiesta, dormir todas juntas en una casa. Belén, la menor de siete hermanos, jugaba con una baza: su madre se trasladó unos días a Brasil, donde trabaja su esposo. Así que nadie la echó de menos en casa hasta que una de las jóvenes llamó a sus hermanos sobre las once de la mañana, cuando por fin dieron con ella.

"Madrid Arena no tiene, ni ha tenido nunca, licencia de funcionamiento"

"Madrid Arena no tiene ni ha tenido nunca licencia de apertura y funcionamiento. Ningún arquitecto quería firmar porque su estructura no cumplía los requisitos de seguridad y riesgos laborales que exigía el mismo Ayuntamiento (de Madrid)". La denuncia parte del Secretario General del Sindicato Unificado de Policía (SUP, mayoritario en el cuerpo), José Manuel Sánchez Fornet, quien en su cuenta de Twitter asegura que "así consta en actas que en diciembre de 2006 levantó el inspector delegado de seguridad para partidos de baloncesto. Y ya llevaba años funcionando".

El Sindicato Unificado de la Policía presentará este lunes en el juzgado de instrucción número 51 de Madrid, que investiga lo sucedido en el Madrid Arena la noche de Halloween, el escrito policial fechado en 2006, según el cual, el recinto "carecía de licencia de funcionamiento". Sánchez Fornet, ha asegurado que "ese recinto no puede estar abierto en esas condiciones porque no cumple ni la Ley del Deporte de 1990 en cuanto a planes de evacuación y emergencia, ni la Ley de espectáculos deportivos de la Comunidad de Madrid de 1997".

Fornet acusa al Ayuntamiento de Madrid de hacer una "interpretación torticera" de las leyes. Según dice el SUP, el Consistorio apela a la ley de Suelo de 2008 para justificar que un edificio municipal no precisa de licencia de funcionamiento. "Sería curioso que un pabellón que funciona desde 2001 hubiera sido legalizado en 2008", responden desde el sindicato.

Contenido del acta

El escrito está firmado por el funcionario de Policía designado entonces como coordinador de seguridad  para la temporada 2006-2007 de Liga ACB de Baloncesto en el equipo MMT Estudiantes, que entonces disputaba sus partidos como local en el Madrid Arena.

Según relata el acta, con motivo del partido que enfrentaba al Estudiantes contra el Akasvayu el 2 de diciembre de 2006, este coordinador de seguridad se interesó por conocer las medidas de seguridad que debía adoptar el recinto por lo que solicitó su licencia de funcionamiento a la entonces responsable de 'Madrid Espacios y Congresos', el organismo municipal que gestiona el pabellón .

El documento explica que esta responsable le manifestó que "que no podía mostrarla puesto que en ese momento el pabellón "Telefónica Madrid Arena" carecía de licencia de funcionamiento". Este funcionario de policía incluyó en su escrito que la ausencia de esta licencia podría constituir una infracción de la Ley del Deporte y una "infracción muy grave" de la Ley de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas de la Comunidad de Madrid "siendo los órganos de esta última los competentes para la incoación, instrucción y resolución de estas infracciones". El policía afirma que dio traslado de estas conclusiones a "los citados órganos" a efectos de que se iniciase el "procedimiento".

Por último el acta argumentaba que no se hubiese solicitado antes la licencia de funcionamiento porque "el pabellón lleva funcionando más de cuatro años y en el mismo se habían celebrado multitud de espectáculos musicales, deportivos (destacar las competiciones internacionales "Master de Tenis" con periodicidad anual), exposiciones, exhibiciones artísticas y culturales con lo que resultaba impensable que estas actividades se estuvieran efectuando sin licencia municipal de funcionamiento".

"Máxime cuando la propiedad, construcción, mantenimiento y explotación corresponde a una empresa de la misma Institución que otorga las licencias y el ejercicio de las funciones inspectoras de las mismas, es decir, el Ayuntamiento de Madrid", sentenciaba el acto que el lunes será entregado al juez.