Dos testigos de la fiesta de Halloween: “Los de seguridad no dejaron que saliera nadie”
  1. Sociedad
TRES JÓVENES MUERTAS Y DOS EN ESTADO CRÍTICO POR UNA AVALANCHA

Dos testigos de la fiesta de Halloween: “Los de seguridad no dejaron que saliera nadie”

Tres jóvenes murieron en la madrugada del jueves y dos se encuentran en estado crítico tras una avalancha ocurrida en el recinto Madrid Arena. Lo que comenzó

Foto: Dos testigos de la fiesta de Halloween: “Los de seguridad no dejaron que saliera nadie”
Dos testigos de la fiesta de Halloween: “Los de seguridad no dejaron que saliera nadie”

Tres jóvenes murieron en la madrugada del jueves y dos se encuentran en estado crítico tras una avalancha ocurrida en el recinto Madrid Arena. Lo que comenzó como una fiesta multitudinaria, de más de 10.000 personas, acabó  en una tragedia de pisotones y golpes. Algunos de los asistentes consultados por El Confidencial, se quejaron del exceso de aforo y de la seguridad contratada por los organizadores, que no permitieron a muchos jóvenes abandonar el recinto (como puede verse en las imágenes que tomaron algunos asistentes a la fiesta).

Los servicios de emergencias recibieron un aviso sobre las 4.05 de la madrugada para atender a varias jóvenes, de entre 18 y 25 años, que se encontraban en parada cardiorrespiratoria de origen traumático por aplastamiento, posiblemente al sufrir una caída y ser arrolladas, ya que había un gran número de personas concentradas.

Algunos testigos han denunciado que la fiesta se descontroló completamente, según la Policía por el lanzamiento de una bengala. Jorge y Juan, dos jóvenes de Segovia, decidieron pasar la noche de Halloween en la capital y asistieron al ‘Thriller Music Park’ que se celebraba en el Madrid Arena, propiedad del Ayuntamiento aunque alquilada para eventos privados. La entrada por una noche de fiesta costaba 25 euros. 

Sin embargo, la cosa no salió bien. Estos dos jóvenes aseguran que habían estado con anterioridad en este recinto, pero que en esta ocasión “había mucha más gente de lo normal”. “Estábamos apretujados y no podíamos respirar”, dijeron. Sin embargo, los organizadores, la empresa Diviertt S.L., han negado que existiera exceso de aforo, yq que sólo vendieron 9.650 entradas de las 10.600 disponibles.

En esta situación de hacinamiento fue cuando se produjo la avalancha mortal que acabó con la vida de tres personas y dejó dos críticos en el hospital. “Cuando se produjo la avalancha, los guardias de seguridad no dejaron que saliera nadie”, denunciaron enfadados. “La fiesta continuó pese a que habían muerto unas chicas”, aseguran Jorge y Juan.  

El jefe del SAMUR, Fernando Prados, confirmó esta versión. Aseguró que las chicas se encontraban en el momento del suceso en un pasillo y que el evento continuó para "no provocar la alarma entre los asistentes". Desde la empresa municipal Madrid Espacios y Congresos, propietaria del Madrid Arena, negaron cualquier tipo de problema. "No se produjo ningún problema con los accesos de salida del recinto". A través de un comunicado, esta empresa ha dejado claro que "que el lamentable suceso ha tenido lugar por causas ajenas a la infraestructura, condiciones y seguridad del recinto".

En cuanto a las causas del suceso, la Policía, que está investigando el caso, confirmó que una bengala y varios petardos podrían haber originado la estampida. Al parecer, algunos asistentes pudieron confundir las detonaciones con disparos, de acuerdo con fuentes policiales. Algunos testigos aseguraron que vieron las citadas bengalas. Otros, en cambio, no se percataron de ello. “Nosotros no tenemos constancia de que hubieran lanzado una bengala”, dijeron Jorge y Juan a El Confidencial.

Sin control a la entrada

No sólo en el interior del Madrid Arena hubo problemas. La entrada al recinto también fue un caos.No entrábamos en fila, sino todos a mogollón”, denunciaron Juan y Jorge. A esto hay que sumar que “a la entrada no se pedía el DNI para ver si tenías la edad reglamentaria”. 

Las tres jóvenes muertas son de nacionalidad española. En cuanto a las chicas en estado crítico, una es española de 20 años y está ingresada en el hospital Doce de Octubre. De acuerdo con el último parte, continúa en estado "muy crítico" en la UCI. La otra, que permanece en la Fundación Jiménez Díaz, no ha podido ser identificada . Fuentes de la Jefatura Superior de Policía de Madrid confirmaron que dos de las fallecidas tenían 18 años y la tercera 25. 

Según la Policía, la sala, cuya capacidad máxima es de unas 10.000 personas, fue desalojada por los agentes "con total normalidad, lentamente, y sin ningún tipo de incidente de orden público". De hecho, los organizadores fueron bajando la música de forma gradual para que los jóvenes abandonaran paulatinamente la fiesta y favorecer así el desalojo ordenado de la sala, que concluyó en torno a las 06:30 horas.  Muchas horas después, todavía varios coches policiales custodiaban la zona de la tragedia.

En el Madrid Arena, la empresa Diviertt celebraba la noche de Halloween, que ofrecía, por 25 euros, la fiesta 'Thriller Music Park' en una "atmósfera tétrica y divertida conseguida gracias a los efectos visuales y sonoros" con algunos conocidos pinchadiscos, según la página web de Madrid Espacios y Congresos.

Vea el álbum con imágenes de la fiesta