ORDENA DOS NUEVAS PRUEBAS PERICIALES

El juez acusa a José Bretón del asesinato "con alevosía" de sus dos hijos

En cuanto tuvo los informes definitivos sobre la mesa, el juez José Luis Rodríguez Laínz apenas tardó unas horas en cambiar todo el sumario del caso

Foto: El juez acusa a José Bretón del asesinato con alevosía de sus dos hijos
El juez acusa a José Bretón del asesinato "con alevosía" de sus dos hijos

En cuanto tuvo los informes definitivos sobre la mesa, el juez José Luis Rodríguez Laínz apenas tardó unas horas en cambiar todo el sumario del caso Bretón para imputar al padre de Ruth y José "dos asesinatos con alevosía" y con el agravante de parentesco, según informó en la misma puerta de la Audiencia Provincial de Córdoba el abogado defensor, José María Sánchez de Puerta.

José Bretón, en la cárcel desde el 21 de octubre de 2011, deberá volver a declarar ante el juez, titular del Juzgado Instrucción 4 de Córdoba. Esta vez lo hará en calidad de imputado por dos delitos de asesinato, una acusación con la que está de acuerdo la Fiscalía y por la que se podría enfrentar a una pena de hasta 25 años por cada uno de los delitos.

El juez, que ha levantado parcialmente el secreto de sumario, ordenó, además, distintas pruebas periciales a la Policía para poder formalizar la instrucción, que ahora ha dado un vuelco, ya que Bretón estaba imputado hasta ahora por la desaparición de sus hijos. Mientras, el magistrado sigue a la espera del resultado de otras dos pruebas periciales más (aún no precisadas) con las que se busca saber si en los huesos hallados en la hoguera de Las Quemadillas se pueden encontrar restos de ADN que confirmen, ya definitivamente, que Ruth y José fueron incinerados en la parcela de Las Quemadillas por su propio padre.

El cuarto y definitivo informe, del Instituto Nacional de Toxicología, sobre los restos óseos de la hoguera de Las Quemadillas llegó al completo este miércoles a la mesa del juez. El documento asegura, como otros dos informes, que los huesos son humanos y echa por tierra, por tanto, el polémico informe de la forense de la Policía que el 10 de noviembre concluyó que los restos eran de animales.

Cuando acabe la instrucción judicial, José Bretón tendrá que ser juzgado en la Audiencia Provincial de Córdoba por un jurado popular, según han informado fuentes judiciales, que admiten la “complejidad” de poder hallar a unos miembros en Córdoba que no hayan estado “contaminados” por la enorme repercusión que ha alcanzado el caso durante los últimos 11 meses, cuando desaparecieron los niños. Mientras, el abogado defensor de Bretón, José María Sánchez de Puerta, aún no ha avanzado su estrategia de cara al vuelco que ha sufrido la instrucción, a la espera de estudiar los informes a los que, desde este miércoles, puede acceder, tras el levantamiento del secreto de sumario.

Ruth y José, de seis y dos años, desaparecieron el 8 de octubre de 2011. Los dos hermanos estaban pasando ese fin de semana con su padre, José Bretón, que se estaba separando de su mujer, Ruth Ortiz. La última vez que se vio con vida a los niños fue sobre las 13.30 de ese sábado 8 de octubre cuando una cámara los grabó en el interior del coche de su padre, un Opel Zafira verde, entrando a la parcela de Las Quemadillas. A las 17.30, Bretón salió de la parcela, pero ya sin sus hijos, según pudo detectar otra cámara de seguridad.

La fogata y los restos óseos

Aunque el padre sigue sosteniendo que perdió a sus hijos en el parque Cruz Conde de Córdoba, los restos óseos hallados en los restos de la enorme fogata que prendió José Bretón aquella fatídica tarde del 8 de octubre apuntan a que los pequeños hermanos fueron incinerados allí mismo. El mismo 8 de octubre, los policías acudieron a la finca de Las Quemadillas alertados por el Infoca, que habían detectado una enorme columna de humo negro sobre las 17.30. Ya entonces, los agentes pensaron que algo había pasado en el fuego. El 10 de octubre, la responsable forense de la Policía Científica del Cuerpo Nacional de Policía trabajó en los restos del fuego y, en un principio, descartó que los huesos hallados fueran humanos. El 10 de noviembre avaló su tesis con un informe definitivo. Desde entonces, la Policía ha andado de cabeza y tratando de desentrañar la verdad de lo que pasó con Ruth y José.

El pasado mes de agosto, un informe revolucionó el caso. El prestigioso forense Francisco Etxeberria realizó un segundo examen a petición de la familia, con la que él mismo se había puesto en contacto tras recibir las sospechas de quienes habían participado en la investigación, que nunca descartaron la hoguera. Este forense aseguró casi al cien por cien que los huesos eran humanos y que se podía determinar a simple vista por su morfología. Un segundo informe, encargado por el propio Ministerio del Interior, confirmó que los restos eran humanos y que además pertenecían a dos niños de seis y dos años, la edad de Ruth y José.

La imputación de doble asesinato a José Bretón pone fin, a la espera del juicio, al mes de desconcierto (desde que se conoció el primer informe) que ha reinado en todas las esferas de la Policía española por el error inicial en la investigación del caso. La familia de la madre, Ruth Ortiz, ha defendido el trabajo policial de estos meses y ha pedido respeto para poder llorar ya, definitivamente, la muerte de los dos niños.

Sociedad
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
30 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios