"Este pueblo morirá si nos quitan la gestión del Ayuntamiento"
  1. Sociedad
LOS PUEBLOS PEQUEÑOS, PENDIENTES DE LA REFORMA DE LA ADMINISTRACIÓN LOCAL

"Este pueblo morirá si nos quitan la gestión del Ayuntamiento"

En Madarcos hay ocho niños. Hace un año eran solo tres. “Es un milagro que haya crecido la población infantil porque cada vez tenemos menos recursos”,

placeholder Foto: "Este pueblo morirá si nos quitan la gestión del Ayuntamiento"
"Este pueblo morirá si nos quitan la gestión del Ayuntamiento"

En Madarcos hay ocho niños. Hace un año eran solo tres. “Es un milagro que haya crecido la población infantil porque cada vez tenemos menos recursos”, reconoce Juan Carlos García, alcalde del municipio, que no cobra nada por su cargo.

A 85 kilómetros de la capital, escondido en la Sierra Norte de la Comunidad y con 56 habitantes, Madarcos es el segundo pueblo más pequeño de la Comunidad de Madrid. Se organiza en régimen de concejo abierto, es decir, hay un alcalde y los vecinos son los concejales. Actualmente, igual que el resto de pequeñas localidades de España vive pendiente de la reforma de la Administración Local que va a llevar a cabo el Gobierno.

Esta reforma tiene por "objetivo es eliminar las duplicidades, que una administración cubra una competencia”, tal y como afirmó este viernes el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, tras el Consejo de Ministros. La restructuración implicará la reducción del 30% de los concejales en las próximas elecciones municipales (desaparecerán 21.338 concejales y los municipios no podrán tener más de 35), la limitación de los sueldos de los alcaldes (no podrán cobrar más que un ministro)  y la eliminación de mancomunidades cuya sostenibilidad financiera no esté asegurada-el 84% de los ayuntamientos pertenece a una. Estas medidas supondrán un ahorro de 3.500 millones, según el Gobierno.

Sin embargo, en municipios pequeños, como Madarcos, consideran que esta reforma les “mete a todos en el mismo saco. Pueblos como el nuestro no les cuestan dinero. En los grandes municipios es donde gastan más de lo que tienen, hay más personal del necesario, enchufes… ahí es donde tienen que recortar”, señala Juan Carlos.

“Reducir personal es quitar servicios” 

La vida de los pequeños pueblos dependía en gran medida de la existencia de las Coorporaciones Locales, que subvencionaban la contratación de personal. Sin embargo, este año la crisis ha paralizado la iniciativa. “Antes podíamos contratar a un desempleado que en lugar de cobrar el paro lo hacía por llevar a cabo pequeños trabajos para el pueblo, por ejemplo, pequeñas obras y tareas de limpieza y jardinería”.

El consistorio ofrece a los vecinos todos los servicios administrativos que pueden necesitar. Por ejemplo, los trámites con el Catastro, sin tener que desplazarse por ello a Madrid. Sin embargo, “cada vez son menos los servicios que el Ayuntamiento puede ofrecer directamente porque no tenemos presupuesto”, apunta Juan Carlos. 

Este año, los ingresos por impuestos directos de Madarcos serán de 20.000 euros anuales, lo que “nos imposibilita contratar a nadie, ahora solo tenemos un operario media jornada que se encarga de que el pueblo esté decente”.

“Estoy sola. Hace un año trabajábamos cuatro personas en el Ayuntamiento, pero ha habido muchos recortes”, cuenta Rosa, la encargada de llevar el día a día de Madarcos. “Parece que hay poco trabajo, pero no doy abasto”. Después de cinco años en su puesto, hoy teme por su empleo. Junto a la oficina de Rosa está la consulta del médico, que acude dos veces por semana a pasar consulta. "Es complicado que se animen a venir familias con niños si no ofrecemos un servicio diario de atención médica", señala el primer edil. 

Sin embargo, las reclamaciones de los pequeños ayuntamientos por gestionar más servicios no es punto que se contemple en la nueva reforma, que pone de manifiesto, según datos del Instituto de Estudios Fiscales, que el gasto de ofrecer los servicios a los ciudadanos es cuatro veces más caro en los municipios de 5.000 habitantes, que en las grandes localidades. Así, el coste per cápita en estas localidades es de 2.613 euros, mientras que en poblaciones de más de 100.000 habitantes suponen 652 euros.

“La férrea tutela elimina nuestra independencia”

“Por culpa del desfalco de muchos ayuntamientos, de los más grandes especialmente, nos van a someter a una tutela tan férrea que terminaremos dependiendo completamente de las Diputaciones”, denuncia el alcalde de Madarcos.

“Es muy complicado ver cómo tú, que has sido elegido democráticamente, tienes que negociar, con gente elegida a dedo, decisiones que afectan a tus vecinos. ¿Por qué un técnico de la Comunidad de Madrid decide sobre el color de las fachadas de tu pueblo?”. Esta supervisión se llevará a cabo también en el ámbito financiero, en el que un interventor municipal, dependiente de la Administración General del Estado, será el encargado de llevar a cabo un control sobre los presupuestos municipales.

No obstante, la modificación no prevé la supresión de ningún municipio; aspecto que no consuela al alcalde de Madarcos, que cree que "quitándonos competencias, reduciendo la administración local o haciéndonos depender de un municipio más grande nos condenan a desaparecer”.