EL JOVEN NIEGA LA MAYOR Y SE RETRACTA DE ANTERIORES VERSIONES

Un testigo desvela que 'El Cuco' estuvo con Marta del Castillo minutos antes del crimen

La sorpresa saltó en la quinta sesión del juicio del caso Marta del Castillo y no precisamente por la declaración de Javier García, El Cuco, sino

Foto: Un testigo desvela que 'El Cuco' estuvo con Marta del Castillo minutos antes del crimen
Un testigo desvela que 'El Cuco' estuvo con Marta del Castillo minutos antes del crimen
Autor
Tags
    Tiempo de lectura4 min

    La sorpresa saltó en la quinta sesión del juicio del caso Marta del Castillo y no precisamente por la declaración de Javier García, El Cuco, sino por el testimonio de un testigo, Ángel Jesús, amigo de la víctima, que asegura que era él, el propio Cuco, quien iba en la moto con la joven momentos antes del crimen y no Miguel Carcaño, autor confeso de la muerte. Este testigo llegó incluso a acercarse al lugar en el que Carcaño se encuentra en la sala para decir en dos ocasiones que “no” era él la persona que acompañaba a Marta aquella tarde del 24 de enero de 2009.

     

    Ángel Jesús es un joven bordador de pasos de Semana Santa. Mantenía una estrecha amistad con Marta del Castillo. Había quedado con ella aquella tarde en Triana para ir a ver una imagen. La iglesia estaba cerrada, y Marta se fue en la moto minutos después del encuentro. Sin embargo, según este testigo, quien acompañaba a Marta no era Carcaño, como se había dicho en otras declaraciones e incluso vio el padre de la víctima salir de casa con su hija, sino El Cuco. Fue la propia Marta quien se lo dijo, y Ángel lo recuerda como “un chaval morenito, que estaba tapado; canijito…”.

     

    La sorpresa al escucharse esta declaración en la sala fue tal que hubo que proceder a receso. Este testigo había declarado en una ocasión anterior que no recordaba el nombre de la persona que acompañaba a Marta aquella tarde, sólo momentos antes de que se produjera el crimen de la joven en el piso de la calle León XIII de Sevilla.

     

    Alguien apagó el teléfono poco antes del crimen

     

    La declaración de otros testigos amigos de Marta aporta detalles menores sobre el caso. Así, Cristina asegura que la llama a eso de las 20.20 de la tarde, le cuelgan y posteriormente el teléfono está apagado. En esa secuencia horaria Carcaño está con la víctima en su piso, donde la mata presumiblemente de un golpe en la cabeza.

     

    Y otro amigo, Carlos, abunda en que en el piso de León XIII “olía a limpio, todas las puertas estaban cerradas. Había algo raro”. El olor a limpio, declarado ya por otros testigos apunta a la posibilidad de que Carcaño limpiara la sangre de la víctima mientras los dos compinches que se llevaron el cuerpo lo hacían desaparecer.

     

    Llega ‘El Cuco’

     

    La expectación de esta quinta sesión del juicio, sin embargo, estaba en la figura de El Cuco. Javier García, que hoy tiene 18 años y en el momento de los hechos era menor de edad, entró en la Audiencia cubriéndose el rostro con un pañuelo y con una larga melena. Su declaración a preguntas del fiscal fue una cadena interminable de desmentidos. El Cuco negó que hubiera estado en el lugar de los hechos la noche del crimen, que se hubiera llevado del cadáver con Samuel Benítez en un coche para arrojarlo en el Guadalquivir… Lo negó todo porque las versiones anteriores las hizo “presionado por la Policía” o, cuando declaró ante el juez, “por miedo a que le pasara algo a mi madre”.

     

    El Cuco está condenado por este mismo caso en un tribunal de menores a dos años y 11 meses de reclusión, y al pago de más de cuatrocientos mil euros a las administraciones públicas por el coste de la búsqueda del cuerpo de Marta, al que no hará frente por insolvente.

     

    Restos biológicos

     

    La constante negativa de El Cuco a aceptar sus primeras versiones fue especialmente evidente al emitirse un video de la reconstrucción de los hechos con la inclusión de los testimonios de los acusados. Nada tiene que ver aquella secuencia con la que ahora se relata en la Audiencia de Sevilla, y por supuesto en nada se parece lo que El Cuco dijo entonces autoinculpándose y lo que asegura ahora excluyéndose el lugar y el momento de los hechos, en los que, según su testimonio actual, se encontraba de botellota con unos amigos.

     

    Los restos genéticos de El Cuco que se encontraron en el piso debajo de una mesa tienen su origen, según este testigo, en que él llegó a dormir en ese lugar, en posición fetal, con lo que se aleja así de un posible contacto con la víctima, que en algunas versiones aparece violada también antes de morir. No se acuerda de la conversación que pudo tener Samuel, que presuntamente le acompañó a deshacerse del cuerpo, porque estaba “ebrio”. Y, finalmente, y ante la pregunta de si recuerda dónde puede estar el cuerpo de la joven El Cuco responde que “si yo lo supiera ya lo habría dicho”.

    Sociedad
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    18 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios