La increíble historia de un vagabundo que se convirtió en millonario
  1. Sociedad
UN DETECTIVE LO ENCONTRÓ PARA QUE COBRASE UNA HERENCIA

La increíble historia de un vagabundo que se convirtió en millonario

Max Melitzer era un sin techo más, siempre empujando su carrito de la compra por las calles de Salt Lake City, con su ropa sucia y

Foto: La increíble historia de un vagabundo que se convirtió en millonario
La increíble historia de un vagabundo que se convirtió en millonario

Max Melitzer era un sin techo más, siempre empujando su carrito de la compra por las calles de Salt Lake City, con su ropa sucia y andrajosa. Ahora podrá cambiar sus escasas pertenencias por trajes de lujo, un coche y, por qué no, una casa en la que dormir siempre caliente. Su golpe de suerte ha sido una herencia. Melitzer se ha convertido en “rico” tras recibir en herencia el dinero de su hermano fallecido, aunque han tardado meses en encontrarlo para entregarle su premio.

Un investigador privado, David Lundberg, ha recorrido medio Estados Unidos en busca de Melitzer. Finalmente, atrapó a su presa el pasado sábado mientras este mendigo, demacrado, empujaba un carro de la compra. Y allí mismo le dio la noticia: “Ha heredado usted un montón de dinero”. Su hermano había muerto de cáncer hacía un año y le había dejado una importante suma.

Pero para llegar a esta noticia hay retroceder dos meses en el tiempo, los que ha necesitado este investigador para encontrar a Melitzer. Según ha contado a la prensa local de Utah, fue contratado por los abogados de la familia del sin techo en Nueva York. Esta familia desea ahora encontrarse con Max, aunque en la más absoluta privacidad.

La otra parte de la historia, Max, está en las nubes. Únicamente se sabe que se alegró mucho cuando le encontraron. “Todavía está en shock. A sus 60 años es una persona madura, muy dulce y se expresa bien pese a su posición”, ha contado Lundberg. Melitzer lleva años en la calle. Durante un tiempo mantuvo correspondencia vía mail con su familia, pero, de repente, dejó de escribir.

“No permanecerá mucho más tiempo en la calle o un almacén abandonado. Será capaz de llevar una vida normal y tener un hogar. Se podrá permitir ropa, comida y cuidar de su salud”, ha dicho el detective. De momento, Ludenberg ha retirado a este pobre de las calles para evitar a los medios de comunicación. Nadie conoce su paradero. La cantidad que recibirá este sin techo también es un misterio. Lundberg se ha negado a confirmar una cifra exacta, pero se trata de una cantidad “significativa”. Ahora podrá aparcar su carro y disfrutar del olor del dinero.

Herencia