Es posible comprar los cables de WikiLeaks en Amazon con Visa o Mastercard
  1. Sociedad
LA ONU, PREOCUPADA CON LAS PRESIONES

Es posible comprar los cables de WikiLeaks en Amazon con Visa o Mastercard

Amazon vuelve a convertirse en noticia de la mano de WikiLeaks. Después de dejar de prestar servicios de hospedaje a la conocida web de filtraciones llama

Foto: Es posible comprar los cables de WikiLeaks en Amazon con Visa o Mastercard
Es posible comprar los cables de WikiLeaks en Amazon con Visa o Mastercard

Amazon vuelve a convertirse en noticia de la mano de WikiLeaks. Después de dejar de prestar servicios de hospedaje a la conocida web de filtraciones llama la atención que se puede comprar un libro electrónico con los documentos de la discordia. En contra de las acusaciones, la compañía negó que dejara de alojar el sitio de filtraciones web debido a las presiones políticas de Estados Unidos. Alegó que el problema fue que WikiLeaks rompió las condiciones del servicio por no poseer los derechos sobre los documentos.

Según los resposables de Amazon, WikiLeaks no cumplía con las condiciones establecidas en el contrato, en el que se especificaba que "el uso del contenido que se suministra no violará la política de contenidos y no causará daños a ninguna persona o entidad".  En este sentido, Amazon explicó que "los documentos que se publicaban desde WikiLeaks no eran de autoría propia" y, por ello dejaron de alojar este sitio en la web.

Sin embargo, los argumentos de Amazon chocan con un producto que se puede encontrar en su tienda de libros electrónicos. Amazon vende los cables de WikiLeaks en su página web y disponible para descarga para el dispositivo portátil 'Kindle'. No menos llamativo es que los documentos se pueden pagar o bien con tarjeta Visa o Mastercard, después de que estas mismas compañías hayan negado todo tipo de servicios a la plataforma WikiLeaks.

La ONU, preocupada

La Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navi Pillay, expresó este jueves su preocupación por los informes que señalan la presión que se ejerce sobre las empresas privadas para que dejen de prestar los servicios financieros o de Internet de WikiLeaks. Pillay afirmó que en su conjunto, las medidas podrían ser interpretadas como un intento de prevenir las publicaciones de WikiLeaks, violando así su derecho a la libertad de expresión.

La Alta Comisionada manifestó la necesidad de los países de proteger el derecho a la información, como exige el derecho internacional. En este sentido, aún no se conoce el responsable de los ataques cibernéticos a Wikileaks. "Estoy preocupada por las informaciones sobre las presiones ejercidas sobre empresas privadas como bancos, compañías de tarjetas de crédito y proveedores de servicios de Internet para cerrar líneas de crédito para efectuar donaciones a Wikileaks, así como para desactivar la página web", indicó.

"Si Wikileaks ha cometido algún acto ilegal, el sistema jurídico se encargará de este asunto, pero no debe hacerse a través de la presión y la intimidación a terceros", agregó Pillay, sin dar más detalles. Wikileaks inquietó a las autoridades de Estados Unidos tras desclasificar más de 250.000 documentos diplomáticos confidenciales.

Pillay señaló que estas filtraciones incluyen algunos documentos que apuntan al uso generalizado de la tortura por las fuerzas iraquíes y la transferencia de detenidos bajo custodia iraquí. "El caso plantea complejas cuestiones que atañen a los Derechos Humanos sobre el equilibrio entre la libertad de información, el derecho del pueblo a conocer, y la necesidad de proteger la seguridad nacional o el orden público", aludió reconociendo que "este equilibrio es difícil".

Tribunales

Un tratado internacional sobre derechos civiles y políticos protege el derecho a la libertad de expresión. Toda restricción de estas libertades debe ser necesaria y proporcional, según la antigua jueza de la ONU. "Los tribunales están equipados para hacer frente a la delicada cuestión de equilibrar derechos y valores", sostuvo. Pillay, refiriéndose al fundador de WikiLeaks, Julian Assange, expresó que "si ha cometido algún delito, el sistema judicial, a raíz de procedimientos justos, debe ser capaz de abordar cómo estos derechos pueden equilibrarse".

Además, señaló que las acusaciones contra el australiano de 39 años, detenido este martes en Reino Unido por presuntos delitos sexuales en Suecia, no están relacionadas con la información filtrada. Respecto a los ataques cibernéticos producidos en represalia por los intentos de bloquear Wikileaks, Pillay denunció que "es realmente lo que los medios de comunicación llaman una ciberguerra" y puntualizó que "es simplemente sorprendente lo que está sucediendo".

Wikileaks Banco de España Julian Assange Estados Unidos (EEUU) Amazon Visa MasterCard