EL PORTAL PRESENTABA PROBLEMAS DE NAVEGABILIDAD

Zara hace agua en el día del estreno de su tienda on-line

Zara inició ayer su andadura en internet. Y no lo hizo con el mejor pie. El estreno de su tienda virtual en Europa acabó en naufragio, no

Foto: Zara hace agua en el día del estreno de su tienda on-line
Zara hace agua en el día del estreno de su tienda on-line

Zara inició ayer su andadura en internet. Y no lo hizo con el mejor pie. El estreno de su tienda virtual en Europa acabó en naufragio, no sólo por la simpleza de su portal, sino, lo que es peor, por los garrafales fallos técnicos que sufrió. En el día de su estreno como tienda on line, Zara patinó en los buscadores. Durante algunas horas, si se tecleaba la palabra Zara en Google, la descripción que aparecía era la indicación del buscador para los portales que se registran (Aquí hay que poner una descripción que indexarán los buscadores y que se mostrará en sus resultados de búsquedas). El fallo fue resuelto, pero la huella que dejó en la red tardará en desaparecer. A los usuarios más avispados les dio tiempo incluso a crear un grupo en Facebook que reza 'Yo también vi la DESCRIPTION de Zara en Google' y que ya tiene más de 60 miembros. 

Además, y a pesar de que la firma de Inditex había anunciado que la compra on line estaría disponible a partir de las 00:00 del día 1, a las 01:30 horas del día 2 todavía no se podían realizar compras. Otra de las quejas de los usuarios fue el hecho de que sea necesario registrarse en la web para poder comprar.

El estreno de la tienda en la red había sido anunciado a bombo y platillo, y muchos estaban pendientes de los detalles. Un analista web colgaba en su blog sus primeras impresiones, que calificaba de “sorprendentemente sencillo y estático para lo que algunos esperábamos”.

Errores de navegabilidad

Las primeras impresiones fueron buenas, pero cuando se cayó la página empezaron a florecer las críticas, que se centraban, sobre todo, en la navegabilidad.  Fichas de productos que no se abrían, usuarios sin acceso o fallos de código y avisos de error del tipo: “El valor del parámetro storeId no es correcto” sorprendían a los visitantes.

A pesar del patinazo, los múltiples problemas que adornaron el desembarco de Zara en Internet son relativamente fáciles de solucionar y la marca va a aprovechar el tirón que tiene la red como escaparate perfecto para las marcas de ropa. Allí no sólo venden sus productos, sino que permiten a los usuarios visualizar desde casa las prendas que cuelgan de las perchas de sus establecimientos.

Zara confía en la rapidez y los reducidos gastos de envío de la red. Tras mirar el catalogo a través de la Red, el usuario elige la prenda que más le guste, la envía a su carrito y paga el importe mediante tarjeta de crédito. Entre 3 y 5 días laborables después, el usuario recibe su envío en un establecimiento de la marca a coste cero (sólo hay que ir a buscarlo) o en su domicilio por 3,95 euros. Si el comprador desea la prenda en su hogar en 48 horas, los gastos de envío ascienden a casi a 6 euros. Además, la aplicación también está disponible para iPhone y para iPad.

Ni Mango ni Zara han inventado nada ya que sus páginas son similares a las de cadenas norteamericanas y británicas que explotan el mercado desde hace tiempo.

En la red ya se alzan voces que aseguran que todos los fallos del lanzamiento han formado parte de una campaña viral estratégica para conseguir mayor presencia en los medios.

La firma ha preferido no hacer comentarios a este diario sobre el estreno fallido de la web. De momento no aportan cifras de previsiones de ventas, aunque algunos medios hablaban de "1.200 pedidos en unas horas". Si las cosas siguen su curso, en 2011 podrían dar el salto fuera de Europa e intentar explotar mercados como el de Estados Unidos.

Sociedad
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
23 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios