Guerra sindical en Barcelona entre CCOO y CGT por un edificio histórico en Via Laietana
  1. Sociedad
EL MINISTERIO DE TRABAJO INTERCEDE EN EL CONFLICTO

Guerra sindical en Barcelona entre CCOO y CGT por un edificio histórico en Via Laietana

El reparto del patrimonio sindical ha desatado una guerra sin precedentes entre dos sindicatos, Comisiones Obreras (CCOO) y Confederación General del Trabajo (CGT), en Barcelona. El

Foto: Guerra sindical en Barcelona entre CCOO y CGT por un edificio histórico en Via Laietana
Guerra sindical en Barcelona entre CCOO y CGT por un edificio histórico en Via Laietana

El reparto del patrimonio sindical ha desatado una guerra sin precedentes entre dos sindicatos, Comisiones Obreras (CCOO) y Confederación General del Trabajo (CGT), en Barcelona. El primero se ha adjudicado una planta del histórico edificio de Via Laietana, en pleno centro de la ciudad, y el segundo cree que hay gato encerrado. El sábado por la noche, los afiliados de CGT tomaron la planta en litigio. A las dos de la madrugada, los Mossos d’Esquadra se presentaron con una orden de desalojo. El Ministerio de Trabajo llamó ayer a la cúpula de este sindicato para tratar de llegar a un acuerdo.

El edificio es antiguo, pero tiene una magnífica ubicación cerca del Puerto y del centro comercial de la ciudad. Las siete primeras plantas habían sido adjudicadas a CCOO y la octava a la Unión General de Trabajadores (UGT). La otra debería haber sido para la patronal Fomento del Trabajo, la CEOE catalana. Pero hace años la reclamó y la ocupó la CGT, que no tenía sede. Se da la circunstancia, sin embargo, de que UGT inauguró una nueva sede este Primero de Mayo y desalojó el edificio.

“Durante todo el mes, hemos estado en contacto con el Ministerio de Trabajo. Nos decían siempre que esa planta no estaba adjudicada. Nosotros necesitamos espacio, ya que cuando nos cedieron el espacio, de 1.000 metros cuadrados, éramos tan sólo 1.500 afiliados en Barcelona. Hoy somos más de 8.000 y no tenemos dónde meternos”, señala a El Confidencial una fuente de la CGT.

Dolors Llobet, secretaria de comunicación y portavoz de CCOO de Cataluña, señala a este diario que “el pasado día 29 de abril se reunió la Comisión del Patrimonio Histórico y se hizo la adjudicación formal a CCOO, por lo que nos pertenece esa planta del edificio”. Desde el sindicato anarquista se contraataca diciendo que “el día 27 de abril hablamos con el Ministerio y nos confirmaron que no había adjudicación alguna. Es más, dejaron caer que la Comisión no se reuniría hasta el mes de septiembre. Pero ya durante esos días vimos a gente de CCOO que subían muebles y que todo tenía la pinta de que ya estaba adjudicada. Por eso decidimos ocupar la octava planta el sábado, aunque era festivo”. Además, este sindicato denunció a CCOO porque instaló una puerta blindada que impedía el acceso. “Si llega a haber un incendio, nos quemamos todos como pollos”, añaden estas fuentes.

Lo cierto es que hubo desalojo. Y Comisiones colgó en su web las fotos del paisaje después de la batalla, con destrozos en el inmueble. Desde la CGT se niega que hubiese vandalismo. “Ese destrozo que se ve en las fotografías fue de los bomberos, no nuestro. Nosotros reconocemos que levantamos barricadas con mesas y alambre de espino para que no hubiese contacto físico entre los encerrados y los policías. Y que vertimos aceite en las escaleras, porque la mejor manera de que no haya choques violentos es mantener la distancia. Pero no somos unos vándalos”, aseguran.

Para los anarquistas, todo se debe “a que dos sindicatos mayoritarios se meriendan el patrimonio sindical acumulado. Estos sindicatos, que son UGT y CCOO se alimentan tan sólo de las subvenciones a cambio de la paz social que firman con empresarios y gobierno. Lo que quiere hacer aquí CCOO es quedarse todo el edificio, una perita en dulce. Porque, ¿qué vale un inmueble como éste en una zona tan privilegiada?”.

Fracaso en la venta del edificio

Pero desde el otro lado de la barricada, Comisiones contraataca. “Igual que había hecho con la planta novena en su día, la CGT quiere quedarse con la planta octava por las buenas -afirma Dolors Llobet-. Pero no es de recibo que, mientras está negociando que le den una nueva sede, entre en esta dinámica. Además, sabemos que una parte de la CGT no está de acuerdo con los métodos que están utilizando”.

El edificio, sin embargo, necesita rehabilitación. Su propiedad es del Ministerio de Trabajo, que intentó ponerlo a la venta hace un par de años, pero coincidió con el hundimiento del mercado inmobiliario y no pudo llegar a un acuerdo con el único interesado. Conforme al espacio que cada sindicato tiene, se adjudicarán nuevas sedes. A CCOO, por ejemplo, se la quiere ubicar en el distrito 22@, en Pueblo Nuevo, cerca de la Villa Olímpica. Para la CGT no hay todavía sede comprometida. Pero si tienen más metros cuadrados, le corresponderán más a donde vaya. De ahí el problema.

De momento, el Ministerio de Trabajo ha llamado a capítulo al sindicato anarquista, que ha enviado al secretario general de Cataluña, Ángel González, a la secretaria de Organización, Laura Gómez, al secretario de Organización nacional, Luis Román, y al secretario de Jurídicas, José María Muñoz, a negociar con la Administración una salida al problema.

CCOO CGT Cataluña Conflicto de Gibraltar Guerra Edificio España