MAÑANA PEDIRÁN EL FIN DE LA NEGOCIACIÓN CON LOS PIRATAS EN UNA CONCENTRACIÓN

Las familias del ‘Alakrana’ llevan siete días sin saber nada de los marineros

Los titulares sobre el secuestro del atunero 'Alakrana' no dejan de sucederse sin apenas tiempo para digerirlos. Paradójicamente, el tiempo, así como la falta de información,

Foto: Las familias del ‘Alakrana’ llevan siete días sin saber nada de los marineros
Las familias del ‘Alakrana’ llevan siete días sin saber nada de los marineros

Los titulares sobre el secuestro del atunero 'Alakrana' no dejan de sucederse sin apenas tiempo para digerirlos. Paradójicamente, el tiempo, así como la falta de información, se han convertido en la particular 'tortura' que no deja de angustiar a las familias de los tripulantes retenidos.

Son ya siete los días que han pasado desde la última comunicación con sus maridos, hijos o hermanos, quienes ya suman 21 días en manos de sus raptores, en medio del océano Índico. Los 36 marineros atraviesan sus horas más bajas, al igual que sus familiares, que ven cómo su inquietud aumenta mientras el silencio se hace más y más insoportable.

La empresa armadora del barco, Etxebestar Fleet, comunicó este lunes a los parientes de los marineros retenidos que lleva "tres días" sin poder hablar con el barco, según explicó la hija del patrón Cristina Blach, a la agencia Europa Press. Este periódico ha intentado ponerse en contacto con dicha empresa, pero no le ha sido facilitada ninguna declaración al respecto. 

 

Blach explicó que pudo hablar directamente con su padre, Ricardo, el pasado jueves y que durante el viernes, el sábado y el domingo, recibió "puntualmente" llamadas de la empresa y del Gobierno informando de que "todo está bien y que todo sigue estable". Sin embargo, algo tuvo que suceder en esos días, según piensan los familiares, porque, desde principios de semana, la comunicación con el barco es nula. Se ha supendido el contacto, y sólo se han conocido noticias tangenciales al estado de los secuestrados.

 

Así, se ha hablado de la petición de un rescate de 2,7 millones de euros a cambio de liberar el atunero y sus ocupantes, y en estos días la última hora se centra en comprobar si uno de los dos piratas detenidos en una operación militar española es o no menor de edad. Sobre las negociaciones para conseguir la liberación, mientras fuentes del Gobierno indican que “van a buen ritmo”, las familias siguen “sin saber nada”.

 

El vacío de comunicación directa con los marineros empieza a hacerse cada vez más grande, porque los días pasan y ninguna autoridad, ni gunernamental ni empresarial, es capaz de tranquilizar a las decenas de personas que esperan en tierra sin dejar de mirar al mar. Son muchos días sin saber nada y es “raro” que haya habido un parón y que “no nos lo hayan contado de inmediato”, detalla Blach.

 

Decepción en lugar de esperanza

 

La mujer de otro de los tripulantes, Silvia Albés, es una de las que más ha expresado públicamente la inquietud que ha ido sustituyendo a la ligera esperanza reinante en los primeros día del secuestro. Sus únicas palabras ahora, pasadas más de dos semanas, son “incertidumbre y decepción" ante la situación que están sufriendo. “A estas alturas ya no sé qué decir; la situación es patética y se me acaban las fuerzas. Lo único que quiero es que me lo traigan ya”, concluyó Albés, en alusión a su marido, Pablo Costas.

 

Albés apuntó el lunes a una posible acción reivindicativa por parte de los afectados para “tomar cartas en el asunto” y denunciar el momento de desamparo que sufre cada marinero en el barco y su familia en la espera.

 

Tomando la palabra a Albés, que reside en la localidad pontevedresa de Gondomar, tanto la comarca gallega de donde son cuatro de los tripulantes, como los cinco ayuntamientos vascos donde viven otros ocho marineros han previsto para mañana al mediodía una concentración para alzar la voz y que el asunto del Alakrana no caiga en el olvido.

 

La concentración se celebrará en Bermeo y pedirán que “se adopten las medidas necesarias cuanto antes" para que la "negociación termine ya" y los marineros secuestrados "lleguen a casa pronto, sanos y salvos".  

 

La manifestación tendrá por lema ‘Liberad a nuestros arrantzales’, durará quince minutos y servirá para reiterar y hacer más notorio “el desacuerdo de los allegados con la situación que están viviendo en el pesquero. A ella no acudirá el Gobierno vasco, según ha anunciado esta misma mañana, aunque sin duda, ésta no será la ausencia que más duela a las familias.

Sociedad
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
24 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios