Ayer cambié el traje de ejecutivo del Ibex por el hábito de jesuita
  1. Sociedad
TESTIMONIO REAL DE UNA VOCACIÓN

Ayer cambié el traje de ejecutivo del Ibex por el hábito de jesuita

No ha sido fácil. He dudado a la hora de aceptar el ofrecimiento brindado por McCoy para dirigirme a los lectores de El Confidencial por el

Gas natural