Los cambios sociales de los últimos 30 años redefinen la familia

Carmen de Águeda y Sara Gómez Madrid, 14 may (EFE).- La familia celebra mañana su Día Internacional, pero al esquema tradicional (padre-madre-hijos) le

Autor
Tags
    Tiempo de lectura4 min

    Carmen de Águeda y Sara Gómez Madrid, 14 may (EFE).- La familia celebra mañana su Día Internacional, pero al esquema tradicional (padre-madre-hijos) le han surgido durante los últimos treinta años competidores que diversifican los modelos de familia, y que abarcan las homoparentales, las monoparentales y los matrimonios mixtos, que unen personas de diferentes nacionalidades.

    Se llaman familias "postnucleares", su presencia es cada vez mayor y la sociedad está más preparada para reconocerlas y legitimarlas, según ha explicado a Efe la psicóloga evolutiva de la Universidad de Sevilla María del Mar González.

    Mañana se celebra el Día Internacional de las Familias, fecha instaurada por la ONU en 1993 para subrayar la importancia de la familia como un lugar privilegiado para la educación, la protección y la seguridad.

    Para González, el plural en la palabra "familias" empleado en la definición de la ONU no es casual, sino que pretende "resaltar la diversidad de esa matriz social compuesta por un conjunto de personas con un proyecto de vida común y fuertes lazos de pertenencia".

    El presidente del Foro Nacional de la Familia, Benigno Blanco, acota esta definición, y considera que "como ha demostrado la Historia, el matrimonio estable entre hombre y mujer es el ámbito idóneo para una educación profunda".

    En declaraciones a Efe, Benigno Blanco ha señalado que en la actualidad ese ámbito "está amenazado por el divorcio exprés, el matrimonio homosexual o el aborto".

    Esta visión no es compartida por la Federación Española de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (FELGTB), cuya vocal de Diversidad, Luisa Notario, se queja de que ciertos sectores, como el Foro de la Familia, se hayan querido apropiar del concepto de matrimonio.

    Luisa se casó en Valencia durante la visita del Papa Benedicto XVI en 2006, año en que hubo 4.313 matrimonios entre personas del mismo sexo.

    En la actualidad, ella y su mujer están intentando ser madres a través de la fecundación in vitro. "Mi suegra está casi más ilusionada que nosotras", cuenta Luisa, que cree que vivimos en una sociedad "avanzada" que no discrimina a los niños de familias homoparentales.

    Para María del Mar González, "tener un padre y una madre no garantiza nada", ya que lo importante es que "se den las condiciones amorosas, de cuidados, de límites y de responsabilidades que faciliten que ese niño crezca bien".

    Por ello, González niega que una familia desestructurada es aquella que ha pasado por un divorcio.

    "Lo que desestructura es vivir en una familia en la que no hay amor y hay un conflicto abierto", dice González, quien considera que "después de haber vivido esta situación de tensión, el divorcio es una buena noticia para los hijos".

    Además, la sociedad ha ido asumiendo "que no se hunde el mundo aunque siempre sea duro separarse", asegura María del Mar González; prueba de ello es que en 2007 se registraron en España 130.890 divorcios, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

    No obstante, la psicóloga defiende que el esquema tradicional "no va a desaparecer" y es el horizonte de la mayoría de las familias en España.

    Desde finales de los 90, en España se han comenzado a generalizar los matrimonios mixtos, formados por personas de diferentes nacionalidades, religiones o grupos étnicos y que según datos del INE, en 2007, constituyeron el 13,21 por ciento del total.

    Casarse con una persona de otra nacionalidad no es la única manera de crear una familia multicultural: 4.472 niños procedentes de otros países fueron adoptados en España en 2006.

    Elisabeth y su marido tienen adoptados a una niña haitiana de 6 años, Britany, y un niño chino de 2 años, Ian.

    "La sangre no la hace la familia, la hace el cariño y el día a día", afirma Elisabeth, que se siente afortunada por haber podido formar una familia "maravillosa" y que ha observado en sus hijos cómo les ha influido vivir en un entorno familiar.

    "Britany sufría muchos problemas de salud y Ian era un niño arisco, que no estaba acostumbrado al trato con otras personas. Pero después de unos meses la niña se recuperó y el pequeño se ha convertido en un niño alegre. El cambio lo han notado hasta en la guardería". EFE sga/cda-rc/ero

    Sociedad
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    0 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios