Es noticia
Menú
Dos años después, la desaparición de Madeleine es aún un misterio
  1. Sociedad

Dos años después, la desaparición de Madeleine es aún un misterio

La desaparición de la niña británica Madeleine McCann en Portugal, de la que se cumplen dos años este domingo, es aún un misterio pese a las

Foto: Dos años después, la desaparición de Madeleine es aún un misterio
Dos años después, la desaparición de Madeleine es aún un misterio

La desaparición de la niña británica Madeleine McCann en Portugal, de la que se cumplen dos años este domingo, es aún un misterio pese a las muchas investigaciones y fondos empleados en su búsqueda. Kate y Gerry McCann, los padres de la menor que estaba a punto de cumplir cuatro años cuando desapareció, recordaron el segundo aniversario de su pérdida y aseguran en su página web "findmadeleine.com" que siguen "concentrados" en el objetivo de encontrarla. "Nunca podremos desistir de hacer todo lo que esté a nuestro alcance para dar con ella", afirma la pareja en el mensaje de su web que siguen publicando en inglés y portugués.

Los McCann afirman que todavía hay mucho por hacer y que la búsqueda de su hija "continua con la misma fuerza y determinación" gracias a las muchas personas que les ayudan y pese a la reducción de la cobertura que los medios de comunicación dan al caso.

La pareja de médicos británicos ha enfocado ahora la campaña para encontrar a Madeleine, que hace dos años recaudó unos cuatro millones de euros en donaciones y ayudas, en la preparación de una nueva imagen de la niña, que refleje su posible aspecto con seis años de edad, y en la emisión de un documental sobre el caso. La filmación será emitida el 7 de mayo por el Canal 4 de la televisión británica, que rodó imágenes en Portugal en abril con la presencia de Gerry McCann. En ese documental se reconstruirá la noche de la desaparición de Madeleine y, según los padres, se aportará mucha información hasta ahora no suministrada al público.

Para la filmación, Gerry McCann regresó una segunda vez a Portugal desde que en septiembre de 2007 abandonó precipitadamente este país con su esposa tras ser declarados ambos sospechosos formales en la desaparición de su hija.

Los McCann fueron exonerados de esas sospechas cuando la Justicia lusa cerró el sumario del caso, el 21 de julio de 2008, y rechazó, por falta de pruebas, los argumentos de los investigadores policiales, que apuntaban a una muerte accidental de la menor y la ocultación de su cadáver por parte de los padres.

Dos días después de que las autoridades lusas cerraran el caso, el inspector portugués que había dirigido las investigaciones, Goncalo Amaral, publicó un libro en el que ratificó sus acusaciones contra los padres y detalló las pruebas e indicios que había recopilado en su contra. Amaral, que también denunció diversas presiones del Reino Unido a favor de los McCann, había sido ya apartado del caso en octubre por criticar a la policía británica y se jubiló poco después con sólo 48 años.

El policía portugués no fue el único que hizo públicas sus sospechas contra los padres de Madeleine, que aunque no se querellaron contra ninguno de los medios portugueses que pusieron en duda su versión de la desaparición de Madeleine si lograron elevadas indemnizaciones de varios medios británicos por esa causa.

Pero ni la polémica generada por los varios libros y miles de artículos periodísticos publicados sobre el caso ni la labor conjunta de la policía portuguesa y la británica, las recompensas internacionales o las fotos de Madeleine que dieron la vuelta al mundo, han proporcionado alguna pista sobre el paradero de la niña.

En Praia de la Luz, el pueblo turístico del Algarve, en el sur de Portugal, donde desapareció, todavía hay un gran cartel, pintarrajeado, sobre la niña desaparecida, pero a los lugareños el asunto no perece traerles buenos recuerdos y algunos llegaron abuchear a Gerry McCann cuando fue a rezar a su iglesia en abril.

Madeleine desapareció la noche del 3 de mayo de 2007 cuando dormía, junto a dos hermanos gemelos, en el apartamento donde pasaba unos días de vacaciones con sus padres, que esa noche habían ido a cenar a un restaurante cercano con un grupo de amigos británicos.

La desaparición de la niña británica Madeleine McCann en Portugal, de la que se cumplen dos años este domingo, es aún un misterio pese a las muchas investigaciones y fondos empleados en su búsqueda. Kate y Gerry McCann, los padres de la menor que estaba a punto de cumplir cuatro años cuando desapareció, recordaron el segundo aniversario de su pérdida y aseguran en su página web "findmadeleine.com" que siguen "concentrados" en el objetivo de encontrarla. "Nunca podremos desistir de hacer todo lo que esté a nuestro alcance para dar con ella", afirma la pareja en el mensaje de su web que siguen publicando en inglés y portugués.

Madeleine McCann