UN INVESTIGADOR LOS TRASLADÓ ALLÍ

Burgos no podrá reclamar sus fósiles a Alemania por falta de amparo legal

Los restos fósiles de dinosaurios hallados en la década de los sesenta en la comarca de Salas de los Infantes (Burgos), trasladados a Alemania por un

Foto: Burgos no podrá reclamar sus fósiles a Alemania por falta de amparo legal
Burgos no podrá reclamar sus fósiles a Alemania por falta de amparo legal

Los restos fósiles de dinosaurios hallados en la década de los sesenta en la comarca de Salas de los Infantes (Burgos), trasladados a Alemania por un investigador, no podrán regresar a España de forma definitiva porque en el momento de producirse este hecho no había legislación que los protegiera. Así lo ha asegurado a Efe Fidel Torcida, del Colectivo Arqueológico de Salas de los Infantes, quien ha agradecido al Instituto y Museo de Geología y Paleontología de Tubinga (Alemania) la cesión temporal de los restos para su investigación.

Se trata de una treintena de piezas fósiles de distintos tamaños recogidos en la comarca de Salas de los Infantes por un investigador alemán, cuando preparaba su tesis doctoral de Geología. Torcida ha explicado que "en aquellos años no había en España la protección legal que tienen ahora los fósiles y los restos arqueológicos". En este sentido, ha recordado que la Ley de Patrimonio Nacional es de 1985, "así que en realidad poco podemos hacer, ya que los tiene depositados en Instituto Peleontológico de Tubinga y así son las cosas".

En su opinión, en este caso lo más importante ha sido la buena disposición de los responsables de este organismo para cederlos de cara a que sea estudiados y poder exponerlos en el Museo de Dinosaurios de Salas de los Infantes durante un tiempo. Los restos fósiles llevan en Salas de los Infantes desde el pasado mes de abril y según Torcida serán devueltos dentro de unos seis meses.

Se harán réplicas

Torcida ha indicado que antes de su devolución, una vez haya concluido la investigación, está previsto realizar réplicas en resina de los mismos. Los fósiles fueron recogidos por Gerd Dietl en 1968, cuando preparaba su tesis doctoral de Geología en tierras serranas, y él mismo los trasladó a Alemania, pero sin llegar a estudiarlos. Según ha explicado Fidel Torcida, bastantes años después el doctor Michael Maisch analizó parte de los fósiles y publicó un trabajo en el que los identificaba como pertenecientes a un dinosaurio herbívoro de tamaño medio semejante a la especie Iguanodon fittoni.

En la visita que varios miembros del Colectivo Arqueológico de salas de los Infantes realizó a Tubinga en 2006 comprobaron que la colección de estos fósiles era más amplia de la supuesta, pues en ella además de vertebras se integraban mandíbulas y dientes de otros dinosaurios iguanodóntidos, así como un diente de un dinosaurio carnívoro. Los componentes del Colectivo Arqueológico de Salas mostraron su interés en analizar estos huesos y en solicitar un préstamo temporal de las piezas para estudiarlas y exponerlas, lo que consiguieron después de trámites e indecisiones por parte de la institución alemana.

La importancia de estos restos es grande ya que los Iguanodóntidos constituyen un grupo de dinosaurios sometido actualmente a una profunda revisión, ya que se discute cuántas especies lo constituyen, sus relaciones evolutivas y su propia naturaleza como familia dentro de los dinosaurios, según ha detallado Fidel Torcida.

Sociedad
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios