Es noticia
Menú
El Papa Benedicto XVI afirma en su visita a Estados Unidos que ningún pederasta "puede ser sacerdote"
  1. Sociedad

El Papa Benedicto XVI afirma en su visita a Estados Unidos que ningún pederasta "puede ser sacerdote"

El papa Benedicto XVI afirmó ayer durante el vuelo que le conduce a EEUU que el escándalo de la pederastia por parte de sacerdotes católicos

Foto: El Papa Benedicto XVI afirma en su visita a Estados Unidos que ningún pederasta "puede ser sacerdote"
El Papa Benedicto XVI afirma en su visita a Estados Unidos que ningún pederasta "puede ser sacerdote"

El papa Benedicto XVI afirmó ayer durante el vuelo que le conduce a EEUU que el escándalo de la pederastia por parte de sacerdotes católicos estadounidenses fue "una vergüenza" que no se debe repetir, y aseguró que ningún pederasta podrá ser sacerdote.

Benedicto XVI comenzó el viaje que le llevará a Washington y Nueva York, hasta el 21 de abril, afrontando el problema de la pederastia que sacudió a la Iglesia estadounidense, al responder a las preguntas de los periodistas durante el vuelo. Estos casos, dijo el Papa hablando en inglés, fueron "un gran sufrimiento para los Estados Unidos, para la Iglesia en general y también para mí personalmente. No comprendo cómo esto pudo suceder". "Cuando leo las historias de las víctimas no puedo entender cómo ha podido suceder que un sacerdote traicione su misión, la de dar apoyo y conceder el amor de Dios a los niños", añadió.

Fue entonces cuando el Papa expresó la "profunda vergüenza" por estos casos y añadió que la Iglesia "hará todo lo posible para que esto no vuelva a suceder".

El Papa explicó que la Iglesia ha trabajado y trabaja en tres frentes: impone reglas, favorece la reconciliación con los católicos y asegura la buena formación de los sacerdotes. En esa línea, recordó que ahora existen "normas" que impiden que "ninguna persona pueda ser sacerdote si es pedófilo", y destacó el empeño para la formación de los religiosos y la "cuidadosa selección" de los seminaristas. "Es mejor tener buenos sacerdotes que muchos sacerdotes", agregó.

Sobre la reconciliación con los feligreses, el Papa indicó la importancia del "empeño pastoral" y aseguró que los obispos y sacerdotes estadounidenses están trabajando en ello.

Un viaje con dos objetivos

El viaje del Pontífice a EEUU, como él mismo explicó, tiene dos objetivos: visitar a la comunidad católica, que celebra los 200 años del nacimiento de la archidiócesis de Baltimore, y hablar ante la Asamblea General de la ONU en el 60 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

A este respecto, subrayó la necesidad de que esta organización defienda que los derechos principales y fundamentales del hombre "no son negociables". Para el Papa, la Iglesia católica estadounidense se encuentra "en un momento de reflexión sobre el pasado y pensando en el futuro", y "buscando responder a los desafíos de nuestro tiempo".

Además, destacó que en este viaje celebrará también encuentros interreligiosos y ecuménicos, y señaló el que mantendrá con los "amigos judíos", cuando visitará la sinagoga de East Park, en Nueva York, en la vigilia de la Pascua.

Tras agradecer al presidente de EEUU, George W. Bush, que vaya a recibirle a su llegada al aeropuerto de Washington, aseguró que se siente "fascinado" por el concepto positivo de laicidad que se vive en ese país, y valoró cómo los ciudadanos han querido y han creado un Estado laico y secular, pero "que da a todos la posibilidad de expresar y tener su propia religión". No obstante, advirtió de que también en Estado Unidos ha llegado "el ataque de la secularización".

Por otra parte, Benedicto XVI anunció que hablará con Bush del problema de la inmigración y que pedirá a Estados Unidos ayudas para el desarrollo y crecimiento de Latinoamérica.

81º cumpleaños

Benedicto XVI celebrará este miércoles su 81 cumpleaños con un encuentro con el presidente Bush en la Casa Blanca y después almorzará de forma privada con los cardenales norteamericanos.

Por la tarde, celebrará la oración de las vísperas con cerca de 400 obispos estadounidenses, en la basílica del santuario de la Inmaculada Concepción de Washington. Ratzinger no participará en la cena de gala que el presidente de Estados Unidos ofrecerá por la noche en su honor y se retirará a la Nunciatura, pues el Vaticano recordó que "no es costumbre de los Papas acudir a este tipo de actos".

El papa Benedicto XVI afirmó ayer durante el vuelo que le conduce a EEUU que el escándalo de la pederastia por parte de sacerdotes católicos estadounidenses fue "una vergüenza" que no se debe repetir, y aseguró que ningún pederasta podrá ser sacerdote.