Es noticia
Menú
Mari Luz no está en Nápoles
  1. Sociedad

Mari Luz no está en Nápoles

 La esperanza era vana. Según confirmaron a El Confidencial fuentes diplomáticas, la niña aparecida en Nápoles hace una semana no es Mari Luz Cortés, la pequeña

La esperanza era vana. Según confirmaron a El Confidencial fuentes diplomáticas, la niña aparecida en Nápoles hace una semana no es Mari Luz Cortés, la pequeña desaparecida en Huelva el 13 de enero. Durante buena parte del día se especuló con que la pista napolitana podía poner fin a la angustia de la familia Cortés. Incluso el padre, cuando tuvo noticia de la esperanza que surgía en Italia, tomó un avión a Nápoles para "buscar a Mari Luz" y, en caso negativo, "pedir la cooperación de la policía italiana".

La ilusión para poner un final feliz al caso de Mari Luz comenzó cuando un empresario italiano afincado en España tuvo noticia de que en Nápoles había aparecido una niña de características similares. Esperanzado, se puso en contacto con la familia, que alertó a la Policía. Para esclarecer el caso, las autoridades de nuestro país elevaron una solicitud a la Interpol para que aclarase si Mari Luz y la niña aparecida el 21 de febrero en Nápoles eran la misma persona.

"Está descartado, no son la misma niña. Ha sido verificado por las fotografías. Además, no coincide la edad ni los rasgos. La niña de Nápoles tiene en torno a los tres años y rasgos eslavos, mientras que Mari Luz tiene cinco años", afirman fuentes diplomáticas españolas.

La pequeña encontrada en Nápoles que ha invitado a pensar que pudiera tratarse de Mari Luz apareció en los jardines del hospital Cardarelli de Nápoles hace una semana. En pijama y con una manta, fue encontrada por una enfermera, que la trasladó a la sección de pediatría del centro médico. Allí fue atendida por los médicos, que certificaron que la niña, a la que denominaron cariñosamente Kiria, no sufría lesiones. Sólo tenía mucha hambre, aunque no estaba desnutrida. "Una niña avispada, sana y hambrienta", explicó Giuseppe Matarazzo, director del hospital.

Después de pasar unos días en el Cardarelli, el juez dictaminó que Kiria debía ser transferida a un centro de menores de Nápoles, donde se encontraba cuando se especuló con que podía tratarse de Mari Luz, la pequeña onubense desaparecida cuando salió a comprar a un kiosco cerca de su casa.

La esperanza era vana. Según confirmaron a El Confidencial fuentes diplomáticas, la niña aparecida en Nápoles hace una semana no es Mari Luz Cortés, la pequeña desaparecida en Huelva el 13 de enero. Durante buena parte del día se especuló con que la pista napolitana podía poner fin a la angustia de la familia Cortés. Incluso el padre, cuando tuvo noticia de la esperanza que surgía en Italia, tomó un avión a Nápoles para "buscar a Mari Luz" y, en caso negativo, "pedir la cooperación de la policía italiana".