Exteriores advirtió hace dos años a la Generalitat de irregularidades en las adopciones en el Congo

A pesar de que son las comunidades autónomas quienes gestionan las adopciones internacionales, el Ministerio de Asuntos Exteriores advirtió a Cataluña, antes de que se iniciaran

Foto: Exteriores advirtió hace dos años a la Generalitat de irregularidades en las adopciones en el Congo
Exteriores advirtió hace dos años a la Generalitat de irregularidades en las adopciones en el Congo

A pesar de que son las comunidades autónomas quienes gestionan las adopciones internacionales, el Ministerio de Asuntos Exteriores advirtió a Cataluña, antes de que se iniciaran en Congo, que “las adopciones en este país eran muy delicadas”. Así lo aseguró a El Confidencial un portavoz de dicho ministerio, quien añadió que “hay que tener en cuenta que Congo acaba de salir de una guerra y existen muchas dificultades en todo lo que se refiere a la administración”.

Cuando en febrero de 2006 la Generalitat decidió autorizar a la ONG ADIC para que gestionara las adopciones, Exteriores mantuvo varias reuniones con el Gobierno congoleño para aclarar cómo se iban a llevar a cabo. “Se llegó al acuerdo de que cada adopción tendría que ir precedida de un documento escrito en el que se aseguraba que el Gobierno de Congo aceptaba dicha adopción”, explicaron fuentes del ministerio.

La directora de ADIC, Cintia Andreu, afirmó que la Embajada española le había comunicado que no deseaban a ninguna organización realizando adopciones en Congo, y que al trasladar esta información a la Generalitat “no fue tenida en cuenta”. “El Gobierno catalán nunca debió acreditarnos para adoptar en Congo”, reconoció Andreu.

De las 19 familias que comenzaron el proceso de adopción, seis pudieron finalizarlo con normalidad. Pero en agosto de 2006, otros siete padres viajaron al Congo para recoger a sus hijos adoptivos. Lo que se planteaba como un breve y feliz viaje, se convirtió en una pesadilla cuando chocaron contra el muro de la burocracia y se vieron obligados a permanecer un mes en el país.

La directora del Instituto catalán de Adopción tuvo que dimitir y, en noviembre de ese año, la entonces consellera de Bienestar y Familia, Carme Figueras, acusó en el Parlament a ADIC de haber retirado a al menos a seis menores de los orfanatos, y facilitado su documentación sin el aval de la Generalitat.

El Gobierno catalán suspendió los trabajos de ADIC y cerró el cupo para nuevas solicitudes de adopción. Pero los procesos que ya estaban en marcha se complicaron y en abril de 2007, otras cinco familias volvieron a quedar atrapadas en Congo durante un mes y medio. En la actualidad, seis familias siguen a la espera de que se resuelvan sus trámites.

Fin de las adopciones

Desde ADIC se responsabilizó del bloqueo a la Embajada por desconfiar de los documentos expedidos por las autoridades congoleñas; y al ministerio de Asuntos Sociales de Congo, quien no poseía ningún historial familiar de los niños declarados huérfanos. Cuando el pasado mayo aparecieron supuestos familiares biológicos de varios niños a punto de ser dados en adopción, el escándalo dejó en evidencia los controles del gobierno congoleño.

Además, a raíz de lo ocurrido en Chad con la ONG El Arca de Zoé, el presidente congoleño anunció el fin de las adopciones internacionales. “En el caso del Congo no estamos hablando de secuestro de menores, como ocurrió en Chad, -aseguran desde el Ministerio- sino de un país muy peculiar en este tema, es muy difícil asegurar que un niño es huérfano, incluso para el propio Gobierno”.

Sociedad
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios