El negocio del gurú: del amor tántrico y la promiscuidad al turismo místico

Dos décadas después de su muerte, su legado continúa constituyendo un imperio económico. Restaurantes, librerías, hoteles y firmas de servicios forman el grupo empresarial creado por

Foto: El negocio del gurú: del amor tántrico y la promiscuidad al turismo místico
El negocio del gurú: del amor tántrico y la promiscuidad al turismo místico
Autor
Tags
    Tiempo de lectura3 min

    Dos décadas después de su muerte, su legado continúa constituyendo un imperio económico. Restaurantes, librerías, hoteles y firmas de servicios forman el grupo empresarial creado por los seguidores del gurú Rajneesh Chandra, más conocido como Osho, un líder espiritual con gran predicamento en Occidente en la década de los años setenta y ochenta. Sus enseñanzas están recopiladas en más de 650 libros, surgidos de sus conferencias y discursos, que se reeditan –recientemente, en España- y venden en todo el mundo. Sus centros de meditación, creados tras morir el maestro en la década de 1990, pueden encontrarse por todo el globo, incluido en nuestro país, donde el Centro de Meditación Kamli, funciona en Ibiza desde 1983. En él se han realizado seminarios AMIS (Association for Management Integration Services) de Desarrollo Personal dirigidos a “mujeres valientes que deseen mejorar notablemente su calidad de vida amorosa, estética y social”.

    Los seguidores de Osho (los denominados sannyasins o buscadores de la verdad), le consideran un libertador inconformista, un profeta de nuestros tiempos equiparable a Cristo. Es cierto que su repercusión es innegable. El diario indio Sunday Mid-Day lo incluyó –junto con Mahatma Ghandi y Buda- entre las diez personalidades que han cambiado el destino del país mientras que para el londinense Sunday Times merece estar entre los 1.000 hacedores del siglo XX. Sin embargo, para sus detractores es únicamente el fundador de una secta que fascinaba a sus acólitos con su brillante intelectualización de la religión y que manipuló la unión sexual tántrica (mística) hasta transformarla en exótica promiscuidad sexual. “Utiliza como base fragmentos de todas las religiones, filosofías, métodos terapéuticos y de crecimiento personal (especialmente los derivados de George Gurdjieff y las distintas psicologías humanistas) y los manipula dándoles una interpretación uniforme que juega en su favor”, según concluyó el estudio de la comisión parlamentaria francesa Les Sectes in France.

    La historia de Rajneesh Chandra semeja un cuento hindú. Nació en la India, en 1932, en el seno de una familia de comerciantes jainistas, la misma religión de base budista que profesaba Ghandi. Esta creencia se caracteriza por su misticismo, ascetismo y puritanismo extremo y sus seguidores realizan en contadas ocasiones trabajos vinculados al dinero. No obstante, la doctrina de Osho se estructuró sobre fundamentos opuestos a los valores de su entorno. Durante sus años universitarios, el gurú se hizo célebre por su genialidad como orador en concursos de debates, muy populares en la India, hasta que en 1956 recibió su master en Filosofía con primera clase de honores, la más alta clasificación dentro de una especialidad. Fue poco después, cuando ejercía como catedrático en Jabalpur, cuando alcanzó ‘la iluminación’ divina y cambió su nombre por el de Bhagwan (Dios) Shree Rajneesh.

    Tras fundar su primer centro (ashram) en Bombay en 1968 y ser expulsado de la ciudad comenzaron sus años de esplendor. Creó oficialmente la Rajneesh Foundation en Poona, por donde pasaron miles de orientales y occidentales para practicar su revolucionaria meditación dinámica. Mientras, en Europa y EEUU empezaron a circular las enseñanzas del gurú, que utilizaba nuevas técnicas terapéuticas y planteaba el sexo libre. Su crecimiento fue vertiginoso. En 1981, la presión del Gobierno indio por sus métodos le llevó a instalarse en Estados Unidos, donde adquirió un rancho de 26.000 hectáreas en Oregón. Allí fundó una ciudad, el centro espiritual de su movimiento, una enorme comuna con su propio ayuntamiento y financiación estatal que contaba con miles de miembros y un ejército privado. El gurú llegó incluso a presentarse a las elecciones municipales

    Sociedad
    Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
    4 comentarios
    Por FechaMejor Valorados
    Mostrar más comentarios