Es noticia
Menú
La madre de Madeleine abandona la sede de la Policía tras ser declarada "sospechosa"
  1. Sociedad

La madre de Madeleine abandona la sede de la Policía tras ser declarada "sospechosa"

Kate McCann, la madre de Madeleine, abandonó hoy, tras cinco horas de interrogatorio sobre la desaparición de su hija, la sede de la Policía lusa, después

Foto: La madre de Madeleine abandona la sede de la Policía tras ser declarada "sospechosa"
La madre de Madeleine abandona la sede de la Policía tras ser declarada "sospechosa"

Kate McCann, la madre de Madeleine, abandonó hoy, tras cinco horas de interrogatorio sobre la desaparición de su hija, la sede de la Policía lusa, después de ser declarada formalmente sospechosa en el caso, por lo que no podrá abandonar el país, según dijeron fuentes policiales.

Su marido, Jerry McCann, entró poco antes en las dependencias de la Policía para ser interrogado asimismo en relación a la desaparición el pasado 3 de mayo de la pequeña Madeleine.

Kate McCann compareció ya ayer durante once horas ante la Policía Judicial lusa en Portimao, ciudad del sur de Portugal cercana al complejo turístico donde desapareció la niña.

Restos de sangre

La investigación dio un vuelco el mes pasado cuando unos perros especialmente entrenados en el Reino Unido detectaron restos de sangre y olor a cadáver en el apartamento y en efectos personales de los padres. Las nuevas pruebas, que habían pasado desapercibidas a los investigadores, fueron enviadas a un laboratorio forense de Birmingham y el resultado de los análisis fue remitido el miércoles a las autoridades portuguesas.

Los padres de Madeleine se reunieron varias veces en los últimos meses con los detectives para ser informados sobre la evolución del caso, pero hasta ahora la policía nunca les había llamado a declarar por separado. Una portavoz del matrimonio, Justine McGuinness, reconoció que la madre de Madeleine acudió a la policía para "responder preguntas" y aseguró que la pareja está feliz de poder ayudar a los investigadores.

Pero Kate McCann, que fue acompañada hasta la sede policial por su marido y llevaba en la mano, como siempre, el osito de peluche favorito de su hija, parecía tensa al entrar y salir de las instalaciones policiales ante decenas de fotógrafos y cámaras de televisión que esperaron durante horas el fin del interrogatorio.

Oficialmente las autoridades no indicaron en qué condición fue requerida Kate McCann ni revelaron los resultados de los análisis practicados en el Reino Unido, aunque sospechan que Madeleine está muerta y algunos medios lusos aventuraban hoy que los restos de sangre analizados pertenecen a la niña.

El portavoz policial luso Olegario Sousa dijo a EFE que están "muy satisfechos" con la información de los análisis que han recibido y otras fuentes oficiales comentaron que pueden llevar a adoptar nuevas medidas en el caso.

Los McCann, médicos de profesión, que promovieron una gran campaña mediática para buscar a su hija en varios países, fueron señalados por algunos periódicos portugueses como posibles involucrados en la muerte de su hija y llegaron a anunciar una demanda contra un periódico de Oporto.

En las últimas semanas los portavoces de la pareja hicieron saber que planeaban volver este mismo mes al Reino Unido aunque hasta hora estaban pendientes, como la policía, del resultado de los análisis practicados en su país. Madeleine desapareció cuando dormía junto a dos hermanos gemelos más pequeños mientras sus padres cenaban en un restaurante cercano con un grupo de amigos.

Los padres de Madeleine han llevado a cabo una campaña incansable para atraer la atención mundial del caso que les llevó a reunirse con el Papa Benedicto XVI, que bendijo una fotografía de la niña unas pocas semanas después de su desaparición.

Famosos británicos de todos los ámbitos, desde empresarios a la escritora de Harry Potter J.K. Rowling o estrellas del fútbol como David Beckham han participado en la recompensa para quien pudiera ofrecer pistas.

Kate McCann, la madre de Madeleine, abandonó hoy, tras cinco horas de interrogatorio sobre la desaparición de su hija, la sede de la Policía lusa, después de ser declarada formalmente sospechosa en el caso, por lo que no podrá abandonar el país, según dijeron fuentes policiales.

Madeleine McCann