Es noticia
Menú
Un disparo fortuito del hijo de Francis Franco provoca la muerte de un amigo
  1. Sociedad

Un disparo fortuito del hijo de Francis Franco provoca la muerte de un amigo

El día del bautizo de Eugenia, la hija de Luis Alfonso de Borbón y Margarita Vargas, en París, se echó en falta a varios miembros de

Foto: Un disparo fortuito del hijo de Francis Franco provoca la muerte de un amigo
Un disparo fortuito del hijo de Francis Franco provoca la muerte de un amigo

El día del bautizo de Eugenia, la hija de Luis Alfonso de Borbón y Margarita Vargas, en París, se echó en falta a varios miembros de la familia Martínez-Bordiu Franco. Entre ellos, al primogénito de los varones, Francis Franco, que siempre ha mantenido una excelente relación con su sobrino. Tampoco estuvo la segunda mujer de este último, Míriam Guisasola, ni ninguno de sus cuatro hijos. Todo ello era comprensible en el caso de los dos mayores, Francisco y Juan José, de 25 y 22 años, respectivamente, nacidos del matrimonio de su padre con su primera esposa, María Suelves, hija de los marqueses de Tamarit. A esas edades prefieren ir por libre y eludir reuniones familiares que suelen ser aburridas.

Otra cosa eran los pequeños Álvaro y Míriam Franco Guisasola, de 13 y 11 años, que a esas edades están atados a las decisiones paternas. Tampoco resultaba habitual que la duquesa de Franco que adora a su nieto Alfonso y mantiene una relación magnífica con la familia Vargas no se quedara en París. El mutismo fue absoluto. Bastantes preguntas y pocas respuestas. Mejor dicho ninguna.

En realidad, la ausencia de Francisco Franco Martínez-Bordiu tuvo un motivo de fuerza mayor. La familia atraviesa un difícil momento. Uno de los hijos mayores, Juan José, tuvo la desventura de que se le escapara fortuitamente un disparo en una jornada de caza en una finca de Arandilla, en la provincia de Burgos. La consecuencia de este desgraciado accidente fue la muerte casi instantánea de Fernando Navarro, amigo y compañero de cacería de los jóvenes Franco Suelves.

El estupor inicial (“esto no puede estar pasando”) dio paso a la más absoluta consternación. Rápidamente se avisó a los servicios de emergencia, que enviaron una UVI móvil al Coto Valverde, cuyos facultativos sólo pudieron certificar su muerte tras intentar infructuosamente reanimar al joven cazador. Según informaba el Diario de Burgos también hizo acto de presencia la Guardia Civil así como el juez, que ordenó el levantamiento del cadáver.

Lo que parecía ser el remate de una feliz jornada cinegética se convirtió en un suceso terrible. El difunto, Fernando Navarro, 38 años, desempeñaba un puesto de responsabilidad en el departamento de informática de El Corte Inglés. Casado y con tres hijos de corta edad, formaba parte del grupo que, desde hace un tiempo, alquilaba el Coto Valverde para disfrutar de una de sus aficiones, las monterías.

Fatal cacería de corzos

Los amigos solían trasladarse los fines de semana, dormían en la casa, que siempre tenían dispuesta y arreglaban los guardeses, y de madrugada se iniciaba la batida. En esta ocasión, se trataba de una cacería de corzos. Nada presagiaba a las ocho de la mañana que, al finalizar de la montería, la jornada acabaría en tragedia.

Los todoterreno permanecían aparcados mientras algunos de los participantes recogían sus pertenencias. Fue en ese momento cuando a Juan José Franco Suelves se le disparó la escopeta alcanzado al amigo. Hay dos versiones. Una, la que dio el periódico, que sitúa el accidente dentro del vehículo, cuando el hijo de Francis Franco desmontaba el rifle que creía descargado “con tan mala suerte que el proyectil atravesó la puerta del coche y alcanzó la espalda de Fernando Navarro que se encontraba en el exterior”.

El día del bautizo de Eugenia, la hija de Luis Alfonso de Borbón y Margarita Vargas, en París, se echó en falta a varios miembros de la familia Martínez-Bordiu Franco. Entre ellos, al primogénito de los varones, Francis Franco, que siempre ha mantenido una excelente relación con su sobrino. Tampoco estuvo la segunda mujer de este último, Míriam Guisasola, ni ninguno de sus cuatro hijos. Todo ello era comprensible en el caso de los dos mayores, Francisco y Juan José, de 25 y 22 años, respectivamente, nacidos del matrimonio de su padre con su primera esposa, María Suelves, hija de los marqueses de Tamarit. A esas edades prefieren ir por libre y eludir reuniones familiares que suelen ser aburridas.

Francisco Franco