Es noticia
Menú
CEAR denuncia la violación del derecho de asilo de nueve peticionarios del Marine I
  1. Sociedad

CEAR denuncia la violación del derecho de asilo de nueve peticionarios del Marine I

La Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) denunció este lunes la "violación flagrante" del derecho de asilo de nueve solicitantes procedentes de Sri Lanka, a

Foto: CEAR denuncia la violación del derecho de asilo de nueve peticionarios del Marine I
CEAR denuncia la violación del derecho de asilo de nueve peticionarios del Marine I

La Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) denunció este lunes la "violación flagrante" del derecho de asilo de nueve solicitantes procedentes de Sri Lanka, a pesar de contar con el informe favorable del ACNUR. Las nueve personas, que se hallaban en el Centro de Internamiento de Barranco Seco (Gran Canaria), fueron trasladadas a España tras haber desembarcado del buque "Marine I" en el puerto mauritano de Nuadibú, donde permanecieron varias semanas a la espera de conocer su futuro junto a otros dos centenares de inmigrantes irregulares.

Fuentes de ACNUR explicaron que estas nueve personas habían recibido el informe favorable del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados para que sus solicitudes fueran admitidas a trámite, y calificaron de "bastante extraordinario" que la Administración española no haya sostenido en esta ocasión su mismo criterio.

Aunque ACNUR sólo emite una recomendación y es la Administración la que adopta la decisión final, "en la práctica totalidad de los casos" los criterios son "concurrentes", explicaron.

Los nueve solicitantes de asilo proceden de Trincomalee y Mannar, zonas en conflicto en Sri Lanka; en las últimas semanas el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados hizo dos llamamientos sobre la grave situación de seguridad en estas zonas.

CEAR contra la expulsión de los nueve inmigrantes

Además de violar el derecho de asilo, la Comisión Española de Ayuda al Refugiado denuncia en un comunicado que "se ha obstaculizado la acción de la Justicia y se ha ocultado información".

"El 22 de marzo, Interior dicta resolución por la que se inadmite la solicitud de asilo de las nueve personas, resolución que no se notifica hasta dos días después, en lo que CEAR considera un retraso premeditado pues en fin de semana no funciona el órgano de justicia competente para evitar una más que probable paralización judicial de la expulsión", añade.

El servicio jurídico de CEAR presentó un recurso contra la expulsión ante el juzgado de guardia de Madrid a las once de la mañana del día 25, domingo, al tener conocimiento del traslado a Madrid de los ciudadanos de Sri Lanka.

Sin embargo, "no se pudo llevar a cabo ninguna actuación porque, según el funcionario responsable de la comisaría del aeropuerto ante las llamadas de la Fiscalía, del Defensor del Pueblo y de CEAR, no constaba ni la existencia de estas personas ni su posible expulsión".

Así, a las 11.30 horas de la mañana del domingo estas personas "fueron nuevamente trasladadas, esta vez a Málaga, sin que la justicia pudiera actuar y sin dar tiempo a los abogados de CEAR a presentar un nuevo recurso en esa ciudad, puesto que dos horas después salía un vuelo chárter con destino a Sri Lanka en el que viajaban los nueve ciudadanos expulsados.

Según CEAR estos hechos son "gravísimos", ya que se ha actuado de manera "consciente para evitar que estas personas tuvieran acceso a la justicia para una revisión de su caso, en los que las autoridades han ocultado información para evitar que los solicitantes de asilo tuvieran acceso a un tutela judicial efectiva".

La ONG concluye que continuará adelante con los recursos judiciales y pedirá que estas nueve personas sean localizadas y devueltas.

La Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) denunció este lunes la "violación flagrante" del derecho de asilo de nueve solicitantes procedentes de Sri Lanka, a pesar de contar con el informe favorable del ACNUR. Las nueve personas, que se hallaban en el Centro de Internamiento de Barranco Seco (Gran Canaria), fueron trasladadas a España tras haber desembarcado del buque "Marine I" en el puerto mauritano de Nuadibú, donde permanecieron varias semanas a la espera de conocer su futuro junto a otros dos centenares de inmigrantes irregulares.