Es noticia
Menú
El PP europeo califica de "triste sorpresa" el pacto con Vox en Castilla y León
  1. Mundo
  2. Europa
Antes de la cumbre de Versalles

El PP europeo califica de "triste sorpresa" el pacto con Vox en Castilla y León

El líder de los populares europeos ha calificado de “triste sorpresa” el acuerdo con Vox y Sánchez ha destacado la crítica enviada desde el propio PP europeo

Foto: El presidente en funciones de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco (d), y el candidato de Vox a la presidencia, Juan García-Gallardo (i). (EFE/Nacho Gallego)
El presidente en funciones de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco (d), y el candidato de Vox a la presidencia, Juan García-Gallardo (i). (EFE/Nacho Gallego)

El presidente del Partido Popular Europeo, el polaco Donald Tusk, ha calificado de "triste sorpresa" el pacto entre el PP y Vox en Castilla y León durante un encuentro de la familia democristiana en París (Francia), previa a la celebración de una cumbre de líderes europeos que tiene lugar en Versalles este jueves y viernes, y ha deseado que se trate únicamente de un “incidente” y no de una “tendencia”.

El encuentro de los conservadores europeos se ha producido justo en la misma mañana en la que Alfonso Fernández Mañueco ha cerrado un acuerdo con Vox para la formación de Gobierno en Castilla y León. En el encuentro ha estado presente Pablo Casado, que sigue siendo presidente del Partido Popular aunque ya haya anunciado que no se presentará al Consejo en el que se prevé que sea escogido Alberto Núñez Feijóo. “Casado, nuestro colega que ha participado en el encuentro de hoy y que como sabemos dimitió de su puesto, era una garantía personal para evitar que el Partido Popular, en el centro-derecha, tuviera flirteos con los radicales y de extrema derecha como Vox”, ha explicado Tusk a preguntas de Eldiario.es en una rueda de prensa posterior al encuentro, que puede ser el último al que asista Casado, aunque habrá otro antes del Consejo Europeo regular de finales de marzo.

Foto: Mañueco, junto a García-Gallardo. (EFE/Nacho Gallego)

Preguntado por el acuerdo a su entrada en el encuentro de líderes europeos, Pedro Sánchez, presidente del Gobierno, ha señalado precisamente a las declaraciones del jefe del PPE. “Me hago eco de lo que ha dicho el Partido Popular Europeo y su presidente: que es una pésima noticia, para la democracia española y para el Partido Popular. Esta decisión la van a pagar caro en términos políticos, porque va a haber mucha gente, incluso votantes del PP, que no entiendan que abran la puerta por primera vez en la historia democrática de nuestro país a un Gobierno de la ultraderecha”, ha señalado el socialista.

“Tenemos que luchar contra estas tentaciones de construir un poder político aparentemente más grande”, ha subrayado Tusk, explicando que en realidad estos intentos de unir fuerzas con formaciones derechistas representan “al final una capitulación”. Casado había invertido una buena parte de su tiempo como líder del PP español en las reuniones que los democristianos europeos celebraban antes de las reuniones de líderes en Bruselas y de las que se ha despedido este jueves.

Foto: El presidente en funciones de Castilla y Léon, Alfonso Fernández Mañueco (d); y el candidato de Vox, Juan García-Gallardo (i). EFE

“Espero que esto sea solamente un incidente o un accidente, no una tendencia en la política española”, ha explicado Tusk, que fue primer ministro de Polonia y fue presidente del Consejo Europeo entre 2014 y 2019. La cuestión de los pactos con formaciones más a la derecha ha sido siempre una de las grandes discusiones internas en los democristianos, una familia amplia en la que hasta hace poco se encontraba el autoritario primer ministro húngaro Viktor Orbán, cuyo partido fue expulsado de la familia política precisamente por las tendencias autoritarias en Budapest.

No se trata de que el PPE rechace de pleno la derechización de su familia. Uno de los príncipes de los democristianos era el austriaco Sebastian Kurz, que logró que su formación dominara la política austriaca escorando a la derecha su discurso e incluso pactando con la extrema derecha de FPO, con raíces profundas en los movimientos de antiguos nazis tras la Segunda Guerra Mundial. Ese mismo acuerdo había provocado muchas tensiones políticas y diplomáticas en 1999 cuando los democristianos pactaron con FPO. Sin embargo, en esta ocasión casi no recibió críticas internas.

Foto: El presidente andaluz, Juanma Moreno. (EFE/Julio Muñoz)

Pero la estrella política de Kurz se apagó hace unos meses y la familia política se encuentra en estos momentos intentando encontrar su nuevo norte. Pero Vox cuenta con la antipatía especial de Tusk, ya que comparte familia europea con los derechistas de Ley y Justicia (PiS), que son sus enemigos directos en la política polaca. Los populares españoles son una de las principales delegaciones de los democristianos europeos, con un poder y una presencia clara. El partido está en ruinas en Francia e Italia, y en Alemania se encuentra en reconstrucción tras el final de la era de Angela Merkel. España es una de las plazas en las que más esperanzas tienen. Esta primera crítica de Tusk, que comparten otros pesos pesados de la jerarquía del partido, probablemente se rebajará si ven que el PPE puede recuperar uno de los principales Estados miembros a cambio de ese acuerdo.

El presidente del Partido Popular Europeo, el polaco Donald Tusk, ha calificado de "triste sorpresa" el pacto entre el PP y Vox en Castilla y León durante un encuentro de la familia democristiana en París (Francia), previa a la celebración de una cumbre de líderes europeos que tiene lugar en Versalles este jueves y viernes, y ha deseado que se trate únicamente de un “incidente” y no de una “tendencia”.

Partido Popular (PP) Castilla y León
El redactor recomienda