Es noticia
Menú
La popular Metsola será la nueva presidenta de la Eurocámara, que despide a Sassoli
  1. Mundo
  2. Europa
La votación será este martes

La popular Metsola será la nueva presidenta de la Eurocámara, que despide a Sassoli

La eurodiputada maltesa Roberta Metsola, de los populares europeos, parte como favorita para ser la próxima presidenta del Parlamento Europeo, pero encontrará mucha oposición desde la izquierda

Foto: Hemiciclo del Parlamento Europeo en Estrasburgo. (Reuters)
Hemiciclo del Parlamento Europeo en Estrasburgo. (Reuters)

Este martes, el Parlamento Europeo escogerá a su próximo presidente durante la sesión plenaria en Estrasburgo. Un proceso marcado por la emotiva despedida a David Sassoli, presidente de la Cámara desde julio de 2019 y fallecido el pasado 11 de enero, solamente una semana antes de finalizar su mandato, que no iba a intentar renovar para la segunda mitad de la legislatura. Cuando este lunes por la tarde Roberta Metsola, que era vicepresidenta de la institución y que se convirtió en presidenta en funciones tras el fallecimiento de Sassoli, ha dicho unas palabras inaugurales en la ceremonia de despedida del antiguo presidente de la Eurocámara, la maltesa ya sabía que sería su sucesora.

Negociar en un momento en el que el ambiente está ensombrecido y los eurodiputados todavía en 'shock' no es sencillo. Y, sin embargo, es lo que toca en estos momentos y lo que se ha estado haciendo durante las últimas horas y jornadas. Tratar de sumar votos, voluntades y apoyos para unos u otros candidatos. Y Metsola, una eurodiputada maltesa del Partido Popular Europeo (PPE) será la elegida. Este lunes por la tarde los socialdemócratas han adelantado que habían alcanzado un acuerdo con populares y liberales "para garantizar una mayoría estable de trabajo hasta las elecciones de 2024", según han señalado los socialistas.

Las otras candidaturas provienen de la Izquierda Unitaria Europea, que presenta a la eurodiputada de IU, la española Sira Rigo. Los Verdes han propuesto a la sueca Alice Bah Kuhnke, una mujer con un amplio recorrido, que fue ministra de Cultura de su país y que apuesta ahora por una Eurocámara que refleje la diversidad real de la Europa de hoy. En el lado contrario, los Conservadores y Reformistas (ECR), el grupo al que pertenece Vox, Kosma Zlotoswski.

Foto: La vicepresidenta del Parlamento Europeo, Roberta Metsola (PE)

Ningún candidato contaba con tanta fuerza inicial como Metsola, que llegó a la Eurocámara en 2013, pero que llevaba en Bruselas desde hacía tiempo trabajando para la Embajada maltesa ante la Unión Europea. Para entonces ya se había presentado en dos ocasiones a los comicios europeos, sin llegar a entrar en la Cámara. Estudiante del prestigioso Colegio de Europa, escuela de futuros funcionarios europeos, Metsola es conocida por todos en Bruselas, cuenta con prestigio, redes de apoyo, buenos amigos en posiciones fundamentales. Es, al fin y al cabo, una política de la cantera, de la casa.

En su contra para obtener los votos de la izquierda tenía que, siguiendo la tradición antiabortista de Malta, donde no es legal la interrupción del embarazo, Metsola ha votado siempre en contra en las resoluciones del Parlamento Europeo sobre el asunto. Ha sido vicepresidenta desde noviembre de 2020 y cuenta con la simpatía de muchos fuera de su partido, que la consideran una política hábil, flexible y del sector moderado dentro de los democristianos. Viene de un país pequeño, Malta, lo cual es un inconveniente para ella, pero, en el camino, los eurodiputados del PPE retiraron una candidatura norteña, que habría instalado al frente del Parlamento Europeo un discurso económico mucho más ortodoxo y duro hacia el sur.

El proceso de elección es sencillo. Los votos en blanco o nulo no cuentan, y el objetivo es obtener la mayoría absoluta, que se encuentra en los 353 escaños o en la mitad más uno de los votos emitidos sin tener en cuenta los nulos o en blanco, por lo que normalmente el límite para ser elegido suele ser más bajo. Hay hasta cuatro rondas de voto y, si en las tres primeras ningún candidato ha obtenido la mayoría absoluta, en la cuarta ronda se presentan únicamente los dos candidatos con mayor número de votos. Normalmente, los candidatos sin opciones se van retirando para ir concentrando el voto en aquellos afines.

placeholder Roberta Metsola, eurodiputada popular y candidata a la presidencia de la Eurocámara. (Reuters)
Roberta Metsola, eurodiputada popular y candidata a la presidencia de la Eurocámara. (Reuters)

La calculadora parlamentaria

De los principales grupos, los socialdemócratas y los liberales (Renew Europe) fueron los únicos que no han presentado candidaturas. Eso significaba que sus votos eran fundamentales para decidir quién será la próxima presidenta de la Eurocámara. En 2019, cuando el Parlamento Europeo escogió a Sassoli como su presidente, se firmó un acuerdo por el cual la segunda mitad de la legislatura sería para los populares con el apoyo de socialistas y liberales. Los últimos tenían claro que cumplirían el acuerdo, pero los socialdemócratas consideraban que ese pacto ya no refleja el reparto de fuerzas actual a nivel europeo, donde la izquierda ha recuperado terreno desde las elecciones a la Eurocámara en 2019, y han pasado las últimas semanas reflexionando sobre cómo proceder.

El acuerdo final entre las tres formaciones, con el que los socialdemócratas se han asegurado una "fuerte representación" para eurodiputados de su familia, elimina ya la necesidad de hacer cálculos. Además, como parte del pacto entre las tres formaciones, los socialistas han informado que se ha acordado un documento de trabajo sobre cuatro ejes que consideran sus prioridades: estado de derecho, derechos de las mujeres, dimensión social de la Unión Europea y reforma de las reglas fiscales.

placeholder Eurodiputados escuchan un debate sobre la reforma agraria en el pleno de Estrasburgo. (Reuters)
Eurodiputados escuchan un debate sobre la reforma agraria en el pleno de Estrasburgo. (Reuters)

La carrera solamente habría sido más ajustada si los socialistas hubieran decidido romper el acuerdo de 2019 y apoyar a Bah Kuhnke. En ese caso, la candidatura de los ecologistas habría contado con 251 votos, sumándoles también los de la candidatura de la española Rego que se habría retirado tras una o dos rondas, pero seguirían estando lejos de los necesarios para poder vencer. Metsola, con los votos de populares y liberales, se habría en los 285 votos, y eso si el partido de Zlotoswski no hubieran decidido apostar por ella frente a la amenaza de una candidatura de izquierdas. Pero los democristianos no querían un resultado ajustado que haga que sea una presidenta débil y sin un apoyo fuerte, por lo que han negociado hasta poder encontrar un apoyo estable y fuerte.

Metsola es una candidata escogida con el objetivo de recoger los apoyos de toda la coalición proeuropea, incluidos los socialistas. Es cierto que sus posiciones contra el aborto en la Eurocámara le han complican el voto a socialdemócratas y liberales, pero, por lo demás, pertenece al ala más abierta de los democristianos, es respetada y apreciada por colegas de muchos otros partidos. Votando en su contra, los socialistas se habrían complicado la segunda mitad de la legislatura, viéndose aislados y habiendo roto el acuerdo de 2019, como ya ocurrió cuando rompieron un acuerdo idéntico de 2014 cuando presentaron a un candidato contra Antonio Tajani en 2017. A cambio de apoyar a Metsola, los socialistas obtienen otros puestos como vicepresidencias y pueden mirar más allá hacia otros objetivos, como puede ser el nombramiento de un nuevo secretario general del Parlamento Europeo, para el que es clave la composición del Bureau del Parlamento.

Este martes, el Parlamento Europeo escogerá a su próximo presidente durante la sesión plenaria en Estrasburgo. Un proceso marcado por la emotiva despedida a David Sassoli, presidente de la Cámara desde julio de 2019 y fallecido el pasado 11 de enero, solamente una semana antes de finalizar su mandato, que no iba a intentar renovar para la segunda mitad de la legislatura. Cuando este lunes por la tarde Roberta Metsola, que era vicepresidenta de la institución y que se convirtió en presidenta en funciones tras el fallecimiento de Sassoli, ha dicho unas palabras inaugurales en la ceremonia de despedida del antiguo presidente de la Eurocámara, la maltesa ya sabía que sería su sucesora.

Parlamento Europeo Eurodiputados Unión Europea
El redactor recomienda