"Era más importante que nunca que la UE observase las elecciones en Venezuela"
  1. Mundo
  2. Europa
Entrevista con Izaskun Bilbao

"Era más importante que nunca que la UE observase las elecciones en Venezuela"

La eurodiputada del PNV, inscrita en el grupo europarlamentario 'Renew Europe', explica su experiencia como observadora electoral en el país caribeño

Foto: Izaskun Bilbao Barandica, eurodiputada por el Partido Nacionalista Vasco. (Foto: Parlamento Europeo)
Izaskun Bilbao Barandica, eurodiputada por el Partido Nacionalista Vasco. (Foto: Parlamento Europeo)

Izaskun Bilbao (Bermeo, 1961) es una de las eurodiputadas que ha participado en la misión de observación electoral de la UE en Venezuela. La primera en 15 años. Tras un informe preliminar que ha constatado deficiencias estructurales en los comicios, el presidente Nicolás Maduro les llamó "espías" y "enemigos". En entrevista con El Confidencial, la eurodiputada del PNV, inscrita en el grupo europarlamentario 'Renew Europe', explica su experiencia y pasa revista al estado de las relaciones con América Latina.

[Si quieres leer la serie de entrevistas a eurodiputados sobre los temas clave que enfrenta la UE, pincha aquí]

PREGUNTA: Acaba de participar en la misión de observación electoral de la UE en Venezuela. Cuéntenos cómo ha sido la experiencia y qué ha comprobado sobre el terreno.

RESPUESTA: La primera sensación es que ha sido muy interesante. Muchísima gente, venezolanos y venezolanas, nos daban las gracias por estar allí y acompañarles. Nos dieron muestras de que iban a confiar en el informe que elaborase la UE y entendían que este proceso, que contaba con la participación de la oposición después de tantos, años, era una pequeña puerta que se abría.

P: Los primeros resultados del informe preliminar que han elaborado apuntan a deficiencias estructurales durante los comicios. Cuando Josep Borrell envió la misión sabía que era una decisión controvertida. Aquí en la propia Eurocámara fue muy criticada. ¿Ha sido un error contar con esta presencia europea en Venezuela en estos momentos?

R: Es verdad que tras la decisión y anuncio de Borrell —que tomó de acuerdo con el Consejo Europeo— hubo mucha polémica. Yo creo que fue una polémica artificial. Y tras haber acudido a esa observación me ratifico en que era más importante que nunca estar allí. El informe es provisional, pero hemos visto los avances que se han dado. Por ejemplo, con la composición del Consejo Nacional Electoral y con la participación de la oposición en estas elecciones. Evidentemente, hay cosas estructurales que hay que mejorar, que han quedado plasmadas en el informe provisional y que también lo estarán en el definitivo para que haya una mejora de cara a las próximas elecciones presidenciales, previstas para 2024.

Foto: La luna se alza sobre la barriada de Petare en Caracas. (ReuterS/Jorge Silva) Opinión

P: Algunas de las críticas de fuerzas como el Partido Popular Europeo es que la presencia europea en las elecciones legitimaría el reconocimiento internacional de Nicolás Maduro. ¿Ha sido así?

R: El grupo Popular Europeo sabe de sobras —porque participa en todas las misiones de observación internacionales— que nosotros no vamos a legitimar o deslegitimar, vamos a observar las elecciones. Toda la mecánica para llevar a cabo estas misiones en aquellos países que nos invitan pasa por ver cómo transcurre el día electoral, ver si se cumplen los estándares internacionales y comprobar si hay errores o defectos. Al final se trata de hacer un diagnóstico y una recomendación. Nunca vamos a legitimar y, por lo tanto, creo que el discurso del PP ha sido más de artificio que realidad.

P: La repuesta de Maduro que pidió la presencia europea ha sido bastante agresiva. Les acusa a ustedes, los miembros de la misión, de ser enemigos y espías. ¿Por qué esta reacción? ¿Se lo esperaban?

R: Efectivamente, Maduro atacaba una misión y a unas personas que realizaban un trabajo para el que él mismo envió la invitación. Seguramente estaba haciendo su juego entre las personas de su Gobierno que están a favor de ir avanzando en el diálogo, en una mayor democracia y una mejora de todos los estándares, por un lado, y aquellos que son más resistentes, por otro. Trataba de mantener ese equilibrio entre las diferencias que tiene él mismo en su casa. Hay que recordar que no vamos a ninguna misión si no se nos invita. Y en este caso nos invitó él mismo.

"Seguimos defendiendo las sanciones individuales que están planteadas por parte de las instituciones europeas".

P: La situación en Venezuela lleva años en un 'impasse' social, político y humanitario. La UE ha impuesto sanciones y declarado varios comicios ilegítimos. Ahora vemos la primera misión europea en el país en 15 años. ¿Hay un giro y un cambio de tono más suave de Bruselas a Caracas?

R: El primer cambio de tono ha sido del propio Gobierno de Venezuela, de Maduro, con dos cosas: dio una mayor pluralidad al Consejo Electoral Nacional, incluyendo una persona de la oposición y otra de la sociedad civil, y abrió la puerta a los partidos de la oposición. También haciendo mejoras en el censo electoral, aunque hayamos detectado algunos problemas que hay que resolver, y haciendo varias auditorías de su sistema electoral porque el tema de la maquinaria del voto también estaba siendo cuestionado.

El Gobierno ha avanzado en estos elementos y lo que ha hecho la UE ha sido responder a estos cambios, que son consecuencia también de la negociación que se está produciendo en México. La UE ha valorado y analizado todo eso. Seguimos defendiendo las sanciones individuales que están planteadas por parte de las instituciones europeas. Hay que mejorar los estándares sobre derechos humanos, separación de poderes y Estado de Derecho.

P: El ministro de Asuntos Exteriores venezolano ha dicho recientemente que si la UE quiere ayudar a desencallar la situación en el país debería empezar por levantar estas sanciones. ¿Es una opción? ¿Qué puede hacer la UE para desbloquear una crisis enquistada durante tantos años?

R: Muchas veces se confunde de forma interesada las sanciones de otros países a las sanciones selectivas que tiene la UE. Y eso tiene que quedar claro. La UE no sanciona a Venezuela, sanciona actitudes y comportamientos de tipo individual. Estamos de acuerdo en ello y vamos a seguir acompañando a la sociedad civil venezolana para que pueda hacer el camino y el recorrido que nos transmitieron que desean. Cuando estuvimos allí nos dijeron que no les abandonemos y que les acompañemos en el resto del camino. Tenemos que manteneros firmes en este apartado y confiar en la negociación abierta que está en México.

Foto: Javi López en el Parlamento Europeo (PE)

P: América Latina está en la agenda europea casi siempre por sanciones o temas de derechos humanos. Son debates, especialmente aquí en la Eurocámara, muy politizados. China, por su parte, tiene una presencia cada vez mayor en la región, como vimos recientemente con la diplomacia de las vacunas. ¿Está la UE abandonando y perdiendo el foco en una región tan estratégica?

R: La UE tiene que reforzar el foco en los países de América Latina. Hay una colaboración que en muchas ocasiones no se ve o de la que no se habla. No se pone en valor y creo que es una debilidad de la propia UE. Si analizamos país por país, la cooperación o los acuerdos comerciales con Colombia, Perú o Bolivia es constante. Es una relación, además, de tercera generación y de igual a igual. Vamos en ese camino, pero en muchas ocasiones el foco se pone en unos países más que en otros porque eso da lugar a más debate político.

Nuestra posición debe ser extender los estándares europeos a América Latina. El diálogo, la cooperación y los proyectos positivos en ambos lados son importantes. Es una alianza estratégica porque China está aumentando su presencia, pero cuando hablamos con ellos, perfectamente distinguen cuál es el modelo europeo y hacia dónde les gustaría avanzar. Al menos la inmensa mayoría. Lo que he visto es que quieren una colaboración con nosotros.

P: Si América Latina está en la agenda europea es muchas veces por el impulso de España, por razones obvias. ¿Va o debe ser América Latina una prioridad en la Presidencia española de 2022? ¿Cómo se puede convencer de la importancia de esta relación a otros socios comunitarios cuando hay tantos frentes abiertos y cuando la prioridad europea está quizá más en África o Asia?

R: No es casualidad que en los debates la mayor participación sea de diputados del Estado español. Es una obviedad y llevamos mucho tiempo reclamando que la Comisión Europea ponga un mayor foco y mencione como prioritaria la relación con América Latina. Sobre si será una prioridad o no durante el semestre español de la UE, lo deberá decir el Gobierno. Pero creo que sí. Por ejemplo, Borrell tiene más sensibilidad que otros Altos Representantes porque percibe y es conocedor de esa relación estratégica. La relación tiene que ser más fuerte y en ocasiones no se toma tanto en consideración. Nos unen, además, lazos culturales y emocionales. Yo, como vasca, tenemos una diáspora muy importante en los países de América Latina. Tenemos una buena relación con programas específicos y no es casualidad que tengamos más sensibilidad. Espero que entre como un ámbito prioritario en los programas europeos.

Foto: José Miguel Vivanco. (Reuters)

P: Acaba de celebrarse la cumbre UE y América Latina por primera vez en muchos años. El resultado sigue siendo poco más que declaraciones de intenciones. ¿Cuáles deberían ser las prioridades de Europa en la región para impulsar de verdad el vínculo y la cooperación? Algunos acuerdos como el de Mercosur ni siquiera llegan a ratificarse...

R: Soy partidaria de los acuerdos comerciales porque no son solo económicos. Mira cómo comenzó el proyecto europeo: un proyecto de paz que arrancó con un acuerdo comercial. De alguna forma, también significan plasmar esa relación de confianza y estratégica. Veo prioritario, en este sentido, ratificar Mercosur. Con América Latina compartimos problemas con carácter transversal como la inmigración. Tenemos ámbitos de colaboración que efectivamente son problemas de hoy y de carácter global. Debemos mirarlos con perspectiva local y regional, pero también europea clara.

P: Le pregunto por un tema completamente diferente. Bruselas acaba de abrir la puerta por primera vez a la vacunación obligatoria. Es una realidad en varios países. ¿Debería serlo también en España?

R: Yo soy partidaria de la vacunación obligatoria. Lo que estamos viendo es que las personas que no se han vacunado son las que están en los hospitales y las que están sufriendo el mayor número de muertes. Como europeos, teniendo dosis suficientes, vemos que algunos países no han llegado ni al 30% de población vacunada. Una vacunación segura significa dar seguridad también a la ciudadanía. Además, hay que hacer extensiva la vacunación y las dosis a otros países que no han tenido posibilidad de tener vacunas para toda su posición. Hay que pensar de forma global. Hoy vemos la nueva variante, ¿de qué países procede? Hay que tener vacunas para todos y tenemos que dar la seguridad y confianza a todos los continentes del mundo si queremos acabar con la pandemia.

Proyecto Parlamento Europeo Comisión Europea Unión Europea Nicolás Maduro