Berlín y Bruselas entierran el hacha judicial por el órdago del constitucional alemán
  1. Mundo
  2. Europa
Prima el derecho de la Unión

Berlín y Bruselas entierran el hacha judicial por el órdago del constitucional alemán

La Comisión Europea ha cerrado el procedimiento de infracción que había abierto contra Alemania por la sentencia de mayo de 2020 del constitucional alemán que revirtió una sentencia del TJUE

Foto: Sesión de Tribunal Constitucional alemán en Kalsruhe. (EFE/Ronald Wittek)
Sesión de Tribunal Constitucional alemán en Kalsruhe. (EFE/Ronald Wittek)

En mayo de 2020, hubo un terremoto legal que removió los cimientos de la Unión Europea. El constitucional alemán, conocido como Karlsruhe —la localidad en la que se sitúa— puso en duda la primacía del derecho de la Unión y del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) como intérprete último de la misma. La Comisión Europea reaccionó rápidamente asegurando que se tomarían acciones. En junio de 2021, Bruselas abrió un procedimiento de infracción contra Alemania, que ahora acaba de cerrar medio año después.

En mayo de 2020, Karlsruhe declaró que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) había actuado 'ultra vires', es decir, más allá de sus competencias, al considerar que el programa de compras de bonos del Banco Central Europeo (BCE) estaba dentro de su mandato. El constitucional alemán consideraba que el programa del eurobanco era “parcialmente inconstitucional”. Esa sentencia representaba un cuestionamiento de la primacía del derecho de la Unión. “El Tribunal alemán privó a una sentencia del TJUE de su efecto jurídico en Alemania, violando el principio de primacía del Derecho de la UE. Esta es la razón ahora para iniciar este procedimiento de infracción”, señaló el Ejecutivo comunitario cuando anunció la apertura del expediente contra Berlín.

Foto: Reunión del Constitucional alemán en junio de 2016. (Reuters)

Automáticamente y tras conocerse la decisión de Karlsruhe en mayo de 2020, que daba la vuelta a la sentencia que el TJUE había dictado en su momento, en Bruselas se temió por los efectos que eso pudiera tener si otros tribunales constitucionales no totalmente independientes, como el de Polonia y el de Hungría, usaban la misma vía para oponerse a las sentencias del TJUE que van contra sus intereses. Y es precisamente lo que ha ocurrido hace pocas semanas, cuando el constitucional polaco, con miembros escogidos de forma ilegal según varias sentencias del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), ha declarado inconstitucional varios artículos fundamentales de los Tratados para que el TJUE pueda ejercer su papel como garante de la independencia judicial en el país, que está siendo atacada desde hace años por el Gobierno ultraconservador del partido Ley y Justicia (PiS).

Pero mientras el Gobierno polaco empuja a su constitucional para poner en duda la primacía del derecho de la Unión y poder enfrentarse a Bruselas, el alemán ha intentado desde el primer momento desescalar la situación y evitar el choque frontal con la Comisión Europea, lo que ha facilitado que el Ejecutivo comunitario cierre rápido el procedimiento de infracción contra Alemania.

Foto: Sala central del Tribunal de Justicia de la Unión Europea en Luxemburgo. (EFE) Opinión

“En su respuesta a la carta de emplazamiento, Alemania ha contraído compromisos muy firmes. En particular, Alemania ha declarado formalmente que afirma y reconoce los principios de autonomía, primacía, eficacia y aplicación uniforme del Derecho de la Unión, así como los valores establecidos en el artículo 2 del TUE, incluido en particular el Estado de Derecho”, ha explicado la Comisión Europea para justificar el cierre del expediente contra Berlín.

“En segundo lugar, Alemania reconoce explícitamente la autoridad del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, cuyas decisiones son definitivas y vinculantes. También considera que la legalidad de los actos de las instituciones de la Unión no puede someterse al examen de denuncias constitucionales ante los tribunales alemanes, sino que solo puede ser revisada por el Tribunal de Justicia”, señala el Ejecutivo comunitario. “En tercer lugar, el gobierno alemán, refiriéndose explícitamente a su deber de cooperación leal consagrado en los Tratados, se compromete a utilizar todos los medios a su alcance para evitar, en el futuro, una repetición de un hallazgo 'ultra vires', y asumir un papel activo en ese sentido”, concluye la Comisión.

Comisión Europea Noticias de Alemania Derechos humanos Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE)