Von der Leyen ignora la presión de la Eurocámara para que corte fondos a Polonia
  1. Mundo
  2. Europa
Ignora las quejas de los eurodiputados

Von der Leyen ignora la presión de la Eurocámara para que corte fondos a Polonia

Muchos miembros del Parlamento Europeo presionan a la presidenta de la Comisión Europea por su lenta acción contra Polonia y Hungría por su ataque al estado de Derecho

Foto: Ursula Von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, en el debate de este martes ante la Eurocámara. (EFE)
Ursula Von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, en el debate de este martes ante la Eurocámara. (EFE)

Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, mantiene un contacto bastante fluido con los líderes de la Eurocámara. Y estos llevan semanas pidiéndole a la alemana que tome medidas ya contra Polonia, por su deriva autoritaria y su ataque a la independencia judicial, y Hungría, por la extendida corrupción que pone en riesgo los fondos europeos, activando el mecanismo de condicionalidad que podría provocar la congelación de miles de millones de euros para Varsovia y Budapest. Pero este martes, para enfado de muchos destacados eurodiputados, Von der Leyen no ha hecho una sola mención a la situación del estado de derecho en ambos países, y ha centrado todo su discurso ante el Pleno de la Eurocámara en la crisis en la frontera entre Polonia y Bielorrusia.

La alemana ha acabado por provocar un fuerte enfado en algunos sectores de la Eurocámara, que ahora planean celebrar un debate concreto sobre esta cuestión para que Von der Leyen tenga que explicar con detalle y ante el hemiciclo cuál es su plan. Destacadas voces de la institución se quejan de que Von der Leyen utilice un tipo de lenguaje para hablar sobre la situación frente a ellos, pero que después utilice un perfil extremadamente bajo en el Consejo Europeo en el que se iba a discutir el asunto a finales de octubre, después de que el constitucional polaco, diseñado por el partido Ley y Justicia (PiS) y con varios miembros escogidos de manera ilegal según el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), haya declarado, a petición del propio Gobierno del PiS, que algunos elementos centrales de los tratados son contrarios a la constitución polaca, declarando una guerra legal a la Unión Europea.

Foto: Una mujer con una bandera de la UE camina junto a un agente en una protesta. (Jakub Wlodek. Agencja Gazeta/Reuters)

En los últimos días varios líderes de la Eurocámara habían comentado directamente a Von der Leyen su inquietud por la situación y le habían solicitado que la Comisión Europea activara ya el mecanismo de condicionalidad, además de pedirle que no apruebe el plan polaco para tener acceso al Fondo de Recuperación. Fue un mensaje que repitieron este mismo lunes en Estrasburgo antes de que comenzara la sesión plenaria. Y aunque la presidenta sí que habla de ello con los líderes políticos del Parlamento Europeo en privado, como explican varias fuentes parlamentarias, Von der Leyen no lo ha mencionado en su discurso.

La alemana está alineada con la mayoría del Consejo Europeo, entre ellos el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez: hay que esperar hasta que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), el intérprete último de los tratados, decida sobre si el mecanismo de condicionalidad es compatible con el derecho de la Unión. Es algo que los Gobiernos de Polonia y Hungría han preguntado al alto tribunal de Luxemburgo y forma parte del pacto con el que se acordó la creación de esta herramienta. Sin embargo, la Eurocámara cuestiona hasta qué punto la Comisión tiene derecho a no utilizar una instrumento que ya forma parte de su caja de herramientas, y la han denunciado ante el propio tribunal europeo por su inacción.

placeholder Von der Leyen habla con Iratxe García, líder de los socialdemócratas en la Eurocámara. (EFE)
Von der Leyen habla con Iratxe García, líder de los socialdemócratas en la Eurocámara. (EFE)

Hace solamente algunos días prácticamente todo el hemiciclo envió una carta conjunta al Ejecutivo comunitario. Firmada por el Partido Popular Europeo (PPE), socialdemócratas (S&D), los liberales (Renew Europe), los Verdes y la Izquierda Unitaria Europea, la misiva pedía a Von der Leyen que no dé luz verde al plan de recuperación de Polonia, que Bruselas mantiene retenido a la espera de que el Gobierno polaco ofrezca alguna cesión en materia de las garantías de independencia judicial en el país. Esa es la reclamación más urgente en este momento, aunque presionan también por el objetivo, más amplio, de que se active el mecanismo de condicionalidad.

“Nuestra petición no debe verse como un castigo contra los polacos, sino como una manera de restaurar el estado de Derecho en Polonia a la luz de su continuo deterioro”, señalaba la carta firmada por los líderes de los grupos, el popular Manfred Weber, la socialdemócrata Iratxe García, el liberal Stéphane Séjourné, los verdes Ska Keller y Philippe Lamberts y los de la Izquierda Unitaria Europea Manon Aubry y Martin Schirdewan. En el debate de este martes, en su turno de palabra, García, Weber, Séjourné y Keller han vuelto a recordar la cuestión del estado de Derecho.

En los últimos días la Comisión Europea envió una primera carta a Varsovia y Budapest, un primer paso formal en el procedimiento del mecanismo de condicionalidad. Pero en la Eurocámara la sensación es que lo que busca el Ejecutivo comunitario con ese movimiento es ganar tiempo y consideran que ya ha habido suficiente diálogo con ambos Gobiernos que han utilizado ese tiempo adicional para continuar con su deriva. Para Bruselas la situación es sensible, ya que debido a la crisis que Bielorrusia ha fabricado en la frontera con Polonia las críticas a Varsovia deben ser medidas con extremo cuidado. Pero en los pasillos del Parlamento Europeo hay miedo de que eso se traduzca en una aprobación del plan polaco.

Foto: Robert Biedrón (c), en una imagen de archivo. (EFE/EPA/Aleksander Kozminski)
"Lukashenko está utilizando el Gobierno de Polonia como un tonto útil"
María Zornoza. Bruselas Infografía: Rocío Márquez

Sophie in 't Veld, eurodiputada liberal y uno de los referentes dentro de la Eurocámara en la cuestión del estado de Derecho, ha acusado a Von der Leyen de intentar “eludir frenéticamente sus responsabilidades” como presidenta de una institución que tiene entre sus principales funciones la de proteger los tratados europeos. La también liberal Katalin Cseh, de nacionalidad húngara y una de las caras visibles de la oposición al primer ministro magiar Viktor Orbán, ha calificado de “grotesco” el envío de cartas para recabar más información 11 meses después de que se aprobara la creación del mecanismo de condicionalidad.

Charles Michel, presidente del Consejo Europeo, también presente en el debate sobre la cumbre de finales de octubre, ha señalado que “no es la primera vez” que se aborda “este importante asunto” en el foro de líderes. “Debemos usar los instrumentos”, ha señalado Michel, incluido el mecanismo de condicionalidad, aunque ha defendido la “importancia del diálogo político” con Varsovia. El belga suele ser el representante de la vía blanda con el Gobierno polaco, pero este martes ha sido el único en responder a las quejas de los eurodiputados y la petición de acción, ya que Von der Leyen ha abandonado el hemiciclo tras sus palabras iniciales en las que no ha mencionado el asunto y no ha estado presente en su turno de réplica, algo que el eurodiputado de Ciudadanos, Luis Garicano, ha calificado de "falta de respeto inaceptable".

Ursula von der Leyen Polonia Parlamento Europeo
El redactor recomienda