Sin profesores durante meses y colegios cerrados: la sombra de Merkel es alargada en Grecia
  1. Mundo
  2. Europa
Eliminar funcionarios como sea

Sin profesores durante meses y colegios cerrados: la sombra de Merkel es alargada en Grecia

Pese a que ya han pasado más de 10 años de la crisis de deuda griega, la austeridad impuesta por los acuerdos de rescate ha dejado cicatrices a largo plazo en el sistema educativo griego

Foto: Un colegio en Atenas. (EFE)
Un colegio en Atenas. (EFE)

Colegios cerrados debido a la falta de fondos, edificios escolares en mal estado y alumnos sin profesores durante meses debido la escasez de educadores en plazas permanentes, oposiciones a plaza fija canceladas desde hace 10 años... Pese a que ya han pasado más de 10 años de la crisis de deuda griega, la política de austeridad impuesta por los acuerdos de rescate ha dejado profundas cicatrices a largo plazo en el sistema educativo griego. Tras casi dos décadas en el poder, Angela Merkel se despide de la cancillería alemana manteniendo una amplia popularidad tanto en Alemania como en el resto de Europa… excepto en Grecia. Según una reciente encuesta, un 70% de los griegos no tiene buena opinión de la canciller. Por contrastar, en España la confianza es del 86%.

En 2009, Grecia fue rescatada a cambio de dolorosos recortes en sectores tan básicos como pensiones, sanidad o educación y los griegos salieron a la calle para protestar contra Alemania y las medidas de austeridad que se les venían encima. Grecia dejó patente la aversión de su población hacia la canciller, a la que erigieron como enemigo público número uno, llegando a ser retratada como Hitler y culpándola del empobrecimiento del pueblo heleno.

En 2018, Grecia comenzó a dejar atrás el mayor rescate de la historia, pero las secuelas de la recesión y las continuas políticas de recortes, todavía patentes, han dejado, entre otras cosas, un sistema educativo maltrecho y con uno de los gastos anuales del Gobierno por alumno de primaria, secundaria y terciaria de los más bajos de la OCDE.

“Hace más de 12 años que no se contratan profesores de manera permanente, ni siquiera cuando algún educador con plaza fija se jubila”, afirma Alexandra*, una profesora de Geografía en un colegio de secundaria en el sur de Atenas que aprobó el examen del ASEP (el organismo encargado de organizar las oposiciones para la selección de personal para las instituciones públicas) para acceder a una plaza fija en 2005. Fue de las últimas oposiciones que publicó el país. A pesar de que el artículo 16 de la Constitución griega garantiza la enseñanza gratuita a todos los niveles, incluyendo los libros de texto, que son proporcionados a los estudiantes por el Ministerio de Educación y Asuntos Religiosos, los sucesivos recortes presupuestarios han convertido el sistema educativo griego en uno de los más desiguales respecto a sus vecinos europeos.

"Alemania se empeñó en disminuir el número de funcionarios en Grecia y esa es la razón de que no haya habido contrataciones"

Las oposiciones para convertirse en profesor en un centro educativo público se llevaban a cabo en Grecia cada dos años, pero en 2010 se suspendieron, dejando a algunos de los futuros docentes que se habían examinado y aprobado en el limbo y a la espera de poder acceder a una plaza. "Conozco el caso de algún profesor al que han llamado hace poco para cubrir una plaza, pero a otros ni les han llamado" asegura Alexandra.

Foto: La canciller alemana, Angela Merkel, junto al entonces presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, en un congreso del PPE en Madrid. (Getty)

El Ministerio de Educación no recibe los fondos necesarios de los presupuestos estatales para contratar profesores de manera permanente y ha tenido que recurrir al sistema de profesores sustitutos. La selección de educadores se lleva a cabo a través de una lista en la que los profesores deben inscribirse cada año y en la que el orden varía según los puntos acumulados dependiendo de sus estudios, cualificaciones, situación familiar o experiencia.

“El problema de este sistema es que las plazas se van cubriendo por fases, no todas a la vez a principios de septiembre”, se queja María, madre de un niño de quinto de primaria de un colegio público en el municipio de Glyfada. “La clase de mi hijo ha estado un mes entero sin profesora”.

“Los huecos aparecen desde el primer día que comienzan las clases”, afirma Anastasis Antoníu, un profesor de la ciudad Castoriá, quien, tras seis años como profesor sustituto, está a la espera de que vuelva a abrirse el proceso de selección para poder optar a una plaza a partir del mes de noviembre.

placeholder Un profesor mide la temperatura de un niño para entrar en un colegio en Atenas. (EFE)
Un profesor mide la temperatura de un niño para entrar en un colegio en Atenas. (EFE)

Actualmente, en Grecia hay más de 30.000 educadores que trabajan como profesores sustitutos cada año. Se les contrata a partir de septiembre (o en los meses siguientes, dependiendo de cada fase) y se les despide en junio. “El Estado ahora prefiere contratar a profesores sustitutos para cubrir las plazas fijas”, asegura Alexandra. “La diferencia en el sueldo no varía demasiado, pero estos profesores en verano no cobran y, lo que es más importante, los llaman solo cuando los necesitan”.

“Desgraciadamente, hace unos años que esto lleva siendo algo común en las islas, donde el número de habitantes suele ser menor, pero ahora está sucediendo también en ciudades grandes como Atenas”, dice María. “El problema es que a día de hoy el porcentaje de colegios que funcionan con este sistema es muy elevado y la situación va empeorando. Cada año escolar que pasa, es más probable que un colegio tenga al menos una clase sin profesor al comienzo del curso, y esto es algo que perjudica a nuestros hijos”.

Anastasis está convencido de que este sistema no es bueno ni para los alumnos, “que necesitan tener una estabilidad desde el primer día de clase”, ni para los profesores, que en muchas ocasiones se ven obligados a desplazarse a otro punto de la geografía griega, dejando atrás su hogar y su familia, para poder obtener las cualificaciones adecuadas y tener más posibilidades de acceder en un futuro a una plaza fija. Desde Castoriá, Anastasis ha tenido que trasladarse en los últimos años hasta Creta, Rodas, Samos, Limni y Patras para poder trabajar. “Puede que un año yo me marche a enseñar en un colegio de Creta y que un profesor de Creta acabe viniendo a mi ciudad. Eso no es lógico. Si hay una posición libre aquí, debería cubrirla alguien local, no alguien que venga desde lejos. Eso debería corregirse desde el ministerio para que no suceda”.

Foto: Protesta antivacunas en Atenas, Grecia. (EFE)

Después de más de 10 años sin contrataciones permanentes en el sector, el Gobierno griego anunció en 2019 que cubriría 15.000 puestos fijos en tres años, algo que finalmente se llevó a cabo este verano. Sin embargo, esta es una cifra que se queda muy por debajo de las necesidades actuales. “Este año se necesitaban entre 40.000 y 50.000 profesores extra debido, entre otras cosas, a esos huecos de profesores que se han ido retirando durante los últimos 12 años y cuyas plazas no se han ido cubriendo”, afirma Anastasis.

Eliminar funcionarios como sea

Alexandra opina que otra de las razones para que no se contraten profesores de manera permanente se remonta a los rescates. “Alemania se empeñó en disminuir el número de funcionarios en Grecia y esa es una razón de que no haya habido contrataciones. Los profesores sustitutos no figuran como personal fijo”.

En 2012, la troika compuesta por la Unión Europea, el Banco Central y el Fondo Monetario Internacional pactó con el Gobierno griego el recorte de un alto número de funcionarios públicos como una de las condiciones para la concesión de un préstamo de 130.000 millones de euros. Estas medidas no solo afectaron a la contratación de nuevos profesores sino a los sueldos de todos los docentes, que se vieron recortados casi un 30% entre 2005 y 2018.

Foto: El conservador Kyriakos Mitsotakis se ha convertido en el nuevo primer ministro griego con una cómoda victoria frente a la Syriza de Tsipras. (Reuters)

Cada vez son más los alumnos que buscan clases particulares y se apuntan a academias después del horario escolar, pero a pesar de todo lo negativo la nueva remesa de profesores sustitutos está decidida a marcar la diferencia y llegan a los colegios con ganas de involucrarse y de motivar a sus alumnos.

“Afortunadamente, también tenemos educadores jóvenes muy capaces”, afirma María, satisfecha tras conocer a la profesora que finalmente se ha hecho cargo de la clase de su hijo. Y aunque se lamenta de que “los distintos gobiernos griegos hayan ido aprobando una serie de proyectos de ley para no gastar tanto en educación”, también se muestra optimista y confía en que la situación cambie y “el sistema educativo griego experimente mejoras en un par de años”.

A pesar de que la enseñanza se ha ido relegando año tras año en toda Grecia, muchos de los afectados se han negado a cruzarse de brazos. En algunos barrios, son las asociaciones de padres las que, con el dinero recolectado a principio de cada curso, han ido comprando y renovando materiales dañados e indispensables como proyectores, pizarras u ordenadores para que sus hijos puedan seguir recibiendo clase con normalidad.

*Todos los nombres han sido cambiados por deseo expreso de los entrevistados.

Angela Merkel Grecia Sistema educativo Unión Europea Noadex
El redactor recomienda