Es noticia
Menú
La pandemia revienta el 'triple candado' de las pensiones en UK: no pueden subir un 9%
  1. Mundo
  2. Europa
una decisión difícil de vender

La pandemia revienta el 'triple candado' de las pensiones en UK: no pueden subir un 9%

En la última década de Gobierno conservador, las pensiones han subido al ritmo del IPC, los ingresos medios o un mínimo del 2,5% (la cifra más alta). El coronavirus ha reventado el 'triple candado' de los tories

Foto: Johnson en una escuela de Londres. (Reuters)
Johnson en una escuela de Londres. (Reuters)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Boris Johnson es un optimista por naturaleza. Un maestro para justificar medidas impopulares envolviéndolas en discursos con gran verborrea. Pero se enfrenta ahora a un reto complejo: no podrá subir las pensiones tanto como había prometido. Y, lo venda como lo venda, supone romper una promesa electoral clave para la principal base de votantes del Partido Conservador. Tampoco es que tenga otra alternativa.

Tampoco es que tenga otra alternativa, porque en un momento de inestabilidad por covid y Brexit, donde la deuda acumulada del Reino Unido llega ya a los 2,56 billones de euros (lo que equivale al 98,8 % del PIB, la mayor tasa desde 1962) el Ejecutivo no puede permitirse subir las pensiones un 8,8%. De momento, no hay comunicado oficial. Se espera para otoño. Pero, según apuntan todos los rotativos, la decisión está ya más que tomada.

Cuando los 'tories' llegaron a Downing Street en 2010 de la mano de David Cameron, se comprometieron a que las pagas de jubilación se revalorizarían lo mismo que el incremento de los ingresos medios, el índice de precios al consumo o un mínimo del 2,5%. La cifra que fuera mayor. A este mecanismo —que se ha asentado durante la última década de Gobierno conservador— se le bautizó como 'triple lock' o triple candado.

Ahora, Johnson se ve forzado a descerrajarlo después de que los salarios se han recuperado drásticamente tras la relajación de restricciones sociales por el coronavirus, con una subida anual del 8,8%. En un momento de elevada inestabilidad por el Brexit, exacerbada por la pandemia, y con una deuda acumulada que roza ya los 2,6 billones de euros (lo que equivale al 98,8% del PIB, la mayor tasa desde 1962), Reino Unido no puede permitirse este aumento, que supondría un desembolso adicional de 8.000 millones de libras. De momento, no hay comunicado oficial. Pero, según apuntan todos los rotativos, la decisión está ya más que tomada y se espera para otoño.

Un sistema básico

Las cifras parecen altas. Pero la realidad es que el 'modelo anglosajón' cuenta con un sistema de ayudas sociales enfocado a cubrir prestaciones muy básicas, partiendo de la premisa de que el individuo es el principal garante de su futuro bienestar. La pensión estatal para los jubilados (que ahora tienen que trabajar hasta los 66 años) consiste en 173,15 libras semanales (alrededor de 900 euros mensuales), lo cual equivale aproximadamente al 24,4% del salario medio nacional. Una situación que contrasta drásticamente con España, donde la paga promedio representa el 70% del salario medio nacional (unos 1.540 euros mensuales).

En el Reino Unido, con uno de los costes de vida más caros de Europa, unos dos millones de jubilados viven por debajo del nivel oficial de pobreza. Incluso para las clases medias, la solución cuando se llega a determinadas edades para contar con ahorros pasa por vender la casa familiar y mudarse a un piso más pequeño. Se ve como algo normal.

Foto: Boris Johnson, durante su visita a Escocia. (Reuters) Opinión

A nivel político, tocar ahora las pensiones está creando grandes tensiones en Downing Street entre Johnson y su titular del Tesoro, Rishi Sunak, precisamente el hombre que aparece ahora en todas las encuestas como el preferido para sustituir al primer ministro, cuya popularidad está por los suelos. El inquilino del Número 10 no quería tener que romper, precisamente ahora, una de sus grandes promesas electorales. Sin embargo, finalmente habría cedido ante las peticiones del Chancellor, después de que este aceptara previamente sus demandas para aumentar las contribuciones a la Seguridad Social.

En el manifiesto electoral con el que Johnson consiguió una aplastante mayoría absoluta en 2019, se comprometió a no elevar ni el impuesto sobre la renta, ni el IVA, ni los impuestos hereditarios. Por lo tanto, sus únicas opciones (al margen de romper sus compromisos con 'el triple candado' de las pensiones) consisten en incrementar el impuesto de sociedades (que en 2023 será del 25%) y las contribuciones a la Seguridad Social.

Difícil de vender

El Gobierno apuntaría a subir las pensiones en línea con la inflación o un 2,5%, la cifra que sea mayor. Sin embargo, existe la preocupación de que la inflación pueda aumentar significativamente. El Banco de Inglaterra ha pronosticado que el índice de precios al consumidor alcanzará el 3% en septiembre, aunque algunos ministros no descartan que sea una cifra aún más alta. Fuentes gubernamentales señalaron recientemente a 'The Times', que sería "muy difícil justificar una subida mayor al 2,5% en un momento en que el salario del sector público está congelado y hay incertidumbre económica".

Pero la medida va a ser controvertida. La mayoría de los británicos de todos los grupos de edad quieren mantener el 'triple candado', según la última encuesta de YouGov. Ocho de cada diez mayores de 60 años, se muestran a favor. Sin embargo, un tercio de los jóvenes cree que aumentar la pensión estatal mientras se recorta el gasto público es injusto.

Foto: Johnson, al volante de un vehículo acorazado. (Reuters)

"No puede haber ninguna justificación para un recorte en términos reales de los ingresos de más de 11 millones de personas", dijo el liberal demócrata Steve Webb, ministro de Pensiones en la coalición 2010-2015 con los conservadores. "Muchos jubilados han sufrido terriblemente durante la pandemia. Sería un verdadero varapalo exprimir sus niveles de vida a medida que las facturas de combustible y otros costos aumentan rápidamente", aseguró el experto, actualmente socio de la consultora de pensiones e inversiones 'Lane Clark & Peacock'.

De momento, el ministro del Tesoro, Sunak, se ha limitado a decir públicamente que el alza de las pensiones "es la política del Gobierno, pero reconozco las preocupaciones de la gente". "Creo que son preocupaciones legítimas y justas que plantear. Queremos asegurarnos de que las decisiones que tomamos y los sistemas que tenemos sean justos, tanto para los jubilados como para los contribuyentes", justificó.

Boris Johnson es un optimista por naturaleza. Un maestro para justificar medidas impopulares envolviéndolas en discursos con gran verborrea. Pero se enfrenta ahora a un reto complejo: no podrá subir las pensiones tanto como había prometido. Y, lo venda como lo venda, supone romper una promesa electoral clave para la principal base de votantes del Partido Conservador. Tampoco es que tenga otra alternativa.

The Times Seguridad Social IPC
El redactor recomienda