Las grandes inundaciones dejan al menos 143 muertos en Alemania
  1. Mundo
  2. Europa
Una veintena de víctimas mortales en Bélgica

Las grandes inundaciones dejan al menos 143 muertos en Alemania

Europa central está a la espera de que las fuertes lluvias cesen para comenzar a calibrar daños. Solo en Alemania, cerca de 165.000 personas han estado sin electricidad

placeholder Foto: Escombros cubren las calles de Schuld tras la crecida del río Ahr. (EFE)
Escombros cubren las calles de Schuld tras la crecida del río Ahr. (EFE)

Las devastadoras inundaciones en el oeste de Alemania, que han costado la vida al menos a 143 personas y la desaparición de más de 1.000 personas, han provocado cortes de carreteras, vías férreas y en algunas zonas en el servicio eléctrico, así como un colapso en las redes de telefonía móvil, lo que dificulta la búsqueda de desaparecidos. Las autoridades locales han comunicado que varias casas en Erftstadt-Blessem, cerca de Colonia, se han derrumbado causando varios fallecidos, sin que se haya precisado cuántos por el momento. "Hay víctimas mortales", ha declarado este viernes a medios locales una portavoz del distrito, y que tiene dañadas importantes infraestructuras, entre ellas varios hospitales.

La situación es desbordante y se extiende de Bélgica a Luxemburgo, pasando por Países Bajos, Francia y Suiza. Europa central está en alerta a la espera que las fuertes lluvias cesen para así comenzar a calibrar daños. Solo en Alemania, cerca de 165.000 personas han estado temporalmente sin electricidad. En Bélgica, donde están sufriendo fundamentalmente el este y sur del país, las lluvias torrenciales se han cobrado ya al menos una veintena de víctimas mortales y hay, al menos, cuatro desaparecidos. Además, ha obligado a evacuar a "miles de personas", según el Gobierno belga, y deja grandes destrozos, especialmente en la región sur de Valonia, cuyo Gobierno va a declarar el estado de desastre natural, al igual que han hecho en los vecinos Luxemburgo y Países Bajos.

Los servicios meteorológicos franceses mantienen este viernes en alerta naranja por riesgo en una zona fronteriza con Bélgica y con Alemania, por las lluvias que se esperan. Las autoridades suizas siguen manteniendo la máxima alerta en los lagos de Biena, Thun y los Cuatro Cantones, que han llegado a desbordarse esta semana, y hay niveles moderados en otras zonas del país, ante el temor a nuevas inundaciones.

El presidente alemán, Frank-Walter Steinmeier, ha llamado este viernes a la "unidad nacional" y a la solidaridad con los afectados. "Las aguas se retiran y ello hará visible la verdadera dimensión de la tragedia", afirmó Steinmeier, en una declaración institucional. "El temor es que la cifra tenga que ser corregida al alza", ha admitido un portavoz de la policía de Coblenza, ciudad ubicada en la desembocadura del río Mosela, cuyas aguas van al Rin, una de las zonas afectadas. Mientras, el ministro alemán del Interior, Horst Seehofer, atribuye las devastadoras inundaciones a la crisis climática y pide acelerar las medidas para hacerle frente. "Nadie puede dudar que esta catástrofe está relacionada con la crisis climática", ha afirmado Seehofer en declaraciones a la revista 'Der Spiegel'.

El rey Felipe VI ha trasladado a Steinmeier la solidaridad del pueblo español ante el suceso con el pueblo alemán y con las familias de las víctimas.

"Las aguas se retiran y ello hará visible la verdadera dimensión de la tragedia"

Al este de Bélgica, en Lieja, cerca de la frontera con Luxemburgo y Alemania, la Policía patrulla por la calle pidiendo a los vecinos que no salgan de sus casas. "En nombre del burgomaestre, se os invita a abandonar el centro de la ciudad", dicen a través de la megafonía a medida que el caudal del río Mosa va aumentando. La alcaldesa en funciones de la ciudad ha enviado un mensaje de alerta a través de los medios de comunicación: "Los que puedan salir de la ciudad de Lieja que salgan".

Desde el miércoles por la tarde, las autoridades de la región de Lieja venían avisando de la posibilidad de desbordamiento del río Mosa y de otros ríos de la zona este y sur del país. Se espera que a lo largo de la tarde y noche del jueves las precipitaciones vayan disminuyendo, pero, mientras tanto, se está teniendo que hacer frente al caudal desbordado de los distintos ríos.

Foto: Caravanas bajo el agua en un 'camping' holandés. (EFE)

A primera hora de la tarde, las autoridades avisaban de que se esperaba que el Mosa subiera un metro y medio más. Algunas de las imágenes más dramáticas se han grabado este jueves en Pepinster, una pequeña localidad al este de Lieja, muy cercana ya a la frontera con Alemania. A menos de seis kilómetros de Pepinster se han recuperado cuatro víctimas mortales, en el pueblo de Verviers.

Es una de las peores inundaciones desde las de 1926, y, de hecho, un concejal del Ayuntamiento de Lieja ha utilizado un mapa de aquellas inundaciones para pedir a los ciudadanos que se encuentran en las zonas que se vieron anegadas hace casi un siglo que tomen medidas para protegerse. En los 'länder' alemanes de Renania del Norte-Westfalia —el más poblado del país— y Renania-Palatinado, están acostumbrados a hacer frente a esas situaciones, pero este temporal es el más devastador de los últimos decenios.

En el municipio alemán de Ahrweiler las lluvias han provocado el derrumbe de al menos seis edificios, mientras que otros 20 se encuentran en estado inestable. El primer ministro de Renania del Norte-Westfalia, Armin Laschet, candidato para suceder a Angela Merkel en la cancillería, ha interrumpido una gira por el sur de Alemania y ha viajado a algunas de las localidades más afectadas. "La situación sigue siendo dramática, sigue habiendo personas desaparecidas", ha dicho Laschet.

La palabra que más se repite en los medios de comunicación belgas a lo largo del día de hoy es "caótico". Se suceden las imágenes de coches y furgonetas arrastrados por fuertes corrientes de agua. Toda la red ferroviaria que conecta Charleroi, Namur, Lieja y el oeste de Alemania se encuentra en este momento suspendida, y algunas redes de telecomunicaciones han quedado interrumpidas por la inundación de las instalaciones. Además, la Compañía Valona de Distribución de Agua ha enviado un aviso de que el agua no es potable ya en algunas zonas de la región de Valonia. El resto del país ha comenzado a movilizar ayuda, material y bomberos hacia las zonas más afectadas de Bélgica. Además, el Gobierno central ha activado el Mecanismo de Protección Civil de la Unión Europea.

Desde Estados Unidos, en el que será previsiblemente su último viaje oficial como canciller alemana, Angela Merkel ha expresado su consternación por las fuertes lluvias y tormentas que azotan el país. "Estoy conmocionada por una catástrofe que está causando tanto pesar entre tantas personas de las regiones afectadas", ha apuntado a través de la cuenta en Twitter de su portavoz, Steffen Seibert. Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea y de nacionalidad alemana, ha enviado un mensaje para los países más afectados.

"Mis pensamientos están con las víctimas de las devastadoras inundaciones en Bélgica, Alemania, Luxemburgo y Países Bajos, así como con aquellos que han perdido su hogar", ha escrito la alemana en las redes sociales. La canciller ha trasladado su pésame a las víctimas y ha expresado que está "impactada por los informes de que hay lugares que están completamente bajo el agua". "No sabemos el número todavía de víctimas y afectados, pero habrá muchos", ha lamentado.

Bélgica pide apoyo a la UE

Bélgica ha pedido ayuda a sus socios de la Unión Europea, activando el mecanismo de protección civil, ante las fuertes tormentas que han dejado al menos una veintena de muertos en el sur del país, según informó este viernes la Comisión Europea. Francia ofreció su apoyo enviando barcos y helicópteros y "muchos equipos han llegado ya a Bélgica", ha señalado el portavoz del Ejecutivo comunitario Stefan De Keersmaecker.

También enviaron barcos Austria e Italia, que además proporcionó su apoyo con equipos de salvamento y más helicópteros. "Se están estudiando otras ofertas para ver si otros equipos de otros Estados miembros se pueden sumar a las actividades en Bélgica", dijo De Keersmaecker.

Foto: Inundaciones en Bad Neuenahr-ahrweiler, en Alemania. (EFE)

En España, la Agencia Estatal de Meteorología relaciona las inundaciones con la situación de cambio climático, y avisa de que las lluvias torrenciales serán cada vez más frecuentes. "Lo sucedido se alinea con lo previsto en una situación en la que estamos inmersos de cambio climático, en la que fenómenos adversos como lluvias torrenciales serán cada vez más frecuentes e intensos", ha explicado la portavoz Bea Hervella.

Noticias de Alemania Desaparecidos Inundaciones Bélgica
El redactor recomienda