"Por supuesto que Putin sabía qué estaba haciendo Lukashenko con el avión"
  1. Mundo
  2. Europa
Entrevista a Urmas Paet

"Por supuesto que Putin sabía qué estaba haciendo Lukashenko con el avión"

Urmas Paet (Estonia, 1974) es vicepresidente de la comisión de Asuntos Exteriores del Parlamento Europeo y exministro de Asuntos Exteriores de Estonia durante nueve años

placeholder Foto: Urmas Paet (Parlamento Europeo)
Urmas Paet (Parlamento Europeo)

Urmas Paet (Estonia, 1974) es vicepresidente de la comisión de Asuntos Exteriores del Parlamento Europeo. Forma parte del grupo Renovar Europa y su experiencia en la arena internacional la avalan los nueve años al frente del Ministerio de Exteriores de su país natal. El Confidencial analiza en detalla con él la crisis desatada por el secuestro del avión de Ryanair por parte del régimen de Alexander Lukashenko, el conocido como último dictador de Europa, y la respuesta inusualmente rápida y firme de la Unión Europea.

[Si quieres leer la serie de entrevistas a eurodiputados sobre los temas clave a los que se enfrenta la UE, pincha aquí].

PREGUNTA. Déjeme empezar con una pregunta general. ¿Cómo lee lo que acaba de ocurrir en Bielorrusia?

RESPUESTA. Hay muchos elementos, por supuesto. Pero creo que uno de los más importantes es que demuestra claramente que dictadores como Lukashenko están dispuestos a hacer lo que haga falta porque sienten que tienen impunidad. Que no habrá ningún castigo. Además siente un apoyo fuerte de Rusia. Y ha visto que las sanciones contra su país y contra él mismo no son tan serias. Al mismo tiempo está deteniendo a todos los líderes de la oposición y periodistas en cualquier parte del mundo. Y le da igual cuál sea el daño colateral.

P. La UE ha respondido de forma mucho más rápida y firme a lo que nos tiene acostumbrados, con sanciones económicas y el cierre del espacio aéreo. Pero, ¿es suficiente la respuesta europea?

R. Dependerá de cuál sea su implementación. El documento acordado por el Consejo Europeo cuenta con casi todos los elementos de cómo Europa debería reaccionar. Pero la clave es cómo de rápido irán las medidas y cuál será su alcance. Hay muchos elementos, comenzando por la regulación aérea [la UE ha prohibido a las aerolíneas bielorrusas sobrevolar su espacio aéreo] y las sanciones económicas. Pero ahora necesitan determinarlas por consenso entre los 27 Estados miembro para que esta declaración se ponga en marcha.

P. ¿Puede hacer algo más la UE o ha ido todo lo lejos que puede? Hay voces que, por ejemplo, piden cancelar el NordStream 2 como medida real de impacto no solo con Bielorrusia, sino con su gran sustento que es Rusia.

R: Las conclusiones del Consejo reflejan que tenemos que entrar en la arena de sanciones económicas localizadas. Pero, ¿qué significa realmente esto? ¿Qué compañías o qué áreas económicas serán sancionadas? Todavía no lo sabemos. Si la UE y otros países se unen y comienzan ahora con sanciones económicas reales, debería tener un impacto. Tendrían que ir destinadas a esas compañías próximas a Lukashenko y a sus camaradas. En este sentido, todo depende de qué tipo de sanciones sean y quiénes serán los afectados. Ahora tenemos las herramientas, pero hay que darles forma de manera rápida y eficaz.

Foto: El presidente bielorruso, Alexander Lukashenko. (Reuters)

P. La líder opositora bielorrusa Sviatlana Tsikhanouskaya ha dicho estos días en el Parlamento Europeo que la falta de respuesta europea durante estos nueve meses ha fortalecido la sensación de impunidad de Lukashenko. ¿Es la UE demasiado débil con los líderes autoritarios en Rusia, Bielorrusia, Turquía o China?

R. Todos estos países son muy diferentes. Pero realmente la respuesta corta es sí. Si miramos al caso de Lukashenko, incluso el año pasado con todas las protestas en Bielorrusia en marcha, a la UE le costó dos meses acordar las primeras sanciones. Es demasiado tiempo. Tenemos que ser mucho más rápidos. El consenso entre los 27 debe ser mucho más eficiente. Y sí, esta es una de las razones por las que Lukashenko siente que puede hacer todo lo que quiera. Ha visto que la reacción internacional ha sido débil. Y al mismo tiempo, cuenta con mucho apoyo de Rusia y menos visiblemente también con el de China. Este tipo de regímenes autoritarios cooperan entre ellos. Por ello, las naciones democráticas tienen que ser mucho más eficaces y colaborar más entre ellas.

P. Como ministro de Asuntos Exteriores durante muchos años cuenta con gran experiencia en el terreno. Con base en esta experiencia, ¿qué cree que va a ocurrir ahora? ¿Será suficiente la presión para que Lukahsenko libere al opositor detenido y a su pareja?

R. Las democracias occidentales deben ser mucho más fuertes y claras a la hora de presionar al régimen. Una de las demandas debe ser la liberación de los prisioneros políticos. En estos momentos hay más de 300 entre rejas. Y están llegando muy malas noticias de que la gente está muriendo en prisión. Pero la clave sobre qué pasará después continúa dentro de Bielorrusia. Depende de cómo el pueblo bielorruso y la sociedad civil puedan organizarse contra el dictador. Y no es fácil. Los militares y las fuerzas de seguridad continúan bajo el control de Lukashenko. Rusia está apoyándolo con fuerza. La presión interna, del pueblo, es lo más importante para el cambio en Bielorrusia. Claro que nosotros debemos apoyar a las fuerzas democráticas hacia su camino a un país democrático en Europa.

Foto: Belarus opposition leader svetlana tichanovskaja visits sweden

P. Como ha mencionado, seguimos esperando a la lista de sanciones económicas. Pero, ¿qué forma debería cobrar, qué industrias debería afectar para marcar la diferencia? La UE impone sanciones a Minsk desde hace meses y no solo las cosas no han mejorado, sino que han empeorado. ¿Por qué esta vez pueden ser diferentes?

R. Una gran diferencia es que hasta ahora las sanciones contra Bielorrusia no han sido contra empresas concretas, sino contra individuos. Y la influencia de estas medias es muy limitada. El objetivo ahora es fijar cuáles son las compañías concretas bajo control directo del régimen e identificar cuáles son las importantes de su financiación. Este debe ser el objetivo de las próximas sanciones. Pero habrá resistencia de algunas capitales que tienen diferentes intereses comerciales. Pero la meta final es lo que está en juego: más de 150 ciudadanos europeos estuvieron en peligro. No veo otra vía que cortar las vías de financiación de Lukashenko.

P. Hay muchas voces que apuntan a que Lukashenko no habría actuado de esta forma tan severa, secuestrando un avión, sin el conocimiento de Vladímir Putin. ¿Hasta qué punto cree usted que Putin está involucrado en el incidente?

R. Por supuesto que Moscú sabía qué estaba haciendo. También está claro que no puedes llevar a cabo este tipo de operaciones sin la participación activa de las fuerzas de seguridad. Ellos sabían que Roman Potrasevick iba a bordo. Lo llevaban siguiendo desde hace tiempo. Y también es evidente que las fuerzas de seguridad bielorrusas no son tan fuertes en el exterior. Todo ello quiere decir que cooperaron y cooperarán de forma muy cercana con los servicios rusos. La mayoría de personas que trabajan en las fuerzas de seguridad bielorrusas han estudiado en Rusia. Hay cooperación diaria entre la KGB bielorrusa y la seguridad rusa. La respuesta corta es evidentemente que sí. No fue una sorpresa para Rusia y demuestra una cooperación en la preparación de estos eventos.

P. ¿Cuál puede ser el papel de Rusia en esta crisis? Por un lado vemos que Putin es el gran aliado y sustento de Putin a nivel internacional, pero por el otro la relación personal entre ambos no es tan buena y hay incluso rumores de que Putin querría reemplazarlo…

R: El principal objetivo de Putin es que Bielorrusia continúe bajo control ruso. En segundo lugar, no quiere ver protestas pidiendo a los dictadores que se marchen. En este sentido, creo que habrá un 100% de apoyo ruso a Lukashenko para evitar que un dictador se marche por la presión de la gente y pueda sentar precedentes.

Foto: Vuelo de Ryanair que llevaba al periodista opositor bielorruso. (Reuters)

P: Hemos visto en los medios que el opositor Protasevick dijo temer por su vida poco antes de saber que iba a ser detenido. Bielorrusia cuenta con pena de muerte. ¿Cree que Lukashenko sería capaz de ir tan lejos y acabar con su vida?

R: La pregunta es qué significa ir tan lejos. Para la gente normal lo que ha ocurrido con este avión demuestra ya que el dictador está dispuesto a hacer lo que sea. No le importan las vidas ajenas. Un prisionero político murió recientemente en prisión. La razón es desconocida. La respuesta es sí. La vida de todos los prisioneros políticos en Bielorrusia está bajo amenaza.

P: Déjeme preguntarle por el papel de la OTAN. ¿Hay algo que puede hacer más allá de la condena a través de comunicados?

R: Lo que está haciendo y debe hacer es garantizar la seguridad en sus fronteras orientales. Este incidente ha demostrado que ha sido muy fácil para el dictador utilizar aviones militares. Y todo ello ha ocurrido muy cerca de las fronteras de la OTAN en Polonia y Lituania. La OTAN debe estar preparada para más incidentes. En segundo lugar, debe tener la mente mucho más abierta con países que quieren una mayor cooperación como Ucrania o Georgia. También es nuestra responsabilidad aquí en Europa ayudar a estos países.

Aleksandr Lukashenko Bielorrusia Vladimir Putin Internacional Unión Europea Ministerio de Asuntos Exteriores Parlamento Europeo Consejo Europeo Eurodiputados Proyecto Parlamento Europeo