Un niño de cinco años, único superviviente del accidente de teleférico en Italia
  1. Mundo
  2. Europa
comienza a despertar

Un niño de cinco años, único superviviente del accidente de teleférico en Italia

Eitan Moshe Biran, nacido en Israel y residente en Pavía, sigue intubado y sedado, aunque los médicos han empezado a reducir los fármacos sedantes que le suministran para despertarle poco a poco

placeholder Foto: Efectivos de bomberos realizan labores de rescate en la zona del lago Mayor donde se desplomó la cabina del teleférico. (EFE)
Efectivos de bomberos realizan labores de rescate en la zona del lago Mayor donde se desplomó la cabina del teleférico. (EFE)

Catorce de los 15 viajeros que se encontraban subidos en una cabina del teleférico Stresa-Alpino-Mottarone, situado en el norte de Italia y que conecta el lago Mayor con el monte Mottarone en un viaje de 20 minutos de recorrido que alcanza una altitud de "1.491 metros sobre el nivel del mar", en sintonía con lo que se describe en el sitio web del teleférico, murieron este domingo tras la caída de la cabina en la que viajaban, un accidente en el que los equipos de rescate del Cuerpo Nacional de Bomberos de Italia extrajeron de la cabina siniestrada los cuerpos sin vida de 13 viajeros, según informó este 23 de mayo el cuerpo de bomberos. En la madrugada de este martes, se ha arrestado a tres personas, acusadas de homicidio múltiple doloso, desastre por negligencia y eliminación de herramientas para evitar accidentes de trabajo por estar al corriente de que los frenos de emergencia habían sido desactivados, tal y como reporta el diario italiano 'Quotidiano Nazionale'

En un primer momento, habían sobrevivido al impacto dos menores de apenas cinco años, que tal y como señalan desde 'Il Corriere della Sera' aterrizaron en el césped. Tanto los padres de Eitan Moshe Biran como los de Mattia Zorloni murieron en el acto en el siniestro de la cabina, que se encontraba en uno de los puntos de mayor altura del teleférico, a 300 metros de alcanzar la estación de Mottarone y a 100 metros de distancia de la parada de la que había partido. Al romperse la cuerda de tracción, el domingo por la mañana la cabina recorrió a 100 kilómetros por hora los últimos metros que había avanzado, cayendo y estrellándose contra el suelo posteriormente, originándose con ello una maraña de metal.

Foto: Lugar del accidente. (EFE)

Tras el siniestro, ambos menores fueron trasladados en helicóptero al hospital infantil Regina Margherita de Turín y fueron registrados en el primer informe como "pacientes desconocidos", como así informa el medio italiano, al no contar el equipo sanitario con ningún documento que acreditara quiénes eran. Preocupaba especialmente la situación, crítica, de Mattia Zorloni, pues el niño empeoró "de inmediato" y tuvo que ser reanimado en un momento dado, aunque "nunca recuperó el conocimiento", detalla 'Il Corriere della Sera'.

"Para complicar su cuadro clínico, tenía traumatismos en el cráneo y el tórax, y una doble fractura en las piernas", se especificó asimismo sobre el estado en el que se encontraba Zorloni, cuyas condiciones hacían inviable una cirugía, a la que sí pudo recurrir Eitan, el ahora único superviviente del accidente del teleférico en la región del Piamonte. En la tarde del domingo, el director de cirugía pediátrica del Hospital Regina Margherita, Fabrizio Gennari, comunicó a la prensa que Mattia Zorloni había fallecido tras un paro cardiaco, de acuerdo con lo que explica el medio ya mencionado. Desde el perfil oficial en Twitter del Cuerpo Nacional de Socorro Alpino y Espeleológico se confirmó la muerte del menor. "Uno de los dos heridos de gravedad, un niño que fue transportado en helicóptero a Turín en código rojo, no lo logró", apuntaron, elevando el balance de fallecidos a 14 personas.

Tras el fallecimiento en el hospital de Mattia Zorloni, Eitan Moshe Biran, que también perdió su hermano pequeño Tom, de dos años, en el accidente —a pesar de que el teleférico se reinauguró en agosto de 2016 tras unas obras en las que se renovaron motores, cuadros eléctricos, equipos electrónicos y transformadores, se cree que la cabina se habría desprendido por el fallo de un cable de sujeción, a lo que habría que sumar que los mecanismos de seguridad no funcionaron—, es a sus cinco años el único viajero de la cabina siniestrada que ha sobrevivido al siniestro. No obstante, el menor, nacido en Israel y residente en Pavía (Lombardía), no permanece aún fuera de peligro, ya que también se fracturó ambas piernas y cuenta con traumatismos en la cabeza y el abdomen.

A las puertas del Hospital infantil Regina Margherita, su tía Aya Biran ha explicado que se dio cuenta de que Eitan aún estaba vivo cuando vieron que su nombre no estaba en la lista de víctimas, en la que también se encontraban los bisabuelos maternos de los niños, que habían acudido a Italia a visitar a sus bisnietos desde Israel. "El equipo no sabe cómo va a evolucionar con un traumatismo craneoencefálico", señaló también a 'Il Corriere della Sera' Biran en un primer momento, a la par que destacó que se trata de "una gran tragedia".

El padre de Eitan, que era de complexión fuerte, podría haber abrazado al menor, protegiéndole así del impacto

No se descarta que el menor sobreviviera al accidente al envolverle su padre, que era de complexión fuerte, en un abrazo, recoge la edición en Turín de 'La Repubblica' citando declaraciones del médico Giovanni La Valle, director de la Ciudad de la Salud de Turín, quien también ha señalado que tras la resonancia magnética que se le realizó a Eitan se ha descartado daño neurológico, por lo que este martes el equipo médico ha empezado a despertar de forma "cautelosa" al menor, como así ha informado Girogio Ivani, el jefe del departamento de reanimación del hospital pediátrico. "Es un proceso muy lento, todavía se le seda e intuba, pero se han reducido los fármacos sedantes, permitiendo que el niño tenga una consciencia superficial", se recoge en la prensa italiana citando declaraciones de Ivani. Asimismo, se ha indicado que la respuesta del niño es "positiva", con algunos "ataques de tos y momentos de respiración espontánea".

Aun así, los médicos han comentado que su situación clínica sigue siendo "crítica" y que llevará algún tiempo el que se recupere del coma farmacológico, a lo que hay que sumar el apoyo psicológico que el menor necesitará cuando despierte. Durante la intervención quirúrgica que sí le pudieron realizar a Eitan para tratar las fracturas que tenía en las extremidades y que duró cinco horas, ya quedó patente el miedo que sentía el menor tras el accidente, lo que le llevó a gritar, asustado, que no quería que le tocara el equipo médico. "Dejadme en paz, tengo miedo", son las palabras que han trascendido del paso por el hospital infantil del niño de cinco años.

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
Noticias de Italia
El redactor recomienda